Saltar a: navegación, buscar

Andrés de la Concha

Andrés de la Concha
Información sobre la plantilla
Retablo sto domingo Yanhuitlán.jpg
Retablo de Santo Domingo de Yanhuitlán
NacimientoBandera de España España
OcupaciónPintor de la escuela Sevillana, ensamblador, dorador y arquitecto

Andrés de la Concha. Artífice renacentista español de primera línea. Su escuela pictórica es la sevillana, donde aprendió con Luis de Vargas. Es uno de los más importantes artistas europeos que residen en México en la segunda mitad del siglo XVI. Manierista tardío, italianizante, con un gran sentido del dolor y la composición. Realizó el retablo mayor de la Catedral de Antequera, hoy Oaxaca, que data de 1575. De la Concha se asoció con Simón Pereyns para realizar los retablos de Teposcolula, la antigua iglesia de Santo Domingo en la Ciudad de México, así como aquel de la vieja Catedral Metropolitana y el de la iglesia de Huejotzingo. Andrés de la Concha también destacó en escultura, demostrando una especialidad en policromía y estofado de imágenes, la talla, el dorado y el ensamblaje de retablos.

Síntesis biográfica

Trayectoria

Salió de Sevilla a México en 1567. Según Heinrich Berlín, su primera obra es el retablo mayor de la catedral de Oaxaca, la que realiza entre 1570 y 1575. Pero Manuel Toussaint considera que la primera obra de Andrés de la Concha es el mencionado retablo de Yanhuitlán, que realizó antes de 1575. Este retablo ostenta las pinturas La Anunciación, La Adoración de los Pastores, La Circuncisión, la Resurrección, La Ascención, El Pentecostés, La Purísima, La Virgen del Rosario, El Juicio Final, El Descendimiento, así como cuatro pequeñas tablas en el entablamento y tres en el remate.

Toussaint también consigna en su Pintura colonial en México, que Andrés de la Concha realizó un retablo para la iglesia de Teposcolula, junto con Simon Pereyns, en 1580. Este retablo fue muy costoso y la deuda que los vecinos de Teposcolula contrajeron con los artistas trajo consigo un terrible pleito en el que tuvo que intervenir hasta el rey Felipe II. Ambos artistas habían trabajado antes juntos, en 1578, en unas andas para la cofradía de los evangelistas en la ciudad de México.

Para realizar el retablo mayor de la primitiva iglesia de las monjas de la Concepción de la Ciudad de México se contrata en 1580 a Andrés de la Concha como sustituto de Juan Gómez, pintor. Intervienen además en esta obra Francisco de Zumaya como pintor y dorador, y Pedro de Requena, el autor de las esculturas de Huexotzingo, como escultor y autor de la traza del retablo.

En 1584 se contrata el retablo mayor de la iglesia franciscana de Huexotzingo, en el que intervienen Simón Pereyns y Andrés de la Concha como pintores, Pedro de Requena, como escultor y Marcos de San Pedro como dorador.

Se considera que el retablo de Coixtlahuaca es también obra de Andrés de la Concha, acaso en colaboración con Simón Pereyns. Es posible advertir su presencia en las tablas renacentistas que junto con columnas y esculturas del siglo XVI se hallan colocadas, al igual que en Yanhuitlán, en una estructura barroca. El modo de agrupar figuras, cierto tipo de rostros tan definidos en Yanhuitlán, el colorido y otros elementos han llevado a pensar que 14 de las pinturas sean obra de Andrés de la Concha.

En el retablo mayor de Tamazulapa, en Oaxaca, se hallan cuatro tablas que tienen toda la factura del maestro Andrés de la Concha, y que deben haber pertenecido al retablo antiguo, porque el actual es de fines del siglo XVII o principios del XVIII. Estas pinturas representan La Adoración de los Reyes, La Adoración de los Pastores,La Anunciación y La Presentación en el Templo.

El retablo mayor de la primitiva catedral de México, construida en 1525 y demolida en 1626 como motivo del Tercer Concilio de 1585, se renovó y se hizo el retablo mayor, cuyas pinturas (seis lienzos) realizó Simón Pereyns y el retablo con sus remates y el sagrario fue obra de Andrés de la Concha. El artesón que cubría la nave principal fue dorado por Concha y Zumaya, trabajo por el cual cobraron tres mil pesos.

De Andrés de la Concha es también el retablo principal del primitivo convento de San Agustín concluido en 1587.

En 1599 murió Felipe II y las honras fúnebres que celebró la Inquisición se llevaron a cabo en la iglesia de Santo Domingo de la ciudad de México. Se levantó un suntuoso cúmulo en el que intervinieron importantes artífices. Andrés de la Concha fue el autor de las pinturas. Dionisio Rivera Flores dice que el pintor fue autor de dos tablas que representaban la Victoria y la Fama. Como buen renacentista, Andrés de la Concha en una representación pagana pintaba desnudos.

En 1602 Andrés de la Concha y Alonso Franco, auxiliados por indios oficiales y peones trabajaron en la construcción de un arco efímero para el recibimiento de Don Fray García de Santa María Mendoza y Zúñiga, arzobispo de México. En 1603 levantaron otro, esta vez en honor del marqués de Montesclaro. En 1607 realiza una inspección al desagüe del Valle de México junto con Enrico Martínez y Alonso Arias. En 1611 elabora los planos de la alcaicería, por lo cual se abrió la calle y se levantó un arco y elabora la planta de la Iglesia de San Hipólito. En esta época Andrés de la Concha era el maestro mayor de la catedral de México, es decir, era el arquitecto.

Fuentes