Saltar a: navegación, buscar

Cantabria

Cantabria
Información sobre la plantilla
Comunidad Autónoma de España
<span/>
Bandera de Cantabria
Bandera

Escudo de Cantabria
Escudo

Ubicación de Cantabria
Ubicación de Cantabria
EntidadComunidad Autónoma
 • PaísBandera de España España
 •Azuqueca
 • Fundaciónsiglo IX
Población (2010) 
 • Total3,273,049 hab.
Cantabria.jpeg

Cantabria. Es una comunidad histórica y autonomía uniprovincial española. Limita al este con el País Vasco (provincia de Vizcaya), al sur con Castilla y León (provincias de León, Palencia y Burgos), al oeste con el Principado de Asturias y al norte con el mar Cantábrico. La ciudad de Santander es su capital y localidad más poblada. Sus primeras referencias datan del año 195 a. C., momento en que el escritor romano Catón el Viejo habla en su obra Orígenes del nacimiento del río Ebro en el país de los cántabros.

Historia

Prehistoria

La primera presencia humana en la cornisa cantábrica data de hace 200.000 años (Paleolítico). El arte que desarrolló aquel hombre de las cavernas, rupestre y mobiliar, se encuentra a lo largo de una extensa nómina de cuevas cántabras (Altamira, El Castillo, La Pasiega, Las Monedas, Covalanas, Hornos de la Peña, El Pendo). Practicaban grabado, pintura y ciertos atisbos de escultura, representando sus presas de caza (ciervo, caballo, bisonte, reno), motivos geométricos y simbólicos, pero rara vez la figura humana y nunca sus enemigos depredadores.

Guerras cántabras y romanización

Los romanos se encontraron en Cantabria con una sociedad clánica sin unidad política que habitaba en castros (poblados fortificados) y practicaba el pillaje en la Meseta para equilibrar su frágil economía. Ls recursos mineros, la voluntad de cerrar las fronteras del Imperio y la búsqueda de laureles de victoria llevaron a Octavio Augusto a iniciar la invasión de la región en 29 a. C.. La romanización en Cantabria fue tardía e incompleta, centrada en la explotación minera y ganadera, la cual marcó la disposición de las comunicaciones, centrada en la exportación a través de los puertos marítimos. Como urbes sólo destacan Julióbriga y Flavióbriga. Al derrumbarse el Imperio en el siglo V la antigua sociedad cántabra resurgió.

Alta Edad Media

La recuperada libertad de los Cántabros se prolongó hasta la ofensiva visigoda encabezada por Leovigildo en 574, que estableció un dominio precario en la vertiente sur de la Cordillera, fundando el Ducado de Cantabria como marca defensiva con capital en Amaya. Los primeros misioneros cristianos, San Millán de la Cogolla o Santo Toribio, no lograron gran repercusión. A comienzos del siglo VIII la invasión islámica alcanza Peña Amaya, empujando una importante inmigración hispano-goda que alterará fundamentalmente las estructuras socio-económicas y culturales cántabras. En 722 la victoria de Pelayo en Covadonga permitió la constitución del Reino de Asturias, núcleo político dentro del cual se configurará la sociedad cántabra medieval: asentamiento de aldeas en los valles, implantación de una economía agraria asentada en el cereal, la vid y las frutas y triunfo del cristianismo introducirán el feudalismo en la región, con el desarrollo de señoríos religiosos vinculados a los primeros monasterios.

