Saltar a: navegación, buscar

Campo de concentración Auschwitz-Birkenau

(Redirigido desde «Auschwitz»)
Campo de concentración Auschwitz-Birkenau
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Polonia
Auschwich 2.jpg
Campo de Concentración de exterminio masivo, creado durante la Segunda Guerra Mundial
Fundación:1940
País:Polonia
Dirección:Cracovia

Campo de concentración Auschwitz-Birkenau. Construido al principio de la Segunda Guerra Mundial por el Régimen nazi tras la ocupación de Polonia de 1939. Fue un conjunto formado por diversos campos de concentración, de experimento médico y de aniquilación en masa de prisioneros, se considera el mayor centro de exterminio de la historia del Nazismo, donde se supone que fueron asesinados entre 1,5 millones y 2,5 millones de personas, la gran mayoría de ellas judías, además de eslavos y prisioneros.

Historia

Bajo la potestad del primer comandante Rudolf Höss se empezó a construir en mayo de1940 el campo, que más tarde se conocería como Auschwitz I, o campo central. Esta primera ampliación estaba proyectada para 7,000 presos y comprendía 28 edificios de ladrillo de dos plantas, y otros edificios adyacentes de madera. Por término medio, el número de presos ascendía a 18,000. Dos alambradas de espino con corriente de alta tensión cercaban la totalidad de la superficie. En un letrero sobre la puerta de entrada al campo se podía leer, en señal de ultraje y sarcasmo, el lema “El trabajo te hará libre.” Cerca de 6.500 miembros de las SS sirvieron en Auschwitz realizando diversas tareas con el objetivo de solucionar finalmente el "problema judío" o "cuestión judía". Con las primeras prisioneras, llegaron también las primeras vigilantes al campo en marzo de 1942 trasladadas desde el Campo de Ravensbrück, en Alemania.

El campo femenino fue mudado a Auschwitz Birkenau en octubre de 1942, y María Mandel fue nombrada jefa de vigilancia. Alrededor de1.000 hombres y 200 mujeres de las SS sirvieron de vigilantes en todo el complejo de Auschwitz. De entre todos los funcionarios, solamente 750 fueron llevados a juicio, casi todos en relación con asesinatos contra la población polaca. Höss dio una descripción detallada del trabajo del campo en el interrogatorio en el Juicio de Nuremberg, Lo más temido del campo no eran las balas, ni las horcas, ni las cámaras de gas, sino los sótanos de la muerte, o “Bunkers”, por la lenta amargura y agonía, y el martirio enloquecedor del hambre y de la sed, pero además se había hecho afamado por la instalación de la primera cámara de gas, esta comenzó a operar el día 15 de agosto de 1940.

Se creó en el verano de 1943 un campo burdel por mandato de Himmler. Estaba situado en el bloque 29, llamado Frauenblock, y se utilizaba para retribuir a prisioneros privilegiados. Los guardias seleccionaban prisioneras polacas para este campo, pero podían aceptar "voluntarias" atraídas por las mejores condiciones alimentarias.

Desde 1940, Witold Pilecki, un soldado de la Armia Krajowa (organización de resistencia polaca a la ocupación nazi) fue voluntario para ser transportado como prisionero a Auschwitz y obtuvo cantidad de información que fue llevada a Varsovia y de allí a Londres.. Dos prisioneros fugados (Rudolph Vrba y Alfred Wetzler) habían reunido descripciones precisas y mapas que llegaron a los aliados durante el verano de 1944. El 13 de septiembre de 1944, bombarderos de los Estados Unidos atacaron la fábrica de Buna Werke asociada con Auschwitz III, destruyéndola parcialmente.

El 17 de enero de 1945, ante la inminente llegada del Ejército ruso, el personal nazi inició la evacuación de Auschwitz. La mayoría de los prisioneros debieron caminar hacia el oeste. Los más débiles para marchar fueron dejados atrás. Cerca de 7.600 prisioneros fueron liberados por el Ejército Rojo el 27 de enero de 1945.

