Saltar a: navegación, buscar

Bodegón

Bodegón
Información sobre la plantilla
Bodegon.jpeg
Concepto:Tipo de representación pictórica que hace referencia a la pintura de alimentos y objetos de cocina. En otros países, este tipo de pintura se denomina naturaleza muerta
Bodegón. Tipo de representación pictórica, considerada menor hasta el Renacimiento, que solía aparecer encubierto en géneros como retratos, pintura religiosa, etc. Caravaggio (1573-1610)será uno de los primeros artistas en representar naturalezas muertas con conciencia de obra pictórica. A partir de entonces son muchos los pintores que se especializan en el género de bodegón de flores, alcanzando en el siglo XVIII en países como Holanda o Flandes un gran esplendor y difusión comercial. Posteriormente el bodegón de flores ha sido tema principal en la obra de muchos pintores del siglo XIX y XX sobre el cual, en numerosas ocasiones, se elaboraron las propuestas actuales.

Historia

La palabra bodegón es de origen español y hace referencia a la pintura de alimentos y objetos de cocina. En otros países, este tipo de pintura se denomina naturaleza muerta. Se ha representado pictórica y dibujísticamente desde la antigüedad, pero hasta el siglo XVI aparece siempre como tema secundario e integrado dentro de otro principal.

Las primeras pinturas de bodegón surgieron en el antiguo Egipto; en sus tumbas los faraones siempre llevaban imágenes de comida porque creían que se convertirían en realidad en la otra vida. En la Roma antigua también se pueden apreciar ese tipo de cuadros.

Ese género artístico fue muy común desde el siglo XVI, sobre todo por su simbolismo religioso, bastante apreciado en esa época. La verdad es que la naturaleza muerta se tornó popular entre artistas por la libertad que ofrece de experimentar diversas técnicas, sombras, luces, texturas sin preocuparse con nada más que inventar su propio espacio inanimado.

En 1596 Caravaggio pintaba el que se consideraba el primer bodegón de la historia del género. El precursor en España de este tipo de pintura es Juan Sánchez Cotán, y con él Zurbarán y Velázquez. Los tres tratan el objeto con un realismo extremo.

El impresionismo (1860-1880) significó una auténtica revolución y nació como reacción frente al academicismo reinante. El impresionismo abrió las puertas a la investigación de la pintura, sobre la pintura. Al lenguaje específico de la pintura, el color, la forma, el espacio, la textura, la factura. Lo importante no era qué se pintaba sino como se pintaba. Los temas del bodegón a partir del impresionismo reflejan claramente este cambio de postura. El ejemplo más significativo son los bodegones de Cézanne.

El bodegón contemporáneo se inscribe en la pintura de la segunda mitad del siglo XX y difiere de las décadas anteriores en la incorporación de procedimientos y técnicas no pictóricas; la pintura se considera un medio más entre todos los que pueden ser usados por el artista plástico, incluyendo la fotografía, la impresión publicitaria, objetos encontrados, entre otros.

Los principales artistas españoles de bodegón fueron: Juan Sánchez Cotán, Juan Van der Hamen, Antonio de Pereda, Luis Meléndez, entre otros.

Características

En estos cuadros no aparecen escenas mitológicas, religiosas, bélicas, o costumbristas, en realidad no hay escenas de ningún tipo. Tampoco es posible descubrir aquí paisajes o personajes retratados.

El bodegón suele mostrar un interior, bien de una habitación o bien de una cocina y sobre el alféizar de una ventana o sobre una mesa se disponen una serie de elementos naturales inertes como por ejemplo frutas, verduras, carnes y pescados. También pueden aparecer utensilios de cocina como platos, jarras, cubiertos, cuencos, vasos, etc.

Durante mucho tiempo, el bodegón fue considerado un género menor, secundario frente a los grandes géneros pictóricos. Los artistas preferían dedicarse a los retratos y a las escenas religiosas, normalmente mejor pagadas y consideradas por la sociedad. No obstante, grandes pintores realizan bodegones (Zurbarán, Goya, Dalí) e incluso algunos llegan a especializarse en ellos (Luis Meléndez, Juan Sánchez Cotán). Otros incorporan a sus lienzos trozos que son auténticos bodegones, es el caso de Velázquez.

Los alimentos y los objetos representados suelen resaltar sobre un fondo neutro (negro, pardo o gris) que no nos distrae de su contemplación. El tratamiento del tema es minucioso y veraz, el realismo es máximo. La observación tranquila de estos bodegones que exponemos seguro que te gusta. Observa el polvillo natural de las uvas, la piel de las manzanas, de las cerezas, la pelusa de los melocotones, el color de las fresas y de los espárragos, las superficies cerámicas, etc. El perfecto dibujo, el cuidado claroscuro y el rico colorido completan la sensación de realismo y cercanía de todo lo expuesto.

Enlaces externos

Fuentes