Saltar a: navegación, buscar

Camisa

Camisa
Información sobre la plantilla
Camisa 1.jpg
Prenda de vestir y también casual de tela que cubre el torso y usualmente tiene cuello, mangas y botones en el frente.

Camisa. Prenda de vestir de tejido fino que cubre el cuerpo desde el cuello hasta más abajo de la cintura y se abre de arriba abajo por delante.

Etimología

Hay algunos estudiosos de la historia de la moda, se dice que la camisa fue creada en el siglo V a.C en Grecia para vestir a los trabajadores. El nombre de la camisa actual proviene del latín tardío "camisia", aunque según los que defienden un origen griego podría venir del término kamasón, con el significado de túnica. Este origen griego aparece documentado por lo que podemos suponer que se fue adaptando a las diferentes lenguas.

Historia

Las primeras camisas se ponían pasándolas por la cabeza (al igual que una camiseta), ya que al principio la camisa fue considerada un prenda de ropa interior, y siempre se ponía debajo de otras prendas de vestir; solamente se lucía o veía el cuello de la misma. Precisamente, de ahí viene la costumbre que indica el Protocolo, que una caballero nunca debe quedarse en mangas de camisa, al menos en presencia de las señoras, por considerarse que era como quedarse desnudo en ropa interior. Por eso lo caballeros nunca deberían quitarse la chaqueta en los banquetes y otros actos.

Dadas las condiciones de vida de aquellos años, finales del siglo XIX, la camisa blanca o de tonos claros, era signo de distinción. Solo los aristócratas y gente de buena posición podían lavarla a menudo y tenerla siempre limpia. Eran bastante utilizados los cuellos postizos, pues como indicamos anteriormente, era la única parte que se lucía, en un principio; así se podía cambiar el mismo, sin tener que lavar el resto de la prenda no visible. Cuando aparecen las primeras camisas de colores más oscuros, rayas y estampados, las clases sociales más altas optan por mantener el blanco en los cuellos y puños de las camisas, como signo de distinción, para tratar de mantener las diferencias.

Las buenas camisas son caras debido a que en su confección se emplean materiales de buena calidad y emplean una mayor cantidad de tela, además suelen estar hechas a medida. También son más caras pues se cuidan los detalles como los cuellos, mangas, puños y hombros. Una buena camisa también se reconoce por el tipo de costura que lleva, que debe ser de puntada recta y con un mínimo de 7 u 8 puntadas por centímetro. Además, los ojales y los botones son siempre cosidos a mano. Aunque las camisas de vestir pueden ser también hechas en serie de fábrica, éstas tienen mejor precio pero no suelen contar con los detalles de las camisas hechas a medida y a mano. Para elegir una camisa, hay que saber si se usará con corbata o no, y hacer la prueba cerrando el último botón del cuello. Recuerde que una camisa mal ajustada se convierte en un instrumento de tortura, y además dará una mala impresión.

Las camisas de vestir suelen ser blancas, sin botones en el cuello y con puños para gemelos (doble puño) y, por supuesto, de manga larga. Tampoco llevan bolsillo. Una camisa clásica, nunca lleva bolsillo, y si lo lleva nunca debería usarse, para eso tenemos los bolsillos de la chaqueta. Las camisas de manga corta deben dejarse para ocasiones informales, el verano, cuando vestimos de sport, o para ir vestido sin chaqueta Una curiosidad a tener en cuenta, es que las camisas (como otras prendas de botones masculinas) abrochan de izquierda a derecha (tienen la fila de botones a la derecha) y las de las señoras abrochan de derecha a izquierda (tienen los botones a la izquierda). Obedece a que los hombres antaño podían desabrocharse la camisa o prenda similar con la izquierda y coger o sostener la espada con la mano derecha. Mientras que la mujer solía sostener al niño con la izquierda y desabotonar su camisa o blusa con la derecha.

Frases

Las costumbres y el refranero español nos dejan diversas alusiones a la camisa: "Meterse en camisa de once varas", "Madre e hija caben en una camisa; suegra y nuera no caben en la tela", "La buena lavandera, su camisa la primera", "Mal año espero, si en febrero anda en mangas de camisa el jornalero", etc. También de sus orígenes provienen otras connotaciones relativas al protocolo, como que un caballero nunca debe quedarse en mangas de camisa, justificado en que como ya hemos dicho era considerada una prenda de ropa interior, y por protocolo no deberíamos quitarnos la americana en la mesa o en general en cualquier acto social.

Buena apariencia de la prenda

Las camisas se pueden diferenciar por: tela (algodón, seda u otra tela), color o diseño (liso o plano, rayas, estampadas), confección (a la medida o en serie), tipos de cuellos, mangas o puños (con gemelos/colleras o abotonado) y uso (para usar con corbata o no).

