Saltar a: navegación, buscar

Agnolo Firenzuola

Agnolo Firenzuola
Información  sobre la plantilla
AgnoloFirenzuola.jpg
Escritor narrativo italiano.
Nacimiento1493
Florencia, Bandera de Italia Italia
Defunción1543
Prato, Bandera de Italia Italia

Agnolo Firenzuola: elegante autor narrativo y exquisito admirador de la belleza, del siglo XV.

Datos biográficos

Agnolo Firenzuola nació en Florencia, Italia, en 1493. Estudió en Siena y Perugia, donde conoció a Pietro Aretino, que fue su disoluto mentor. Abrazó el estado religioso para obtener algunos beneficios, que luego, tras haber alcanzado la dispensa de los votos, siguió conservando.

Trayectoria artística

Compuso entre 1515 y 1525 una famosa versión de El asno de oro de Apuleyo, que sería publicada en Venecia en 1550 con el título L'asino d'oro. La novela del escritor latino, ya traducida por Boyardo, es aquí reproducida con fidelidad y con vivísimo sentido del arte; su materia está vertida genialmente con ropaje moderno, comenzando por la circunstancia de que el protagonista, Lucio, es llamado autobiográficamente Agnolo, y de que en la obra se introducen usos y costumbres de principios del siglo XVI. Firenzuola suprime asimismo el final de la obra original, el libro XI, que en el escritor latino se basaba sobre todo en los ritos misteriosos que preceden a la consagración del protagonista al culto de Isis, y que no encaja bien con las restantes aventuras narradas.

El libro VIII, en la parte que se refiere a los sacerdotes paganos, está cambiado en agria sátira contra los religiosos de San Antonio. Son notables las referencias del autor a sus propias circunstancias personales, desde la mención de su patria (Firenzuola, puesta al pie de los Alpes que están entre Florencia y Bolonia) hasta el recuerdo de sus propios amores.

La traducción, límpida y alegre, reproduce bien aquella entrega a la imaginación y a la voluptuosidad de la fantasía característica del escritor: sutilmente sensual y amante de los sueños aventureros y fabulosos.

Ávido de maravillas, Firenzuola compone, siguiendo las huellas de la novela latina, una obra suya profundamente viva. Su misma lengua, trabajadísima y cuidada, es rica en todos los esplendores del humanismo y conserva bien el sabor inventivo y variado del original. De la obra original de Apuleyo se pone de relieve el aspecto aventurero y puramente entregado a la vena narrativa, pese a lo cual el símbolo, representado en el personaje que llega a la sabiduría después de una serie de errores y de engaños, queda vivo en su plena y lírica armonía de expresión.

A esta brillante y libérrima traducción, que es de hecho considerada su obra maestra, hay que sumar tres obras en las que Agnolo Firenzuola expone sus teorías sobre lo bello y el amor: Los razonamientos amorosos (1523-1524), Epistola in lode delle donne (1525) y Discorsi intorno alta bellezza delle donne (1540). Afirma Firenzuola:
La mujer hermosa es el objeto más bello que cabe contemplar, y la belleza el mayor don hecho por Dios a la criatura humana
En Los razonamientos amorosos el propio autor (bajo el nombre de Celso), en unión con la señora Costanza Amaretta, una hermana, una cuñada y dos jóvenes amigos, se dirige a un bello palacio situado sobre la colina de la Scala, en el valle de Pozzolatico (la Impruneta, en Florencia), donde todos ellos conversan conjuntamente sobre el amor y cuentan historias, poniéndolas en rimas, con lo que acercan una materia similar al Decamerón de Boccaccio al carácter platónico de los Asolanos de Bembo. En el palacio y en el parque donde viven los conversadores, hay unos viveros de agua pura con abundancia de peces, frescas fuentes y prados verdeantes y floridos.

De las seis jornadas de diálogos y exposiciones novelísticas de que había de constar la obra (siguiendo la norma tan imitada del Decamerón), tan sólo fue hallada una por Domenichi, que fue el primero que la publicó en 1548; más que en una dispersión, cabe pensar que las otras cinco no llegaron a escribirse, posiblemente porque el autor sintió que la obra resultaba poco espontánea y original. Realmente, su única novedad consistía en la fusión de la novelística y el tratado de amor, dos géneros muy difundidos, pero que hasta entonces habían sido considerados separadamente por los literatos italianos del siglo XVI. Amaretta, como reina de la conversación, gobierna la primera jornada y nos aclara explícitamente que hablar del amor no es sino una preparación para novelar, lo cual viene a ser como el fruto que sigue a la flor de la investigación psicológica.