Baja Edad Media

El avance de la Reconquista hacia el sur marginó de nuevo la región cantábrica, que sólo alcanzará un nuevo y relevante papel a partir del siglo XII, con la concesión de fueros a las villas marineras (San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo y Castro Urdiales) por parte de la corona castellana para impulsar el comercio de las lanas con el norte de Europa y asegurar las fronteras del reino. Las villas experimentan así un notable crecimiento demográfico y un desarrollo urbano alrededor de la pesca y el comercio, introduciendo el Gótico en la región (destacan las cuatro grandes catedrales). Su prosperidad les lleva a confederarse en la Hermandad de las Marismas (1296) con otros puertos del Cantábrico, sirviendo militarmente al reino en la conquista de las ciudades andaluzas durante el siglo XIII. La crisis del siglo XIV tiene su reflejo en las guerras de banderizas provocadas por los diferentes linajes que tejían la estructura señorial en Cantabria en pos de la extensión de sus patrimonios (La Vega, Manrique, Velasco). Esta ofensiva señorial desangrará el territorio cántabro (en villas y valles) hasta la imposición de la autoridad real durante el reinado de los Reyes Católicos.
Durante la Edad Media se articuló la estructura administrativa cántabra a través de Concejos, Juntas o Valles y Merindades (Becerro de las Behetrías, 1352), con la posterior implantación de los Corregimientos como instituciones de control estatal: uno para Asturias de Santillana, Campoo y Liébana y otro para las Cuatro Villas y Trasmiera.

Edad Moderna

El fin de la Edad Media en el siglo XV no alterará la situación de desvertebración política y administrativa de Cantabria, compartimentada en villas y valles, realengo y señoríos, costa e interior. El siglo XVI marcará, además, la crisis de las villas marineras, afectadas por las distorsiones económicas provocadas por las guerras de hegemonía de los Austrias y por la sucesión de hambrunas y plagas entre finales de la centuria y la primera mitad del XVII. Por otro lado la introducción desde América de nuevos productos agrícolas, especialmente el maíz, mejorará la precaria dieta posibilitando una recuperación demográfica que se sostendrá a lo largo del XVIII. A partir de la apertura del Camino de las Harinas en 1753 Santander, convertida en el puerto de Castilla hacia América (Reales Decretos de 1765 y 1778), experimentará un fuerte desarrollo alrededor de las actividades comerciales: creación del Obispado en 1754, concesión del título de ciudad en 1755, creación del Consulado del Mar en 1785. Los proyectos de unidad de las comarcas cántabras toman fuerza según se aproxima el final de la Edad Moderna, partiendo de dos ámbitos. Uno, tradicional, desde el Partido de las Cuatro Villas (buscando la defensa de sus exenciones fiscales) o desde la Provincia de los Nueve Valles (1778). Otro, vinculado a la burguesía santanderina, será el que triunfe con la Creación de la Provincia de Santander en 1801 y su restauración definitiva en 1833 dentro del esquema territorial implantado por Javier de Burgos.

Siglo XIX

Durante el XIX se inician y desarrollan procesos que configurarán la Cantabria contemporánea.

  • Administrativamente se logra la unidad territorial con la formación de la Provincia de Santander. Ello, no obstante, no acabará con los problemas de desvertebración e incomunicación que afecta a gran parte del territorio.
  • Económicamente triunfa la economía mercantil santanderina hasta que, en la segunda mitad de la centuria, el declive del comercio antillano lleve a una reorientación productiva: la producción vacuna y la minería antecederán al notable crecimiento industrial del siglo XX.
  • Socialmente es el siglo de la hegemonía burguesa, que verá aparecer a una nueva clase media y a una incipiente clase obrera con la progresiva introducción de las actividades industriales. Se inicia, además, el despoblamiento de los valles interiores, emigrando la población hacia la costa y los núcleos urbano-industriales (bahía de Santander, cuenca del Besaya, desembocadura del Asón, Castro Urdiales) y hacia el exterior (indianos y jándalos).
  • Políticamente se impone el liberalismo dinástico con la consolidación de la Provincia, que logrará un estable funcionamiento del turnismo durante la Restauración (1874), gracias a las redes clientelares tejidas por un caciquismo que encuentra un hábitat propicio en el rural y compartimentado espacio cántabro. En los núcleos urbanos se desarrollará un pujante republicanismo y finalizando el siglo aparecen las primeras organizaciones obreras.

Siglo XX

Los cambios iniciados en la anterior centuria se aceleran y profundizan, evolucionando la Provincia hacia lo que será la Comunidad Autónoma creada en 1983.