Durante el periodo de funcionamiento del campo, cerca de 700 prisioneros intentaron escapar del mismo, de los cuales sólo 300 lo lograron. La pena aplicada por intento de fuga era generalmente la muerte por inanición, y sus familias eran arrestadas e internadas en Auschwitz para ser exhibidas como advertencia a otros prisioneros. Se estima que entre un millón y un millón quinientas mil personas fueron exterminadas allí, aunque la cantidad total de muertes producidas en Auschwitz está todavía en debate.

Los primeros prisioneros del campo fueron 728 prisioneros políticos polacos de Tarnów. El campo fue utilizado primeramente para internar miembros de la resistencia e intelectuales polacos; aunque después también internaron prisioneros de guerra soviéticos, prisioneros comunes alemanes, elementos antisociales y homosexuales. Desde el primer momento llegaron asimismo prisioneros judíos. El campo albergaba generalmente entre 13.000 y 16.000 prisioneros, alcanzando la cifra de 20.000 en 1942.

Los prisioneros salían a trabajar durante el día para las construcciones o el campo, con música de marcha tocada por una orquesta. Dicha inscripción fue robada por cinco desconocidos el viernes 18 de diciembre de 2009 y encintrada por la policía cuatro días después.

Todos los prisioneros del campo realizaban trabajos, y excepto en las fábricas de armas, el domingo se reservaba para limpieza,

Crematorios del Campo de concentración
duchas, y no se asignaba trabajo. Las SS generalmente elegían prisioneros, llamados kapos, para supervisar al resto. Las inhumanas condiciones de trabajo, unidas a la desnutrición y poca higiene, hacían que la mortalidad entre los prisioneros fuera muy grande. En enero de 1945, las tropas soviéticas entraron a Auschwitz y liberaron a los prisioneros que quedaban.

Bajo la dirección superior de Heinrich Himmler, el oficial SS Obersturmbannführer Rudolf Höss fue su director hasta el verano de 1943, siendo sustituido por Arthur Liebehenschel y Richard Baer. Höss, capturado por los aliados, daría testimonio en los Procesos de Núremberg antes de ser condenado a muerte por ahorcamiento en 1947 al frente del crematorio de Auschwitz I. Liebehenschel fue también juzgado por un tribunal polaco y ejecutado en 1948. Baer logró eludirse y vivir bajo una identidad falsa en Hamburgo, hasta que fue arrestado. Se suicidó en prisión poco antes de iniciarse su proceso en 1963.

Ubicación

Situado a unos 43 km al oeste de Cracovia (50°4′N 19°21′E / 50.067, 19.35), en Polonia. Está ubicado en un paisaje de foresta y ciénagas. La S.., o Schutz-Staffel (elite de la Gestapo) escogieron un viejo cuartel de la Monarquía austro-húngara para asentar allí el primero de los campos de Auschwitz.

Características

El complejo comprendía un territorio de 40 kms cuadrados, del que también formaba parte un coto vedado muy extenso. Bajo el mando del primer comandante, Rudolf Höss, se empezó a construir en mayo de 1940 el campo, que más tarde se conocería como Auschwitz I, o campo central.

Esta primera ampliación estaba proyectada para 7,000 presos y comprendía 28 edificios de ladrillo de dos plantas, así como otros edificios adyacentes de madera. Por término medio, el número de presos ascendía a 18,000. Dos alambradas de espino con corriente de alta tensión cercaban la totalidad de la superficie. En un letrero sobre la puerta de entrada al campo se podía leer, en señal de desprecio y sarcasmo, el lema “El trabajo te hará libre”.

Allí toda crueldad e infamia, toda bestialidad y aberración, toda atrocidad y todos los horrores, se habían dado cita para transformar el lugar en un verdadero infierno. Continúas muertes por enfermedades y por inanición, frío, fatigas agotadoras, escorbuto, disentería, traumas e infecciones. El pelotón de fusilamiento acribillaba a docenas a la vez contra un paredón forrado de caucho, para atenuar el ruido del disparo. En la plaza de armas, cinco personas subían a la banqueta. El verdugo les colocaba el lazo al cuello. Con una patada a la banqueta quedaban las víctimas suspendidas.

