Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Antietam

Batalla de Antietam
Información sobre la plantilla
Antietam.jpg
Carga del Ejército de la Unión en Antietam.
Fecha:17 de septiembre de 1862
Lugar:Sharpsburg, Maryland, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Resultado:
Victoria del Ejército de la Unión
País(es) involucrado(s)
Estados Unidos de América
Líderes:
George B. McClellan y Robert E. Lee


Batalla de Antietam. Conocida también como la Batalla de Sharpsburg. Es reconocido como el primer gran enfrentamiento en la Guerra de Secesión estadounidense. Ocurrió en las cercanías de Sharpsburg, Maryland, Estados Unidos de América, el 17 de septiembre de 1862, específicamente en las inmediaciones del riachuelo Antietam. Esta batalla está incluida en la Campaña de Maryland y resultó ser el combate más sangriento librado en un solo día en la historia militar de los Estados Unidos. Las bajas, entre muertos y heridos, ascendieron a 23 000.

Historia

Había comenzado la Guerra de Secesión estadounidense y el general Robert E. Lee, al frente del Ejército de Virginia del Norte, con 45 000 hombres, penetró en el estado de Maryland el 3 de septiembre de 1862. Su estrategia consistía en hacer acopio de provisiones y reclutar soldados en este estado, en el que había un número considerable de simpatizantes de los confederados. El impacto sobre las futuras elecciones en el Norte sería un objetivo secundario para él, aunque para políticos confederados como Jefferson Davis una victoria en suelo norteño significaría un posible reconocimiento y apoyo económico por parte del Reino Unido y Francia.

Desarrollo de la batalla

Contando George B. McClellan, general en jefe del Ejército de la Unión, con 90 000 hombres pertenecientes al Ejército del Potomac, al conocer de esta maniobra del Ejército Confederado de Virginia del Norte, comenzó a desplazar sus tropas para interceptarlo e impedirle seguir adentrándose en territorio de Maryland.

Mientras el desplazamiento de tropas continuaba, dos soldados de la Unión descubrieron una copia extraviada de los mapas de batalla del propio general Robert E. Lee, conocidos como Orden especial 191. Según dichos mapas, el general confederado había ordenado la separación geográfica de su ejército en tres partes. Si el general McClellan actuaba con suficiente rapidez, cada parte de ese ejército confederado podía ser aislado y vencido por separado. Sin embargo, McClellan tardó 18 horas en decidirse. Por lo que perdió la oportunidad de lograr una victoria decisiva.

Para cuando la batalla era inminente, el Ejército Confederado era de aproximadamente 35 000 hombres, pues las bajas en combate, las enfermedades y las deserciones habían hecho descender las cifras originales.

Contando George B. McClellan, general en jefe del Ejército de la Unión, con 90 000 hombres pertenecientes al Ejército del Potomac, al conocer de esta maniobra del Ejército Confederado de Virginia del Norte, comenzó a desplazar sus tropas para interceptarlo e impedirle seguir adentrándose en territorio de Maryland.

Mientras el desplazamiento de tropas continuaba, dos soldados de la Unión descubrieron una copia extraviada de los mapas de batalla del propio general Robert E. Lee, conocidos como Orden especial 191. Según dichos mapas, el general confederado había ordenado la separación geográfica de su ejército en tres partes. Si el general McClellan actuaba con suficiente rapidez, cada parte de ese ejército confederado podía ser aislado y vencido por separado. Sin embargo, McClellan tardó 18 horas en decidirse. Por lo que perdió la oportunidad de lograr una victoria decisiva.

Para cuando la batalla era inminente, el Ejército Confederado era de aproximadamente 35 000 hombres, pues las bajas en combate, las enfermedades y las deserciones habían hecho descender las cifras originales. Contaba además con 246 cañones, 92 de ellos con ánima estriada. El Ejército de la Unión tenía 90 000 hombres, 300 cañones, 180 con ánima estriada.

El general Lee tomó posiciones cerca de la población de Sharpsburg desplegando sus fuerzas disponibles al otro lado del riachuelo de Antietam Creek el 15 de septiembre. Era una excelente posición defensiva, aunque no inexpugnable. Ese día, las fuerzas bajo el mando directo de Lee sumaban no más de 18.000 hombres, tan sólo un tercio de las disponibles por McClellan. Las dos primeras divisiones de la Unión llegaron el día 15 de septiembre y el grueso de la tropa lo hizo aquella misma tarde. Pese a que un ataque inmediato del ejército federal efectuado la mañana del día 16 hubiera contado con una aplastante superioridad numérica frente a los confederados, la precaución característica de McClellan y su creencia de que Lee contaba con más de 100.000 hombres hizo que aplazara el ataque para el día siguiente. Este hecho proporcionó a los confederados más tiempo para preparar sus posiciones defensivas y permitió la llegada de refuerzos confederados.

Las posiciones de ambos ejércitos estaban básicamente divididas por el río Antietam y los accesos secos eran apenas tres puentes: el Burnside Bridge, bajo el control de los confederados, el intermedio en el camino a Boonsboro, bajo fuego de artillería confederada y el puente superior, a unos 3 kilómetros, fuera del alcance de las tropas de Lee. El plan de McClellan era cruzar por este último puente y aplastar el flanco izquierdo de Lee. Pero una escaramuza aislada advirtió al general confederado de las intenciones de McClellan y tomó medidas inmediatas.