  • Demográficamente se certifica el virtual despoblamiento de los valles y montañas del interior alejadas de los principales núcleos y de las vías de comunicación, concentrándose la población en la costa en y las áreas urbanas.
  • Económicamente se consolida el desarrollo industrial basado en la producción láctea, la transformación pesquera, la química y la metalurgia, que alcanza su máxima expresión mediada la centuria, iniciando entonces un lento declive que desemboca en la fuerte crisis y reconversión de los años 70 y 80. Prolongado período crítico que influirá en la compleja estabilización de la Autonomía.
  • Socialmente se experimenta una notable proletarización, creándose un fuerte contraste entre áreas industriales y zonas agrarias que en los años 30 alimentó los enfrentamientos derivados en la Guerra Civil. La desindustrialización del último tercio de siglo alteró el perfil socio-profesional de la región, menguando considerablemente la población agraria, reduciendo la obrera e impulsando los sectores terciarios. Desde los años 60, además, se potencia una actividad turística marcada en exceso por la estacionalidad.
  • Políticamente arrancan los impulsos democratizadores en el primer tercio de siglo, consolidándose durante la II República, período de intensa actividad política. La imposición de la dictadura franquista eliminó las organizaciones democráticas y obras, sustentándose el régimen sobre unas remozadas redes caciquiles. La recuperación de la democracia a partir de 1975 –inseparable en Cantabria de la consecución de la Autonomía- hubo de pervivir, empero, con ese viejo caciquismo envuelto ahora en el discurso de un indeterminado regionalismo y sustentado en los vínculos entre clase política y promoción inmobiliaria, forjador de nuevas redes clientelares. Política marcada, además, por las tendencias conservadoras reforzadas tras el largo y traumático proceso de desindustrialización.

Gobierno y administración

El Estatuto de Autonomía de Cantabria del 30 de diciembre de 1981 establece que Cantabria encuentra en sus instituciones la voluntad de respetar los derechos fundamentales y libertades públicas, a la vez que se afianza e impulsa el desarrollo regional sobre la base de unas relaciones democráticas. En este documento se recogen las competencias de la Comunidad Autónoma que han sido transferidas desde el Gobierno de España, cabe destacar que aún quedan algunas no transferidas, al igual que otras Comunidades, como por ejemplo la Justicia. El Parlamento de Cantabria es la principal institución de autogobierno de la Comunidad Autónoma, siendo el órgano representativo del pueblo cántabro. En la actualidad está constituido por treinta y nueve diputados elegidos por sufragio universal, igual, libre, directo y secreto. Las funciones principales del Parlamento son: ejercer la potestad legislativa, aprobar los presupuestos de la Comunidad Autónoma, impulsar y controlar la acción del gobierno y desarrollar las demás competencias que le confiere la Constitución española, el Estatuto de Autonomía para Cantabria y las demás normas del ordenamiento jurídico. El presidente de la comunidad autónoma ostenta la más alta representación de la misma y la ordinaria del Estado en Cantabria y preside, dirige y coordina su actuación. Será elegido por el Parlamento de entre sus miembros, previa consulta con las fuerzas políticas representadas en el mismo, y nombrado por el Rey. Presentará su programa al Pleno de la Cámara y, deberá contar con la mayoría absoluta o simple en segunda votación. El Gobierno de Cantabria es el órgano encargado de dirigir la acción política y ejerce la función ejecutiva y la potestad reglamentaria de acuerdo con la Constitución, el Estatuto y las leyes. El Gobierno estará compuesto por el presidente, el vicepresidente, en quien podrá delegar temporalmente sus funciones ejecutivas y de representación el Presidente, y los consejeros, que serán nombrados y cesados por el presidente.

