Saltar a: navegación, buscar

Academia platónica de Atenas

Academia de Atenas o Academia platónica
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Grecia Grecia
Academia.jpg
País:Bandera de Grecia Grecia
Dirección:Atenas

Academia de Atenas o Academia platónica. Fue una escuela fundada por Platón, donde se enseñaban distintas materias, tales como música, matemáticas, astronomía, medicina y filosofía. Desde su aparición, fue considerada como una de las escuelas más importantes de toda Grecia.

Historia

Fue una escuela filosófica fundada por Platón cerca 388 a.C. en los jardines de Academo y clausurada por el emperador Justiniano I, después de haber sido idealmente refundida, en el año 529. Dedicada a investigar y a profundizar en el conocimiento, en ella se desarrolló todo el trabajo matemático de la época y se desarrolló la teoría heliocéntrica. También se enseñó medicina, retórica y astronomía. Sin embargo, su inclinación por los estudios matemáticos, le llevó a poner en el frontispicio de la Academia, la siguiente inscripción: "Aquí no entra nadie que no sepa geometría". Puede ser considerada como un antecedente de las Universidades.

Tuvo tres grandes fases:

  • Academia antigua: las que formaban los discípulos directos de Platón: Espeusipo, Xenócrates, Polémon, Crates de Atenas, o Crantor de Soli, cuya obra no se ha perpetuado, pero que seguían la doctrina de su maestro: que el conocimiento está basado en creencias verdaderas justificadas.
  • Academia media: fundada y representada por Arcesilao de Pitana en 244 a.C., y se caracteriza por la vuelta al método socrático, mediante el empleo de la ironía, la interrogación y la duda en las controversias filosóficas.
  • Academia nueva: a partir de 160 a.C. y representada por Carnéades, que sin caer en un escepticismo absoluto, enseñaba que no se puede alcanzar más que lo probable, es decir, que es imposible tanto la certeza total como la incertidumbre completa.

Hay quien admite incluso una cuarta y una quinta Academia, cuyos representantes serían Filón de Larisa y Antioco de Ascalón, más cercanos a las doctrina de Platón que intentaron conciliar con el estoicismo.

Alumnos de Platón

El más famoso de los alumnos de Platón fue Aristóteles, aunque luego abrió su propio centro de enseñanza, el Liceo. Otros de sus alumnos fueron Eudoxo de Cnidos, genial matemático y astrónomo que desarrolló un modelo planetario, y Heráclides Póntico, astrónomo y seguidor de las teorías de Pitágoras.

También estudiaron allí, entre otros, el emperador Juliano, Basilio de Cesarea y Gregorio Nacianceno en la década del 350 d.n.e. Estos dos últimos, cristianos y teólogos, unieron a sus enseñanzas cristianas la idea de que la cultura clásica debía respetarse.

La Academia, un sueño hecho realidad

En ella se enseñaban distintas materias, tales como música, matemáticas, astronomía… y cómo no, finalmente filosofía. Todas éstas provocaron que, desde un primer momento, desde su aparición, fuera considerada como una de las escuelas más importantes de toda Grecia.

Diversos historiadores y autores individuales establecen cuatro períodos bien diferenciados para esta escuela, cuyas etapas se dividen en la existencia de una Academia antigua, primaria; una Academia media; una Academia nueva; y, finalmente, una Academia novísima.

La primera de ellas se caracterizó principalmente por ser aquella original fundada por el propio Platón, la cual, obviamente, seguía sus doctrinas hasta que, años después, terminó por acentuar las ideas pitagóricas y matematizantes que se pueden encontrar en algunos de sus escritos.

Lamentablemente, en nombre de la defensa del cristianismo, el emperador Justiniano decidió en el año 529 d.C., cerrar la Academia, conjuntamente con el resto de las escuelas filosóficas de Atenas, prohibiendo con ello y de forma drástica las enseñanzas filosóficas y la práctica de ésta.

Aristóteles y la Academia

Poco sabemos de la educación recibida por Aristóteles en su juventud, aunque debió ser la propia de los jóvenes griegos de su época. A los diecisiete años, el 368 a. C., se trasladó a Atenas donde se incorporó a la Academia de Platón en la que permanecería durante veinte años.

A pesar de algunas anécdotas que se hacen eco de un supuesto enfrentamiento entre Platón y Aristóteles, antes de la muerte de aquél, es poco probable que tal enfrentamiento haya podido producirse, dado que todas las referencias que tenemos de Aristóteles hacia Platón hacen gala de un gran respeto y admiración hacia el maestro, pese a las discrepancias teóricas que luego llevaron a su separación doctrinal.

El hecho de que la crítica contemporánea haya puesto de manifiesto el carácter histórico, evolutivo, de la obra aristotélica hace aún más insostenible dicha hipótesis. Sabemos que Aristóteles atravesó por una fase profundamente platónica antes de desarrollar sus propias concepciones filosóficas, asumiendo como propia, por ejemplo, la teoría de las Ideas de Platón, antes de haber procedido a su crítica, como claramente se pone de manifiesto en el diálogo aristotélico "Eudemo", una de sus obras de juventud.

Una vez en Atenas, en el 335, fundará su propia escuela, el Liceo, una comunidad filosófica al estilo de la platónica, llamada así por estar situada dentro de un recinto dedicado a Apolo Likeios.

Fuentes