Para colmo los planes de la Unión estuvieron mal coordinados y fueron ejecutados de forma mediocre. Las instrucciones fueron dadas de manera aislada y sin una panorámica global del plan de batalla. El terreno no permitía estar al tanto de lo que sucedía en otros sectores y el cuartel general de la Unión estaba a más de una milla de distancia en la retaguardia. A pesar de estas condiciones la batalla se desarrolló el día 17 de septiembre en tres enfrentamientos separados y en su mayoría sin coordinación unos con otros. Esta falta de coordinación y la concentración de las fuerzas de McClellan anularon casi completamente la superioridad numérica, de casi dos a uno, de la que disponía la Unión y permitió a Lee turnar sus tropas para defenderse de cada ofensiva.

Una prueba de lo encarnizado de la batalla se puede encontrar en los combates librados sobre un terreno conocido como el maizal de Miller, donde ambos ejércitos se atacaron sin descanso por lograr la posición. En ese lugar la brigada "Tigre" de Luisiana perdió 323 de sus 500 hombres y el 12º Regimiento de Infantería de Massachussets perdió el 67% de sus efectivos.

Sobre los combates librados en y alrededor de este maizal comentó el capitán Benjamin F. Cook del 12º Regimiento de Infantería de Massachusetts, siendo atacado por la brigada "Tigre" de Luisiana:...el fuego más mortífero de la guerra. Los rifles se deshacían en piezas en las manos de los soldados, las cantimploras y las mochilas eran acribilladas a balazos, los muertos y heridos caían a veintenas. El General mayor Joseph Hooker expresó: ...todos los tallos de maíz en la parte norte y la mayor parte del campo fueron cortados tan bien como si hubiese sido hecho con un cuchillo y los confederados caídos yacían en filas precisas, tal y como habían estado formados en sus filas hacía pocos instantes. El maizal, era un área de unos 225 metros de largo y unos 360 de ancho. Se estimó que el maizal cambió de manos no menos de 15 veces en el transcurso de la mañana.

Otro lugar ejemplo de la ferocidad y lo sanguinario de la batalla fue en Sunken Road, un tramo de camino de unos 750 metros que fue apodado como Bloody Lane o Sendero Sangriento. En ese lugar se produjeron unas 5 600 bajas, 3 000 de la Unión y 2 600 de la Confederación, en sólo 30 minutos.

Finalmente la Batalla de Antietam terminó a las 5:30 de la tarde. Las pérdidas fueron grandes de ambos bandos: la Unión sufrió 12 401 bajas con 2 108 muertos, las bajas confederadas ascendieron a 10 318 con 1 546 muertos. Representaban el 25% del Ejército Federal y el 31% del Confederado. El 17 de septiembre de 1862 murieron más estadounidenses en combate que en cualquier otro día de la historia militar de los Estados Unidos, incluyendo el Día D en la Segunda Guerra Mundial.

En la mañana del 18 de septiembre, las fuerzas del general Robert E. Lee se prepararon para resistir un ataque que nunca ocurrió. Tras una improvisada tregua por parte de ambos contendientes para recuperar e intercambiar sus heridos, las fuerzas de Lee comenzaron aquella tarde a retirarse a través del Potomac para volver a Virginia.


Consecuencias

A raíz de esta batalla, el presidente Abraham Lincoln se decepcionó por el desempeño del general McClellan, consideró que las precauciones de McClellan y las mal coordinadas acciones en el campo de combate habían conducido a una victoria sin vencedor claro, en lugar de a una victoria aplastante sobre los confederados. Sin embargo, Lincoln quedaría completamente estupefacto al conocer que entre el 17 de septiembre y el 26 de octubre, a pesar de repetidas peticiones provenientes del Departamento de Guerra y del presidente, McClellan se negó a perseguir al ejército de Lee por el Potomac alegando falta de equipamiento y el temor de que el ejército en retirada hubiera recibido refuerzos.

Lincoln relegó a McClellan del mando del ejército el 7 de noviembre, dando fin a la carrera militar del general.

La Batalla de Antietam es considerada una victoria táctica para la Unión, ya que terminó con la campaña estratégica de Lee y permitió al presidente Lincoln expedir la Proclamación de Emancipación el 22 de septiembre, teniendo efecto el 1 de enero de 1863.

La victoria de la Unión y la proclamación de Lincoln jugaron un papel importante para disuadir a los gobiernos de Francia y el Reino Unido de que reconocieran a los Estados Confederados. Cuando la cuestión de la emancipación fue ligada al progreso de la guerra, ningún gobierno tuvo el deseo de oponerse a la Unión.

Enlaces externos

Fuentes

  • Bailey, Ronald H., and the Editors of Time-Life Books, The Bloodiest Day: The Battle of Antietam, Time-Life Books, 1984, ISBN 0-8094-4740-1.
  • Douglas, Henry Kyd, I Rode with Stonewall: The War Experiences of the Youngest Member of Jackson's Staff, University of North Carolina Press, 1940, ISBN 0-8078-0337-5.
  • Frassanito, William A., Antietam: The Photographic Legacy of America's Bloodiest Day, Thomas Publications, 1978, ISBN 1-57747-005-2.
  • Kennedy, Frances H., Ed., The Civil War Battlefield Guide, 2nd ed., Houghton Mifflin Co., 1998, ISBN 0-395-74012-6.
  • Wolff, Robert S., "The Antietam Campaign", Encyclopedia of the American Civil War: A Political, Social, and Military History, Heidler, David S., and Heidler, Jeanne T., eds., W. W. Norton & Company, 2000, ISBN 0-393-04758-X.