Una buena camisa con cuello duro italiano o inglés debe llevar una costura para meter unas ballenas que le darán al cuello la curvatura adecuada y evita que las puntas del cuello se levanten. Las ballenas pueden ser de materiales diversos como plástico, níquel, plata o madreperla. No sirven para cuellos blandos como el de botones. En toda camisa que se precie, la unión entre el puño y la manga lleva pliegues. El ojal del puño debe ser horizontal y no vertical. Otro detalle a tener en cuenta es el canesú de la espalda partido por la mitad, coincidiendo el dibujo de la tela al igual que deben casar los dibujos de las costuras de los hombros con las mangas. La pieza trasera suele ser ligeramente más larga que la delantera y algunos fabricantes en el ángulo que existe entre ambas cosen un hexágono de tela para reforzar. Ese es el caso de Turnbull & Asser con su característico triángulo blanco. Los botones suelen ser de nácar y suelen llevar una tapeta simple. En cuanto al cuello hay muchas opciones donde escoger y su forma va a ser decisiva para el estilo de la camisa. Lo mismo ocurre con la elección de la tela.

Usos

Una buena camisa debe ser de seda o algodón, preferiblemente, y debe cubrir por completo el brazo hasta la muñeca, e incluso llegar hasta media mano con el brazo extendido. El puño debe sobresalir de la chaqueta al menos dos dedos cuando se dobla el brazo.

Las puntas del cuello, deben tocar la camisa, y no encontrarse despegadas, ni deben moverse por tener falta de rigidez en los cuellos de la misma. Las de vestir deben contar con el puño francés o doble puño, para poder lucir gemelos. Actualmente, existen unos complementos conocidos como cubre-botones, que sirven para las camisas que no tienen doble puño y quieren lucir un aspecto más elegante, similar al de las camisas con gemelos.

Una camisa clásica debe llevar "canesú", que es una costura vertical por la parte posterior de la camisa, necesaria para que la camisa nos quede bien adaptada. También suelen tener unas varillas o refuerzos en el cuello para que éste se mantenga siempre bien rígido. Las puntadas mientras más sean mejor "vida" tendrá la camisa. Los botones de nácar o imitación de este material. El puño debe constar de varios pliegues, dos botones y los ojales dispuestos de forma horizontal, para evitar que la manga no se abra de forma muy antiestética.

Etiqueta en el vestir

No todas las camisas son iguales o se visten de la misma manera..

La camisa es una de las prendas más utilizadas por los caballeros, tanto en atuendos formales, como informales o de sport. Pero no todas las camisas son iguales o se visten de la misma manera.

Cuello

Deberá ser acorde a la prenda que vista, y a la corbata, si la utiliza, que vaya a lucir. Salvo determinadas modas, los cuellos con botones no deben ser utilizados para lucir corbata, son pocos elegantes. Tampoco los que llevan un pequeño pasador. Los cuellos amplios son apropiados para lucir nudos de corbata anchos. Así como los estrechos son utilizados para nudos de corbata pequeños o estrechitos. Uno de los más elegantes, según los expertos, es el cuello italiano (también conocido como cuello cutaway o spread). Los cuellos de la camisa deben estar bien planchados y, si es posible, ligeramente rígidos (en épocas pasadas eran almidonados para obtener esta rigidez). Las medidas del cuello de la camisa deben ser exactas para evitar que quede demasiado holgado o que apriete demasiado siendo realmente incómodo llevar una camisa abotonada en su totalidad. Si lo desea puede ampliar información sobre las camisas en nuestro artículo "Tipos de camisa y como utilizarla".

Tipos de cuello

1. Cuello inglés.

El cuello de las camisas de vestir por excelencia. Sus puntas son más largas, que en las camisas de sport, y también es algo más estrecho. El cuello también es un poco más ancho que el de las camisas informales.

2. Cuello italiano.

Es más corto y más ancho que el cuello inglés. Y las puntas están algo más separadas. También es muy utilizado para vestir, al igual que el cuello inglés. Las puntas deben ser perfectamente rígidas para evitar que se doblen.

3. Cuello abotonado.

También conocido como cuello "botton down". Muy similar en tamaño, forma y apertura, al cuello de vestir pero "sujetado" con botones en los picos del cuello. Es un cuello informal, y las camisas que lo tienen no deberían utilizarse como camisa de "vestir" para eventos o ceremonias formales. Es un cuello de invención americana.

4. Cuello pasador.

También conocido como "cuello collar", Muy de moda hace años, pero apenas utilizado en la actualidad. Su principal característica, es que las puntas de los cuellos se unen por un pasador o alfiler. Al igual que el cuello abotonado, no debería utilizarse como "camisa" de vestir.

5. Cuello postizo.

No utilizados en la actualidad. Es el conocido cuello de quita y pon, utilizado para poderlo cambiar con independencia del resto de la camisa. Muy utilizado en épocas pasadas, sobre todo en la primera mitad del siglo XX, donde evitaba tener que lavar toda la prenda, y cambiando solamente el cuello, daba la impresión de limpieza y pulcritud.

