Saltar a: navegación, buscar

Luisiana

Estado de Luisiana
Información sobre la plantilla
Estado de los Estados Unidos
<span/>
Bandera de Luisiana
Bandera

Escudo de Luisiana
Escudo

Mapa de la Ciudad del Estado de Luisiana
Mapa de la Ciudad del Estado de Luisiana
EntidadEstado
 • PaísBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
 • Estados UnidosLuisiana
 • Fundación30 de abril de 1812
Población 
 • Total4 293 204 hab, hab.
Luisiana 002.jpeg

Luisiana. Es uno de los estados que conforman los Estados Unidos situado en la región Sur del país, sobre el delta del río Misisipi. El estado hace frontera en el oeste con el estado de Texas, en el norte con Arkansas, en el este con Misisipi y en el sur con el golfo de México. Luisiana tiene una cultura particular debida a la colonización francesa y, en menor medida, a la española. Las lenguas más habladas son hoy día el inglés y el español. En cuanto al dialecto del francés conocido como cajún (voz derivada del adjetivo acadien, que designaba a los pobladores procedentes de la colonia francocanadiense de Acadia), este se ha reducido hoy al 5% de hablantes. Peor suerte le ha tocado al español vestigial, traído en el siglo XVIII por emigrantes canarios y andaluces, el cual está hoy prácticamente desaparecido. El español, no obstante, crece sin cesar en número de hablantes, debido a la emigración mexicana y centroamericana, sobre todo en la ciudad de Nueva Orleans. Su capital es Baton Rouge, pero la ciudad más importante es Nueva Orleans. Otras ciudades son Lafayette y Shreveport.

Etimología

Luisiana fue nombrada así en honor a Luis XIV, rey de Francia (1643-1715). Cuando René Robert Cavelier de La Salle reclamó este territorio regado por río Misisipi para Francia, la llamo La Louisiane, que significa “La Tierra de Luis”. Luisiana también formó parte del Virreinato de Nuevo México, en el Primer Imperio Mexicano. Ya formando parte de los Estados Unidos, El Territorio de Luisiana se extendía desde Nueva Orleans hasta la frontera actual con Canadá.

Historia

Primeros establecimientos

Luisiana estaba habitada por Nativos Americanos cuando los exploradores europeos llegaron en el Siglo XVI. Muchos nombres de lugares en el estado son transliteraciones de aquellos usados en dialectos nativos. Las tribus que habitaban Luisiana incluían a los atakapa, los boocana, los opelousa, los acolapissa, los tangipahoa y los chitimacha en el sureste del estado; los washa, los chawasha, los yagenechito, los bayougoula y los houma (parte de la nación Choctaw), los quinipissa, los okelousa, los avoyel, los taensa (parte de la Nación Natchez), los túnica y los koroa. El centro y noroeste de Luisiana era parte de la Nación Caddo y la Federación de los Natchitoches.

Exploración y conquista

Plantilla:VT Los primeros exploradores europeos visitaron Luisiana en 1528. La Expedición Española, liderada por Pánfilo de Narváez, localizó las bocas del río Misisipi. En 1541, La Expedición de Hernando de Soto cruzó la región. Después, el interés español en Luisiana decayó. A finales del siglo XVII, expediciones Francesas con intereses de soberanía, comerciales y religiosos, establecieron fuertes de avanzada en el río Misisipi y en la costa del Golfo de México. Con estos primeros asentamientos, Francia reclamó como propia esta región, y estableció un Imperio Comercial Francés desde el Golfo de México hasta el Canadá.

En 1682 René Robert Cavelier de La Salle nombró la región Luisiana en honor al Rey Luis XIV de Francia. El primer establecimiento permanente, Fort Maurepas (actual Ocean Springs, Misisipi, cerca a Biloxi) fue fundado por Pierre Le Moyne d'Iberville, un militar francés del Canadá, en 1699. Para este tiempo, los franceses ya habían construido un fuerte en la desembocadura del río Misisipi, que llamaron La Balise o La Balize, balizado en francés. En 1721 construyeron un faro de madera para guiar a los barcos en su travesía por el río. Los franceses reclamaron originalmente las tierras situadas en ambos lados del río Misisipi, para unir Luisiana con el Canadá. Los siguientes estados fueron parte de Luisiana: Luisiana, Misisipi, Arkansas, Oklahoma, Misuri, Kansas, Nebraska, Iowa, Illinois, Indiana, Míchigan, Wisconsin, Minnesota , Dakota del Norte y Dakota del Sur.