Se trata, en resumen, de una producción literaria adecuada para aquellos círculos femeninos animados por la presencia de eruditas cortesanas, que fueron característicos del Renacimiento. Firenzuola exhibe un estilo armonioso y reposado, como la belleza femenina que se propone representar.

Última época de su vida

En la última época de su vida Agnolo Firenzuola se estableció en Prato (1534), donde figuró entre los fundadores de la Accademia dell'Addiaccio, hasta cierto punto precursora de la Arcadia, y compuso Primera redacción de los discursos sobre los animales (1540), a imitación de antiguas fábulas indias, y las dos comedias en prosa Los Lúcidos y Las tres nupcias. Desposeído de sus prebendas, murió pobre y en circunstancias misteriosas. En las Rime se halla su más fiel retrato de hombre desventurado y doliente. Su clasicismo, pomposo y alegre, pero carente de fantasía, presenta una claridad de expresión y una armonía de estructura propias de la época.

Publicada póstumamente con otros escritos suyos en 1548, Firenzuola volvió con Primera redacción de los discursos sobre los animales a la recreación estilística, tras la citadas tentativas de libre creación. Rehace aquí el Panchatantra, antiquísima colección de fábulas en sánscrito. Ya en el siglo XIII el judío converso Giovanni da Capua había extraído con criterio cristiano su Directorium humanae vitae alias parabolae antiquorum sapientium de una versión hebrea del viejo texto indio. Pero Firenzuola tuvo también presente una traducción castellana de 1493, titulada Exemplario contra los engaños y peligros del mundo.

Nada más simple que el argumento original: se trata de un filósofo, Tiabono, el cual, consultado por el rey Lutorcrena, narra una serie de fábulas llenas de profundo sentido moral. Pero de estas fábulas, a través de la libre reducción de Firenzuola, no es posible hacer mucho caso. Una fábula desemboca en la otra con una gracia muy suya y atrayente, sostenidas por una íntima complacencia narrativa y artística; y si de ellas se hubiera de deducir una moral, no podría ser más que una moral juguetona y escéptica. El autor añadió al título la especificación de primera redacción para indicar que ésta era la primera traducción al italiano de la obra india; de ella sólo reduce el segundo libro, usando frecuentes adaptaciones y desahogándose en amargas alusiones a las cortes y a su vida engañosa y frívola para vengarse de la corte de Roma, que le había proporcionado graves desengaños. La viveza de la lengua y el brío de la narración se manifiestan abundantemente en esta obra, que nos presenta al autor como un esteta de la expresión, dominado por aquel alejandrinismo estilístico que constituye al mismo tiempo su mérito y su debilidad.

Representada en 1549, Los Lúcidos es una de tantas comedias del siglo XVI inspirada en los Menecmos de Plauto. Lúcido Tolto (llamado así porque de niño fue raptado a su padre) se enamora de una cortesana, la Señora, y descuida a su mujer Fiammetta, a quien quita incluso un traje para regalarlo a su amiga. Mientras está en casa de la Señora, llega Lúcido Folchetto, parecidísimo al otro Lúcido, provocando una serie de equívocos porque todos lo toman por Lúcido Tolto. Finalmente ambos Lúcidos se encuentran y, hablándose, se reconocen por hermanos; la comedia termina con la reconciliación general. Al variar a su modo la trama clásica, Firenzuola la transporta a un ambiente popular de su época, cuyo idioma, así como las elementales relaciones de alegre y burlona bondad, constituyen la parte más viva de esta comedia.

El título de Las tres nupcias proviene de los tres matrimonios con que concluye esta comedia en cinco actos, publicada póstumamente en Florencia en 1549. Giovanni, Uguccione y Alessandro, después de haber cortejado a Angélica, descubren que ésta es Lucrezia, esposa de Giovanni, a la que él suponía muerta desde hacía tiempo. Giovanni, pues, vuelve con su mujer; Alessandro se casa con la viuda Violante y Uguccione con la hermana de ella, Marietta. La comedia es muy movida debido a las burlas hechas por el criado Volpe al pedantesco doctor Rovina, pero el autor, más que inclinado a una solución cómica o dramática, parece interesado en el juego de los valores léxicos y estilísticos sobrepuestos a la composición típica de la comedia.

Fallecimiento

Agnolo Firenzuola falleció en Prato, Italia, en 1543.

Fuentes

Biografías y vidas.comConsultado el 10 de junio de 2013