Parte delantera

Amén del diseño elegido, la camisa debe llevarse abotonada en su totalidad, a excepción del último botón del cuello, que puede no abotonarse cuando se prescinde de la corbata, en camisas de sport y en camisas de manga corta. No obstante, como en tantos otros supuestos, la moda es bastante influyente en estos puntos. Las abotonaduras pueden ser de vestir, botones normales de nácar o cualquier otro material natural o sintético, o bien pueden ser de "fantasía" para el vestuario de etiqueta, principalmente. Estas abotonaduras de lujo suelen ser pequeñas perlas, brillantes, etc.

Puños

Dependiendo del uso que vaya a dar a una camisa se puede decantar por un tipo u otro de puño. Para las camisas de vestir puede valer simplemente con el puño normal, y para el vestuario de etiqueta el puño doble para gemelos. Ahora también hay camisas de puño mixto que pueden servir tanto para lucir botones y cubrebotones, como para lucir gemelos, escondiendo el botón en un ojal que llevan estos puños para tal fin. Los puños deben ir siempre abotonados, tanto si se lucen complementos en ellos, como si no se lleva nada. Los puños generalmente abotonados, salvo algunas tendencias que imponen con cierta periodicidad los puños desabotonados e incluso doblados sobre la manga de la chaqueta.

Tejido

Las camisas más utilizadas son las de algodón, aunque pueden ser de muchos otros tipos de tejido. De seda, de lino, de mezcla con fibras sintéticas, etc. Dependiendo de la época del año y del vestuario que luzca, deberá elegir la más adecuada para cada momento y ocasión.

Modelos

Hay tantos modelos de camisa como fabricantes y diseñadores en el mundo. Cada casa o fabricante tiene sus distintos patrones para la fabricación de esta prenda. Las camisas de vestir, por ejemplo, no suelen llevar bolsillo alguno, así como las de sport o de vestuario informal si que suelen llevarlo, a su lado izquierdo, generalmente.

Marcas reconocidas

  • Camisas Hawes & Curtis
  • Camisas Harvie & Hudson
  • Camisas Hackett
  • Camisas Benson & Clegg
  • Camisas Budd of Piccadilly
  • Camisas Hilditch & Key
  • Camisas New & Lingwood
  • Camisas Turnbull & Asser
  • Camisas T.M.Lewin
  • Camisas Brooks Brothers
  • Camisas Luigi Borrelli
  • Camisas Thomas Pink
  • Camisas Ralph Lauren
  • Camisas Charvet
  • Camisas Battistoni
  • Camisas Finamore Napoli

Consejos

  • El traje es el rey por excelencia, para el hombre. La chaqueta (americana) debe ajustar perfectamente en los hombros, y la caída debería distar al menos cerca de un palmo de las rodillas. Es decir, cubrir los bolsillos del pantalón, aproximadamente.
  • Las mangas, con los brazos rectos, deben llegar hasta las muñecas, y con los brazos doblados, tendrían que dejar ver los puños de la camisa (y así poder lucir los gemelos o los cubrebotones). La caída posterior de la misma deberá cubrir el asiento del pantalón.
  • El pantalón debe quedar a la altura del tacón del zapato. Ni quedar corto, viéndose los calcetines, ni arrastrar por el suelo (tres dedos al menos por encima de la altura del suelo).

No debemos dejarnos llevar por las modas, que a veces imponen determinados largos en los pantalones que son poco estéticos.

  • Las chaquetas cruzadas son más clásicas y se pasan menos de moda que las rectas. También son más "formales" que las rectas. La chaqueta cruzada se viste abrochando, generalmente, todos los botones (o al menos dos botones).

La chaqueta recta se viste abrochando solo el botón superior, o los dos superiores, dependiendo del número de botones. En caso de no abrocharla al completo, siempre deben dejarse sin abrochar los botones inferiores. Si la chaqueta nos está un poco justa, cosa que suele ocurrir cuando tardamos en ponerla y hemos cambiado de talla, lo mejor es que no se abroche. Queda muy feo esas tiranteces que se notan cuando la chaqueta nos aprieta y nos la abotonamos.

  • Respecto de las camisas los tejidos más utilizados son algodón y seda (aunque las mezclas con tejidos sintéticos son muy utilizadas). Los calcetines deben combinar con los zapatos y/o los pantalones, y serán, según el resto de prendas, oscuros.
  • El cinturón debe combinar con los zapatos. Aunque vista de sport, no desabroche más de un botón de su camisa. No es nada estético ver su pecho, por muy esbelto que sea usted (y no digamos si usted es de abundante pelo en el pecho).
  • Evite combinar cuadros con rayas, y no mezcle más de tres colores a la vez. Lo mismo ocurre con las corbatas, evite combinar corbatas estampadas con camisas estampadas, o rayas en la corbata y en la camisa.
  • Para vestir un traje, los complementos utilizados deben ser unos gemelos o cubre-botones y un alfiler de corbata. Anillos, los mínimos (una alianza y/o un solitario).
  • Y recuerde se ponga lo que se ponga, mantenga el buen gusto, sin perder su propio estilo personal. Y si quiere ir a la moda, procure adquirir prendas que vayan con su estilo y su forma de vestir.

Véase también

Fuente