Transporte y comunicaciones

La consecuencia más significativa que se deriva de la fuerte energía del relieve del territorio cántabro es la existencia de barreras topográficas que condicionan decisivamente el trazado de las infraestructuras de conexión, tanto perpendicular, en sus accesos a la meseta castellana, como trasversal, en la comunicación entre valles, así como su elevado coste de construcción y mantenimiento. Según el Ministerio de Fomento, Cantabria cuenta con 2.393 km de carreteras convencionales y 206 km de autovías o autopistas. El Aeropuerto de Santander, único aeródromo de la región destinado al tráfico regular de viajeros, ha sufrido un espectacular crecimiento en el volumen de pasajeros que han utilizado sus instalaciones a raíz de que en el año 2003 empezase a operar en él la aerolínea de bajo coste Ryanair. En la actualidad desde el aeropuerto se puede volar a 11 destinos nacionales y siete internacionales. En conjunto las principales infraestructuras de comunicación de la región son:

  • Aeropuerto de Santander (Parayas).
  • Autovía del Cantábrico (A-8, ruta europea E-70).
  • Autovía de la Meseta (A-67).
  • Ferrocarril de vía estrecha Santander-Oviedo (FEVE).
  • Ferrocarril de vía estrecha Santander-Bilbao (FEVE).
  • Ferrocarril de vía ancha Santander-Palencia-Valladolid-Segovia-Madrid (Renfe Operadora).
  • Línea de Brittany Ferries Santander-Plymouth.
  • Puerto de Santander.

Medios de comunicación

Prensa

El número de lectores de prensa en Cantabria se sitúa por encima de la media española, con más de 100 ejemplares por cada 1.000 habitantes. Los principales periódicos son El Diario Montañés, fundado en 1902, y Alerta, que vio la luz en 1937, con una tirada en el primero de los casos de 45.000 ejemplares. En la Comunidad Autónoma existe un predominio claramente superior de la prensa regional frente a la de cobertura nacional, siendo una de las regiones donde este dato es más abrumador. Así, existen casos como el del citado periódico decano de la prensa cántabra y uno de los más importantes a nivel regional en España, El Diario Montañés, que acapara más del 60% del mercado, cifras solo superadas en España por Diario de Navarra.

La Guerra Civil Española dio al traste con un panorama de prensa diaria mucho más extenso que el actual y que había abarcado el último tercio del siglo XIX y los primeros treinta años del XX. Desaparecerían tres de las cabeceras históricas que habían marcado una época hasta entonces: El Cantábrico, La Región y La Voz de Cantabria.

En los últimos años, aprovechando las facilidades para la difusión que ofrecen las nuevas tecnologías, han surgido en la región nuevas alternativas de periodismo digital mediante ediciones electrónicas de periódicos impresos o el nacimiento de otros nuevos que tienen en Internet su único canal de difusión. Junto a estos nuevos modelos aparecen iniciativas de prensa de distribución gratuita siguiendo el ejemplo de otros muchos proyectos semejantes en España y el resto de Europa.

En enero de 2008, el periódico Diagonal comenzó a publicar un suplemento dedicado a Cantabria. En febrero de 2008 el diario El Mundo lanza una edición regional para Cantabria, El Mundo Hoy en Cantabria. Desde junio de 2010, el Grupo Digital 2006 lanzó en Cantabria el nuevo periódico Aquí Diario, intentando cubrir la demanda de medios de izquierda en la región. Desde octubre del mismo año, Aquí Diario se vende exclusivamente con el diario Público.

Radio

A diferencia de la prensa escrita, la radio en Cantabria ha experimentado en las últimas décadas un constante crecimiento. Radio Santander fue la pionera, casi simultáneamente con Radio Torrelavega (EFJ 44), que fue la primera en pasar de la OM a la FM y posteriormente también la que dotó a sus emisiones de la estereofonía. Años más tarde llegaron en la década de los sesenta y setenta, la COPE (la antigua Radio Popular) y más tarde Radio Nacional de España. En los años 1990 hicieron su aparición las emisoras de frecuencia modulada, destacando Onda Cero, viendo la luz una gran cantidad de radios de ámbito regional y local, algunas de legalidad incierta. Esto dio lugar incluso a denuncias por parte de Aviación Civil por interferencias en el espectro de radiofrecuencias destinadas a la navegación aérea por la potencia con que emitían ciertas de ellas desde Peña Cabarga y, en algunos casos, desde emplazamientos no autorizados.

Televisión

Cantabria carece hasta la fecha de canal de televisión autonómico público. En 1989 el gobierno de Cantabria, bajo la presidencia de Juan Hormaechea, adquirió equipamiento destinado a un centro emisor de producción de televisión pero el cambio de gobierno y el gran coste que suponía hizo que finalmente el proyecto se desechara y el material vendido. Actualmente no existen planes de retomarlo y la presidencia de gobierno ya ha señalado que la creación de una televisión autonómica no es una prioridad.

