Saltar a: navegación, buscar

Brucelosis

Brucelosis
Información sobre la plantilla
Brucelosis1.jpg

Brucelosis . Enfermedad infecciosa de mamíferos no humanos que es contagiosa para el hombre; es provocada por especies de Brucella.

Medio de Infección

  • La brucelosis normalmente se detecta en cabras, ganado vacuno, cerdos, ovejas y perros criados en perreras (especialmente sabuesos). También se han observado infecciones en caballos, mulas, búfalos salvajes, renos (caribú), ciervos, alces, yeguas y ratas del desierto. La placenta, el feto, la leche y el semen de animales con brucelosis pueden resultar infecciosos.
  • Por otra parte, los insectos no parecen ser importantes respecto a la extensión de la enfermedad. La vía de invasión de las Brucella puede ser a través del ojo, nasofaringe, tracto genital y tubo digestivo en tanto que la piel no erosionada es resistente.
  • La mayoría de las infecciones en el hombre son el resultado de un contacto directo con animales enfermos. Por otra parte ciertas ocupaciones, especialmente el trabajo en plantas de empaquetamiento que procesan productos del cerdo, productos lácteos, en cirugía veterinaria y en la bacteriología de laboratorio pueden conducir a la brucelosis.
  • Las Brucella se distribuyen por todo el organismo del animal infectado y puede permanecer viables durante 21 días en una res muerta refrigerada. También pueden sobrevivir el curado del jamón, aunque el ahumado, el cocinado y la pasteurización las mata.

En el animal gestante

Los animales gestantes son particularmente susceptibles y muchas veces abortan.

Signos y Síntomas

En la mayoría de los casos, la enfermedad se presenta de forma insidiosa. Los síntomas predominantes son: debilidad, sudoración, escalofríos, malestar, dolor de cabeza, dolor de espalda y artralgia. Normalmente, existen pocas anomalías físicas y casi todos los pacientes experimentan fiebre en algún momento.
Las personas con brucelosis crónica pueden presentar un molesto malestar, dolores de cabeza, sudoración, depresión recurrente, inercia, dolores vagos, impotencia sexual e insomnio. Asimismo, pueden desarrollar abscesos en el hígado, bazo, órganos genitales, columna vertebral o huesos largos.

Tratamiento

Los pacientes con brucelosis deberían reposar en la cama mientras tengan fiebre al tiempo que a los que presentan deshidratación se les debería administrar glucosa o soluciones de electrólitos por vía intravenosa. Estos pacientes deberían tomar una dieta libre en calorías e hidratos de carbono para evitar la acidosis por inanición.
La clave del tratamiento reside en el rápido uso de agentes antimicrobianos específicos. La brucelosis activa, o sea, fiebre, aislamiento de especies de Brucella, títulos elevados de anticuerpos séricos, infección local y complicaciones, constituye una indicación para la aplicación del tratamiento. En este caso, debe administrarse tetraciclina, oxitetraciclina o clorotetraciclina en una dosis de 28 a 30 mg/kg/día, por vía oral, en 4 partes iguales, cada 6 horas, durante 3-4 semanas.
Los antimicrobianos que no se recomiendan para el tratamiento de la brucelosis incluyen todas las penicilinas, todas las cefalosporinas, además de cloramfenicol, novobiocina, cicloserina, eritromicina, neomicina, kanamicina, gentamicina, polimixinas B y E y las sulfamidas. Tampoco se recomienda el tratamiento mediante transfusiones sanguíneas, suero inmune, vacunas y fagos de Brucella.
Si es posible, hay que proceder al drenaje quirúrgico de los abscesos. Los abscesos del bazo o de un riñón se curan por extirpación del órgano. La espondilitis puede curarse mediante la utilización de antimicrobianos adecuados, reposo en cama e inmovilización de la zona afectada sin drenaje quirúrgico.

Enlaces Externos

Fuentes

  • Alton GG, Jones LM: Laboratory Techniques in Brucellosis. WHO Monograph No.55. New York, Columbia University Press, 1967.
  • Huddleson IF: Brucellosis in Man and Animals. New York, Commonwealth Fund, 1943.
  • Paul D.Hoeprich. Tratado de Enfermedades Infecciosas Volumen 2.1983