Auschwitz se había hecho famoso por la instalación de la primera cámara de gas, la cual comenzó a operar el día 15 de agosto de 1940. Lo que más se temía no eran las balas, ni las horcas, ni las cámaras de gas, sino los sótanos de la muerte, o “Bunkers”, por la lenta agonía, y el martirio enloquecedor del hambre y de la sed.

Campos principales

Hubo tres campos principales y 39 campos subalternos.

  • Auschwitz I, fue el centro administrativo de todo el complejo. Fundado el 20 de mayo de 1940, a partir de barracas de ladrillo del ejército polaco. En este campo murieron cerca de 70.000 intelectuales polacos y prisioneros de guerra soviéticos. La entrada tenía las palabras Arbeit macht frei, "el trabajo hace libre".
  • Auschwitz II (Birkenau), un campo de exterminio y el lugar donde murieron entre 1,5 y más de 4 millones de personas. En esta sección eran ubicadas las mujeres. Por orden de Heinrich Himmler se empezó a construir el campo en octubre de 1941. Éste más extenso que el campo central tenía 250 barracones de madera y de piedra. El número más elevado de presos en Birkenau ascendió en 1943 a 100,000 personas aproximadamente. Allí también se encontraba “la rampa”, junto a la línea del tren, en la que se llevaba a cabo la selección de los recién llegados tan pronto como bajaban de los vagones en que venían como ganado.En Birkenau se encontraban los Crematorios II al V (terminados entre el 22 de marzo y el 25 de junio de 1943), cada uno de ellos equipado con una cámara de gas, y donde, según los informes de las S.S., podían ser quemados 4,756 cadáveres diarios.
  • Auschwitz III (Buna - Monowitz), utilizado como campo de trabajo esclavo para la empresa y sus correspondientes empresarios.

Métodos de exterminio

Cámaras de gas

El método más eficiente en el exterminio de seres humanos fue la muerte por gaseamiento. La S.S. se sirvió del ácido cianhídrico “Zyklon B”, el cual, en un espacio herméticamente cerrado, se evaporaba a la temperatura del cuerpo, provocando en muy poco tiempo la muerte por asfixia.

Los primeros intentos de gaseamiento tuvieron lugar en septiembre de 1941, en las celdas de arresto del bloque 11, en el campo principal de Auschwitz. Más tarde, el depósito de cadáveres junto al Crematorio I se utilizó como cámara de gas. Debido al rendimiento limitado del Crematorio I y a la imposibilidad de mantenerlo totalmente en secreto, la S.S. se trasladó en 1942 a Birkenau, donde transformaron dos granjas situadas en un bosque en cámaras de gas. Los cadáveres eran transportados en ferrocarriles de vía estrecha a las fosas, que se encontraban a unos cuantos cientos de metros. Allí eran soterrados; sin embargo en otoño de 1942, los cadáveres fueron desenterrados y quemados.

Dado que esas instalaciones provisionales tampoco eran suficientes, se empezaron a construir en julio de 1942, las cuatro grandes "fábricas de la muerte" que fueron puestas en funcionamiento entre marzo y junio de 1943. Los propios presos fueron obligados a construir esos lugares de exterminio.

Técnicamente era posible quemar diariamente en los crematorios a 4,756 cadáveres, sin embargo, sólo se trataba de una cifra teórica, en la que también se incluía el tiempo necesario para el mantenimiento y la limpieza de los hornos. De hecho, en los Crematorios II y III fueron quemados hasta 5,000 cadáveres; en los Crematorios IV y V hasta 3,000 cadáveres a diario. Cuando se sobrepasaba la capacidad de los crematorios, los cadáveres eran quemados en hogueras al aire libre. En el verano de 1944, durante la deportación de los judíos húngaros, la S.S. volvió a poner en funcionamiento el búnker II. En aquella época era posible asesinar y quemar hasta 24,000 personas a diario. Las cenizas de los muertos servían de abono para los campos, para el drenaje de pantanos, o simplemente eran vertidas en los ríos o estanques de las cercanías.