En 1984 se crea el Centro Regional de TVE en Cantabria y en 1996 inician sus emisiones las primeras televisiones locales. Entre estas últimas destacan por su cobertura regional y shareTeleBahía y Canal 8 DM. Inicialmente la solución tecnológica que contemplaba el plan del Gobierno de Cantabria era la difusión de la TDT es la transmisión vía satélite a los hogares, dado que se consideraba que esta era la única tecnológica que garantiza una completa difusión de la señal en Cantabria debido al fuerte perfil montañoso de la región.

Recursos Naturales

Flora

Desde el punto de vista de su flora, Cantabria se localiza entre dos regiones biogeográficas. La mayoría del territorio pertenece a la región Eurosiberiana, pero el extremo meridional forma parte de la región Mediterránea. Esta situación fronteriza tiene un efecto directo en las características del paisaje vegetal de la región, en el que se entremezclan especies mediterráneas y especies atlánticas, que enriquecen la composición botánica de los distintos ecosistemas existentes.

Fauna

La fauna de Cantabria posee una riqueza que se puede considerar elevada, tanto en número de especies como en la importancia y singularidad de algunas de ellas, debido a su todavía elevado grado de naturalidad, variedad de medios y a su situación geográfica. La mayoría del territorio pertenece a la región Eurosiberiana, pero el extremo meridional forma parte de la región Mediterránea. Esta situación fronteriza tiene un efecto directo en las características de la fauna de la región y hace que coincidan especies mediterráneas y especies atlánticas.

Espacios naturales protegidos

A pesar de su escaso tamaño, Cantabria posee un buen número de espacios protegidos. Integran la Red de Espacios Protegidos de Cantabria:

  • Parque Nacional de los Picos de Europa.
  • Parque Natural Collados del Asón.
  • Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel
  • Parque Natural Macizo de Peña Cabarga.
  • Parque Natural de Oyambre.
  • Parque natural del Saja-Besaya.
  • Parque Natural de las Dunas de Liencres.
  • Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón.

El más importante de ellos es el Parque Nacional de los Picos de Europa, que afecta además de a Cantabria a Castilla y León y Asturias y cuya gestión comparten las tres comunidades autónomas. Por otra parte Cantabria cuenta con 8 Zonas de Especial Protección para Aves (ZEPAS): Marismas de Santoña, Victoria y Joyel y Ría de Ajo, Liébana, Desfiladero de La Hermida, Sierra de Peña Sagra, Sierra de Híjar, Sierra del Cordel y cabeceras del Nansa y Saja, Embalse del Ebro y Hoces del Ebro. Además existen 21 Lugares de Importancia Comunitaria (LIC): Liébana, Montaña Oriental, Rías occidentales y Duna de Oyambre, Dunas de Liencres y Estuario del Pas, Dunas del Puntal y Estuario del Miera, Costa Central y Ría de Ajo, Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, Sierra del Escudo de Cabuérniga, Valles altos del Nansa y Saja y Alto Campoo, Sierra del Escudo, Río Deva, Río Nansa, Río Saja, Río Pas, Río Miera, Río Asón, Río Agüera, Río y Embalse del Ebro, Río Camesa y 2 cavidades con importantes colonias de quirópteros.

Deporte

El deporte tradicional por antonomasia en Cantabria es el juego de los bolos en sus cuatro modalidades: bolo palma, pasabolo tablón, pasabolo losa y bolo pasiego. El primero es el más extendido, rebasando el propio ámbito regional a la zona oriental de Asturias, y siendo el que mayor complejidad presenta a la hora de jugar. La existencia de boleras o corros destinados al juego de los bolos es importante en todos los núcleos de población de Cantabria, localizándose generalmente próximos a la iglesia o bar del pueblo.

