Saltar a: navegación, buscar

Giorgio di Chirico

Giorgio di Chirico
Información sobre la plantilla
Giorgio.jpg
Pintor italiano adscripto a la tendencia pictórica metafísica
Nacimiento10 de julio de 1888
Bolos, Bandera de Grecia Grecia
Fallecimiento20 de noviembre de 1978
Roma, Bandera de Italia Italia
NacionalidadGriego
OcupaciónPintor

Giorgio di Chirico. Pintor italiano y figura clave del estilo metafísico, corriente pictórica italiana de principios del siglo XX.

Síntesis biográfica

Nacimiento

Nació el 10 de julio de 1888 en Volos, Grecia, siendo hijo de padres italianos.

Estudios

Estudió arte en Atenas, Grecia y en Florencia, Italia. Luego se trasladó a Alemania en 1906, país donde ingresó a la «Academia de Bellas Artes de Múnich». En el país germano entró en contacto con las obras de eminentes filósofos como Nietzsche y Arthur Schopenhauer, y además estudió las obras pictóricas de artistas como Arnold Böcklin y Max Klinger. En el verano de 1909 regresó a Italia para pasar seis meses en Milán.

Trayectoria artística

Hacia principios de 1910 se mudó a Florencia, ciudad donde pintó obras como «El enigma de una tarde de otoño» y «El enigma del oráculo». Al año siguiente, el artista pasó algunos días en Turín y en esta estancia quedó impresionado por lo que llamó "el aspecto metafísico de Turín", el que se apreciaba en su arquitectura, arcadas y plazas. De Chirico vivió en París desde 1909 hasta su alistamiento en el ejército en mayo de 1915, durante la Primera Guerra Mundial. En esta populosa ciudad gestó amistad con artistas de la vanguardia Paul Valéry y Guillaume Apollinaire; sin embargo, el espíritu y la necesidad de concentrarse en una práctica peculiar y puramente metafísica, hizo que no se interesara por las diversas corrientes que se desarrollaban en la capital francesa y que eran contemporáneas a su producción.

Chirico es herido en la guerra, poco después de ser llamado a filas militares, producto a ello ingresó herido a un hospital militar donde conoció al también pintor italiano Carlo Carrá; junto a quien enunciaría los postulados de la pintura metafísica.

Muerte

Giorgio di Chirico muere el 20 de noviembre de 1978 en Roma, Italia.

Obra

A lo largo de su vida Di Chirico se centró en la búsqueda autónoma de soluciones pictóricas metafísicas. En sus obras supo canalizar en un lenguaje propio un mundo solamente poblado por elementos arquitectónico, plazas y maniquíes; definiendo a través de ellos un ambiente intemporal, solitario, misterioso y extraño.

En sus obras la presencia arquitectónica no cumple con la función de referente o imitación de un lugar determinada, sino con la finalidad de acentuar el vacío y la soledad en la que dialogan las inertes figuras. Por su parte, la representación de maniquíes, pretende reafirmar en la obra de Chirico la presencia del hombre-autómata, un pensamiento muy a tono en la época de los futuristas y contemporáneo a él.

Los cuadros realizados por Di Chirico, y que están fechados entre 1909 y 1914 son los que le han dado mayor reconocimiento dentro del movimiento metafísico. Estas obras se caracterizan por mostrar imágenes y entornos que evocan a ambientes sombríos y abrumadores. De modo general la producción pictórica Di Chirico está compuesta por referentes urbanos que están inspirados en algunas de las ciudades mediterráneas, aunque su producción pictórica posterior fue desplazando la atención del pintor hacia estudios de interiores, muchas veces poblados por maniquíes.

Entre sus obras más destacadas se encuentran:

  • El enigma de la hora (1912).
  • La gran torre (1912).
  • La incertidumbre del poeta (1913).
  • Cántico de amor (1914).
  • La conquista del filósofo (1914).
  • Melancolía otoñal (1915).
  • Las musas inquietantes (1916).
  • El gran metafísico (1917).
  • Interiores metafísicos (1916-1918).
  • Héctor y Andrómaca (1917).
  • Plaza metafísica italiana (1921).
  • Villas romanas (1922).
  • Piazza souvenir de Italia (1925).
  • La tragedia y la comedia (1926).
  • Dos figuras mitológicas (1927).

Características de sus creaciones

  • Representación de espacios urbanos en los que predominan elementos arquitectónicos, la proyección de sombras, y en los que la presencia humana suele estar casi ausente.
  • Su obra es recinto donde confluye lo extraño y atemporal en atmósfera sugerente y cargada de silencio.
  • Fue maestro a la hora de crear espacios pictóricos sugerentes en los que el receptor contribuye a recrear por sí mismo el sentido definitivo de lo que se representa.
  • Los múltiples errores técnicos de su obra propician una deleitable atmósfera en la que cada detalle gana en autonomía.
  • En su obra se pueden encontrar algunas compuestas por representaciones de interiores; los que generalmente poseen una abertura hacia el exterior y donde suele situar maniquíes y objetos inanimados.
  • En algunas obras utilizó la representación de otras obras dentro de esta, característica propia de la pintura surrealista presente en él.
  • El detallismo es llevado a un extremo cada vez más pulido, lo que lo fue alejando de la expresividad metafísica. Producto a ello encontró la dura crítica de numerosos artistas, sobre todo de los surrealistas.

Influencia y relevancia

Chirico es hoy considerado padre y gestor de la pintura metafísica, corriente pictórica que posee múltiples puntos de contacto con la pintura surrealista y que se nutrió de lo onírico e imaginativo; un referente de valía universal para múltiples pintores y tendencias artísticas posteriores.

Algunos de los artistas que han reconocido la influencia directa de Di Chirico en su estilo y obras son Max Ernst, Salvador Dalí, René Magritte y Yves Tanguy. Llama la atención dentro del grupo mencionado la figura de Tanguy, quien aseveró en 1922 que había quedado tan impresionado al ver una obra pictórica de Di Chirico, que decidió desde ese momento convertirse en artista, aún sin haber tocado un pincel en su vida.

Véase también

Fuentes