Asesinato por inyección letal

Los presos temían el ingreso en la enfermería, puesto que tenían que contar con “la inyección letal”, incluso cuando sólo sufrían “una enfermedad leve”. “La inyección letal” significaba ser asesinado con una inyección de fenol de 10 ccm, inyectada directamente en el corazón. Las víctimas morían en el acto. Con ese método de asesinato se empezó en agosto de 1941. Las inyecciones de fenol en la mayoría de los casos las administraban los sanitarios Josef Klehr y Herbert Scherpe, así como los presos iniciados Alfred Stössel y Mieczyslaw Panszcyk. Los presos, al igual que los niños seleccionados para la inyección letal, tenían que presentarse en el bloque 20 del campo central. Allí se les llamaba de uno en uno y se les mandaba sentarse en una silla del ambulatorio. Dos presos sujetaban las manos de las víctimas, un tercero les vendaba los ojos. Acto seguido, Klehr introducía la aguja en el corazón y vaciaba la jeringuilla. Así morían entre 30 y 60 personas a diario.

Mujeres en Auschwitz

En marzo de 1942, se estableció en el campo central Auschwitz I la primera sección para mujeres, separándola del campo de hombres por un muro de ladrillos de dos metros de altura. Las primeras presas fueron 999 mujeres procedentes de Ravensbrück.

El 16 de agosto de 1942, el campo de mujeres en Auschwitz I fue desmantelado y las mujeres fueron trasladadas a Birkenau. Fue entonces cuando se llevó a cabo el primer exterminio en masa de presas: 4,000 de las 12,000 internas fueron gaseadas antes del traslado.

Niños en Auschwitz

A partir de 1942, los niños procedentes de todas las zonas ocupadas fueron deportados a Auschwitz. En general los niños pequeños eran asesinados inmediatamente por ser demasiado pequeños para trabajar. Si durante la selección, una madre llevaba a su hijo en brazos, los dos eran enviados a la cámara de gas, porque en estos casos se calificaba a la madre de no capacitada para trabajar. Si era la abuela la que llevaba al niño, era ella la asesinada junto al niño.

La madre, en caso de ser considerada capacitada para trabajar era ingresada en el campo. Sólo en el campo de los gitanos y en el campo de familias de Theresienstadt, a las familias les estaba permitido permanecer juntas.

Los niños varones, a los que la S.S. perdonaban la vida, se convertían primero en aprendices de albañil en la construcción de los crematorios en Birkenau. Ya que la alimentación no era suficiente para realizar estos trabajos tan duros, sufrían de desnutrición. En 1943, concluidos los trabajos en Birkenau, los muchachos de la “escuela de albañilería” fueron trasladados a Auschwitz I, donde fueron asesinados, junto a otros niños, inyectándoles fenol. Algunos niños se encontraban de continuo en el campo, en los bloques y en los comandos de trabajo, donde tenían que ejercer de peones. Algunos kapos alemanes abusaban de los muchachos para satisfacer sus instintos más perversos, agravados por su larga estancia en el campo.

En el campo estaba prohibido beber agua, puesto que estaba contaminada. Sin embargo los niños la bebían debido a la escasez de agua potable. Sus pequeños cuerpos débiles y demacrados estaban expuestos sin protección alguna a todas las enfermedades del campo. Muy a menudo, como consecuencia de la destrucción total del cuerpo por el hambre, ni siquiera se podía comprobar de qué enfermedad habían muerto.

Los niños, al igual que los adultos, estaban en los huesos, sin músculos y sin grasa, y la piel fina y de pergamento, se desollaba en todas partes sobre los huesos duros del esqueleto, inflamándose y convirtiéndose en heridas ulcerosas. La sarna cubría por completo sus cuerpos desnutridos, extrayéndoles toda su energía. Las bocas estaban carcomidas por profundas úlceras de noma, que ahuecaban las mandíbulas y perforaban las mejillas como un cáncer. En muchos casos y debido al hambre, el organismo, que se iba descomponiendo, se llenaba de agua. Se hinchaban hasta convertirse en una masa deforme, que no podía ni moverse. La diarrea, sufrida durante semanas, corrompía sus cuerpos indefensos, hasta que al final, debido a la pérdida continua de sustancia, no quedaba nada de ellos.

