Saltar a: navegación, buscar

Blanche Zacharie de Baralt

Blanche Zacharie de Baralt
Información sobre la plantilla
Blanche Zacharie de Baralt.jpg
Escritora
NombreBlanche Zacharie de Baralt
Nacimiento17 de marzo de 1865
Nueva York Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento1947
Ottawa, Bandera de Canadá Canadá
OcupaciónEscritora

Blanche Zacharie de Baralt. Esta amiga entrañable de José Martí escribió su famoso libro “El Martí que yo conocí” dedicado al apóstol en el año 1945, conmoviendo los corazones de todos los cubanos.

Vida

Blanche nació en Nueva York el 17 de marzo de 1865, tenía una belleza delicada, un poco aquilina, tenía los ojos azules y el cabello de lino, cantaba maravillosamente aquellas canciones dulces e italianizadas de la época, recitaba versos ingleses, franceses, hablaba un castellano purísimo de leve acento extranjero, era una mujer de una cultura cernidísima, de una formación cosmopolita, hablaba a la perfección varias lenguas. Mitad cubana y mitad norteamericana, tal vez de origen judío, esa mezcla no impidió que existieran en ella sentimientos de una verdadera cubana, aún sin haber nacido en el cálido trópico. En Estados Unidos tuvo a sus hijos: Blanca, Adela y Alejandro Baralt y Zacharie.

Al culminar la guerra Blanche regresa a Cuba con su esposo e hijos, después de largos años en la emigración. Constituido su hogar en la isla, educó a sus hijos a la manera más prestigiosa de las familias cubanas de su época.

Obra y aportes

Matriculó en la Universidad de la Habana y fue la primera mujer graduada en Filosofía y Letras de ese alto centro docente. Su último ejercicio de grado lo efectuó el 20 de noviembre de 1902 con las más altas calificaciones, lo que demuestra que el valor de esta mujer que había barrido con los prejuicios epocales y rompía así con los obsoletos y carcomidos cánones de una sociedad capitalista. Dictó varias conferencias antes y después de 1916 en el ateneo de La Habana, entre ellas una titulada “Las dos Jorges” (refiriéndose a la escritora francesa Aurora Dupin conocida como George Sand) y a la escritora inglesa María Ana Evans, (George Eliot), en la que establecía un interesante paralelismo entre las dos intelectuales. También lo hizo en Francia y los Estados Unidos, fue por tanto la primera mujer escritora que puso su pluma al servicio de los ideales feministas.

Publicó importantes artículos como son “El arte de conversar “en el que reflejaba la importancia de tener una cultura y el disfrute de una buena conversación, y lo comentaba diciendo “La conversación es el alma de todo trato social. Para personas cultas que despejan la incógnita de una personalidad nueva: el intercambio de palabras que le revela el calibre intelectual, el carácter, las aficiones, las idiosincrasias, el espíritu que tiene enfrente“ y “La Cruz Roja Cubana” institución a la que pertenecía junto a Mercedes Pintó de Carrillo, esposa de José Francisco Martí y Zayas Bazán, hijo de su entrañable amigo José Martí. En la Revista Social de la que fuera asidua colaboradora, al igual que otros escritores como Emilio Roig de Leuchsenring y Alejo Carpentier. No dejando de mencionar su artículo sobre como Martí concibió su novela “Amistad Funesta“en colaboración con Adelaida Baralt y Peoli, quien la publicara en varias entregas, en El Latino Americano, de Nueva York, bajo el seudónimo de Adelaida Ral.

Blanche también editó, para turistas norteamericanos, un pequeño recetario de la cocina cubana titulado Cuban Cookery, donde revela su profundo conocimiento de la cocina criolla y su amor a la “patria adoptiva”, la patria “por el corazón”.

Muerte

Gran sensibilidad tenía esta inolvidable amiga de martí, que animó con su dulzura, su exquisitez y amor a Cuba las tertulias en el hogar de los Baralt, como “aquella primavera del fin de siglo neoyorquino” en la vida del héroe cubano.

A mediados de 1947, ya anciana pero todavía con el espíritu juvenil, se marchó a Ottawa, Canadá, para visitar a sus hijos. Allí murió. Para ella la muerte era algo natural en la condición humana. No fue por tanto, una cuestión inesperada. Cuentan que poco antes de expirar dijo: “Estoy lista “.

Así murió esta extraordinaria mujer amiga sincera de Martí en sus años difíciles. Había pedido que al morir la enterraran en Cuba junto a su esposo. Embalsamado su cuerpo, fue traída a la Habana y sepultada el domingo 16 de noviembre de 1947, en una “especie de túmulo de piedra, armonioso y moderno, sobre cuyo dintel se veía esculpida una rama de Laurel o tal vez de mirto”.

Enlaces externos

Fuentes

Tomado del libro” El martí que yo conocí” Blanche Zacharie de Baralt.