Desde finales de los años 1980 los bolos viven una época de consolidación con la potenciación de las escuelas de bolos, impulsadas por los diferentes ayuntamientos e instituciones cántabras; las competiciones de Liga, Copa y Circuitos Regionales o Nacionales o su expansión mediática motivado por el interés social.

Como en toda la costa norte de España, especialmente en Cantabria y el País Vasco, el remo es un deporte muy tradicional en las localidades costeras. Los orígenes del remo se remontan varios siglos atrás, cuando varias traineras de cada pueblo se disputaban la venta del pescado, que se reservaba a la embarcación que antes llegase a la lonja. Fue a finales del siglo XIX cuando el trabajo se convirtió en deporte y se comenzaron a organizar regatas entre localidades del Cantábrico. Los clubes de Cantabria, especialmente Castro Urdiales, Astillero, y Pedreña son tres de los más laureados en la historia de este deporte y actualmente atraviesan unos de sus mejores momentos deportivos tras décadas de sequía de trofeos. Dentro de los deportes de masas, Cantabria está presente en competiciones nacionales e internacionales a través de equipos como el Racing de Santander o la Gimnástica de Torrelavega, en fútbol; el Balonmano Cantabria que ha ganado varias ligas y Copas del Rey así como títulos internacionales, en balonmano, el Cantabria Lobos, que ha militado en la ACB en baloncesto y el Estela Santander que milita en LEB, y también está representado en la máxima categoría del ciclismo mundial como es el equipo UCI Pro Tour, Footon-Servetto así como su filial el Trasmiera-Fuji, el Camargo FerroAtlántica o el Cuevas El Soplao en categoría amateur. Cabe mencionar en el aspecto individual a deportistas de la talla de José Manuel Abascal, Severiano Ballesteros, Óscar Freire y Francisco Gento.

Cultura

Lenguas

El español o castellano es la lengua oficial de Cantabria.
Igualmente está reconocida como lengua minorizada, dentro del marco de la Unión Europea, el cántabro o montañés. Quedan restos del montañés con más fuerza en la mitad occidental y en los valles de Pas y de Soba, en la montaña oriental. Esta lengua, considerada dentro del sistema lingüístico del asturleonés no está regulada ni tiene reconocimiento oficial.

Gastronomía

De la gastronomía cántabra se ha dicho que es una de las más pulidas y refinadas del país pues aunque está influenciada por la asturiana y vasca posee su propia personalidad, haciéndose célebre la afirmación "¡ que bien se come en el norte !". El historiador Estrabón hablaba ya, hace 2.000 años, del curioso hábito de los salvajes cántabros de comer mantequilla. También es característico desde el siglo XIII en nuestra región el uso del aceite de oliva, que no se implantaría en el resto de España hasta el siglo XX.

Monumentos y museos

Cuevas: Cueva de Altamira, Cueva de El Soplao, Cueva del Valle, Cueva de El Pendo, Cueva de La Pasiega, Cueva de Las Monedas, Cueva de El Castillo, Cueva Morín, más. Arquitectura civil: Palacio de la Magdalena, Capricho de Gaudí, Universidad Pontificia Comillas, Palacio de Sobrellano, Palacio de la Bárcena, Castillo de Argüeso, Castillo de Agüero, Palacio de Soñanes, Palacio de los Hornillos, Palacio de Elsedo, Palacio de Rugama, más. Arquitectura religiosa: colegiatas de Santillana del Mar, Santa Cruz de Castañeda, Monasterio de Santo Toribio de Liébana, iglesias como la de Santa María de Lebeña, Santa María de Piasca, Santa María del Puerto de Santoña, la Catedral de Santander, Colegiata de San Martín de Elines, Iglesia rupestre de Cadalso en Valderredible, más. Museos: Museo Marítimo del Cantábrico, Museo etnográfico de Cantabria, Museo de Bellas Artes de Santander, Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, Museo de la Naturaleza de Cantabria, Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, Museo de Cantabria, Museo de Artillería de la Cavada, Museo Torre Pero Niño, más.

Universidades

  • Universidad de Cantabria.
  • Universidad Internacional Menéndez Pelayo.
  • Universidad Nacional de Educación a Distancia.
  • Fundación Comillas.

Fuentes