La situación era especialmente grave para las mujeres embarazadas. Al principio eran enviadas directamente a las cámaras de gas. Sin embargo, también había partos clandestinos en el campo. En la mayoría de los casos las mujeres morían de septicemia. En cualquier caso, el recién nacido no tenía casi ninguna posibilidad de sobrevivir. Los médicos de la S.S. y sus ayudantes le arrebataban el niño a la madre, y lo asesinaban.

A principios de 1943, a las mujeres embarazadas registradas en el campo, se les permitía dar a luz. Sin embargo, los recién nacidos eran ahogados en un cubo lleno de agua por las ayudantes de la S.S. En el transcurso del año 1943, los recién nacidos de “descendencia aria” ya no eran asesinados, sino registrados en el registro del campo. Al igual que a los adultos les era tatuado un número. Puesto que su antebrazo izquierdo era demasiado pequeño, el número les era tatuado en el muslo o en el trasero. Debido a las condiciones de vida en el campo, los recién nacidos no tenían casi ninguna posibilidad de sobrevivir. Si un niño lograba sobrevivir las primeras seis a ocho semanas, la madre tenía que entregarlo a la S.S. Si se negaba, los dos eran enviados a la cámara de gas.

Algunos niños, cuando eran rubios y de ojos azules, eran arrebatados a sus madres por las S.S. para “germanizarlos”, mientras que a los niños judíos se les seguía tratando con una increíble crueldad y finalmente se les asesinaba. Las madres totalmente debilitadas por el hambre, el frío y las enfermedades, muy a menudo no podían ni siquiera evitar que las ratas mordieran, royeran o incluso se comieran a sus hijos. Para los recién nacidos no había ni medicamentos, ni pañales, ni alimentación adicional.

Anécdota

En mayo de 1941, San Maximiliano Kolbe fue arrestado por la Gestapo en Niepokalanow, la ciudad de la Inmaculada, y llevado a Auschwitz, la ciudad del odio y de la muerte, en el intento de los alemanes de exterminar a todos los líderes de Polonia. El padre Kolbe recibió golpizas y fue víctima de grandes crueldades por el simple hecho de ser sacerdote católico. A estos los hacían trabajar aun más duro que a los civiles, y los oficiales de la S.S. se gozaban en la mas mínima oportunidad para proporcionarles golpizas inhumanas. Si alguno intentaba ayudarlos, castigaban al sacerdote aumentándole el peso del trabajo o los golpeaban hasta perder el conocimiento.

San Maximiliano fue una luz un medio de tanta oscuridad. Hay muchos testimonios de aquellos que a través de su ejemplo y palabras lograron mantener la fe en medio de tanta desesperación y muerte.

Un sobreviviente del campo de concentración explicó: “La vida en el Campo era inhumana. Uno no podía confiar en nadie porque habían espías aún entre los prisioneros. Todos éramos egoístas de corazón. Con tanto hombre asesinado alrededor, la esperanza era que otro fuera asesinado y uno sobrevivir... los instintos animales se elevaban por el hambre”. Esta fue la realidad que compartió San Maximiliano con ellos, trayendo paz al corazón de los más atribulados, consuelo a los afligidos, fortaleza a los débiles, la gracia de Dios a través del sacramento de la Misericordia, la oración y el sacrificio; y como buen Maestro de almas, vivió hasta el extremo lo que no se cansó de predicarles a sus frailes: “No se olviden nunca de amar”.

Actualidad

Al ser uno de los lugares de mayor simbolismo del Holocausto o Shoah, en 1979 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Bibliografía

  • El Campo de Concentración de Auschwitz 1940-1944, Documento del Vaticano sobre el anti-judaísmo y los cristianos durante siglos

Fuente