El establecimiento de Natchitoches (a lo largo del río Rojo, en el actual noroeste de Luisiana) fue establecido en 1714 por Louis Juchereau de St. Denis, considerado como el más antiguo establecimiento europeo en Luisiana. Los establecimientos franceses tenían un propósito: detener el avance español desde Texas. También el final del Antiguo Camino de San Antonio (también llamado Camino Real) terminaba en Natchitoches. Pronto se convirtió en un puerto floreciente, con tierras algodoneras en las riberas del río. Con el tiempo, los hacendados desarrollaron inmensos latifundios y construyeron casas finas en pueblos pequeños, que empezaron a crecer. Esto se repitió en Nueva Orleans y otras ciudades.

Los establecimientos de Luisiana ayudaron a la posterior expansión y exploración del territorio, basándose especialmente en el río Misisipi y sus tributarios, desde Nueva Orleans hasta la región llamada Illinois, en el actual San Luis (Misuri). Inicialmente Mobile (Alabama), y Biloxi (Misisipi), funcionaron como capital de la colonia. Reconociendo la importancia del río Misisipi para operaciones comerciales y militares, Francia hizo de Nueva Orleans el centro de poder civil y militar en 1722. Desde entonces hasta la adquisición de la región por Estados Unidos, el 20 de diciembre de 1803, Francia y España se turnaron en el control de la región. En la década de 1720, inmigrantes alemanes se establecieron alrededor del Misisipi, en la región conocida como la Costa Germana.

Francia cedió a Gran Bretaña gran parte del territorio al este del Misisipi, tras la victoria británica en la guerra de los Siete Años. Solo retuvo el área alrededor de Nueva Orleans y el lago Pontchartrain. El resto de Luisiana pasó a manos españolas tras el tratado de París de 1763. En 1755, durante la dominación española, varios millares de francófonos de la región de Acadia (actuales Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y la Isla del Príncipe Eduardo, en Canadá) se refugiaron en Luisiana, tras ser expulsados por Gran Bretaña. Se establecieron en la región suroeste, llamada Acadiana. Los españoles, que deseaban más población católica, recibieron de buena gana a los refugiados. Los cajunes son sus descendientes actuales. Además, inmigrantes de las Islas Canarias llegaron entre 1778 y 1783. En 1800, La Francia Napoleónica adquirió Luisiana de España, mediante el Tratado de San Ildefonso, mantenido en secreto dos años.

Expansión de la esclavitud

En 1709, el financiero francés Antoine Crozat obtuvo el monopolio del comercio en Luisiana, que se extendía desde el golfo de México hasta el actual Illinois. "Esta concesión le permitió traer negros desde el África todos los años" dice el historiador británico Hugh Thomas. Cuando Francia vendió Luisiana a los Estados Unidos, en 1803, se aceptó que los esclavos africanos podrían traer problemas como los que producían en el vecino Misisipi, que incumplía la ley norteamericana. A pesar de que Luisiana era, en el inicio del siglo XIX, un pequeño productor de azúcar con pocos esclavos, rápidamente aumentó su producción después de que los grandes hacendados empezaran a comprar esclavos del África y vendidos en Carolina del Sur, antes que en Luisiana, donde los latifundistas obligaban a los cautivos a trabajar sin ninguna paga en sus plantaciones.

A pesar de los esfuerzos de miembros del gobierno de reforzar las leyes antiesclavistas en los nuevos territorios, la esclavitud permaneció porque era una buena fuente de mano de obra, numerosa y barata. El último gobernador español de Luisiana escribió "Ciertamente, es imposible para la Baja Luisiana existir sin esclavos. Y con la esclavitud, la colonia ha alcanzado prosperidad y bienestar." La esclavitud forzada era obligatoria, según William Clairbone, el primer Gobernador Norteamericano de Luisiana, porque trabajadores blancos libres "no podían trabajar en este clima, que es malo para la salud". Hugh Thomas escribió que Clairbone era incapaz de abolir la esclavitud y el tráfico de esclavos, pues era presionado por toda Luisiana.

Incorporación a los Estados Unidos (1803-1860)

Como resultado de sus fracasos en Haití, Bonaparte renunció a sus sueños de su Imperio Americano y vendió Luisiana a los Estados Unidos, quienes consecuentemente la dividieron en dos territorios: El Territorio de Orleans, que se terminaría convirtiendo en el estado de Luisiana en 1812, y el distrito de Luisiana, que eran las tierras que no pertenecían al Territorio de Orleans. Una pequeña parte de Florida, los parishes de Florida, fueron anexionados de la estratégica e importante República de Florida Occidental, proclamada independiente por James Madison en 1810.

Otra consecuencia de la Revolución en Haití fue una mayor emigración de refugiados a Luisiana, especialmente Nueva Orleans, e incluían blancos y negros libres al igual que esclavos. Otros inmigrantes fueron los cubanos, en 1809. Éstos ayudaron a aumentar el número de francófonos en la región. En 1811, la mayor revuelta de esclavos en Estados Unidos, la Revolución de la Costa Germana, tuvo lugar en las afueras de Nueva Orleans. Alrededor de 64 a 500 esclavos se alzaron en la Costa Germana y marcharon contra la puertas de la ciudad. La revolución tomó por sorpresa a las fuerzas militares del Territorio de Orleans, y fue una gran amenaza a la soberanía norteamericana en Nueva Orleans.

Luisiana se convirtió en estado el 30 de abril de 1812. El límite occidental de Luisiana con la Texas Española se mantuvo en disputa hasta el Tratado de Adams-Onís de 1819, con el Estado Libre del Sabine, también llamada "Tierra de Nadie", sirviendo como una zona tampón neutral, así como un paraíso para los criminales. Con el crecimiento de la población en el Noroeste y Extremo Sur de Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XIX, el comercio creció en Nueva Orleans.

Productos de los nuevos territorios eran transportados por el Misisipi y embarcados en Nueva Orleans hacia el exterior. Para 1840 la ciudad se había convertido en el mayor mercado de esclavos en Estados Unidos, así como unas de las ciudades más saludables y la tercera en población en el país. Durante estas décadas, más de un millón de esclavos fueron vendidos hacia los nuevos territorios.Plantilla:Cr La agricultura en el país, que era fundamentalmente de tabaco y azúcar, se fue diversificando, por lo que muchos hacendados se quedaron con esclavos de sobra, que fueron enviados a los nuevos territorios.

Demografía

En 2006 el estado de Luisiana contaba con una población de 4.287.768 personas, de los cuales:

  • El 62,7% son blancos (europeos o descendientes de europeos) principalmente británicos, franceses, españoles e italianos.
  • El 31,6% son negros.
  • El 2,9% son latinoamericanos (entre los que predominan los hondureños y mexicanos).
  • El 1,3% son asiáticos.
  • El resto lo conforman personas de otras razas.

Huracán Katrina

Huracán Katrina

El 29 de agosto del 2005, el huracán Katrina azotó el estado de Luisiana. Este fue un gran huracán que alcanzó la categoría 5 de la escala de huracanes de Saffir-Simpson. Los vientos alcanzaron más de 280 kilómetros por hora y causaron grandes estragos en la parte litoral del sur de los Estados Unidos, especialmente en los alrededores de la zona metropolitana de Nueva Orleans y en la parroquia de Plaquemines.

En Nueva Orleans como consecuencia de las lluvias el lago Pontchartrain se desbordó dejando más del 80% de la ciudad inundada y alrededor de 200.000 casas bajo el agua. Más de un millón de personas tuvieron que ser evacuadas hacia otros estados del país, principalmente Florida, Misuri y Texas, mientras que otros fueron transportados a estados más distantes, tales como Washington, Ontario e Illinois. La ciudad necesitó más de 3 meses para bombear completamente el agua acumulada hacia al mar, para encontrar los cadáveres de los desaparecidos y para empezar a habitar nuevamente las viviendas.

Aunque las previsiones fueron que las viviendas se podrían volver a ocupar para el verano de 2006. Unos días después del desastre, la noche del 31 de agosto, el alcalde, Ray Nagin, declaró la Ley marcial, posteriormente el área federal del desastre quedó bajo el control de la FEMA y la Guardia Nacional. Las interrupciones de las importaciones y exportaciones, así como de las actividades en esta zona de la industria del petróleo, no sólo afectaron la economía local, además repercutieron en la economía de todo el país.

Fuente