Saltar a: navegación, buscar

Cebra

Cebra
Información sobre la plantilla
Cebra.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Clase:Mamífero
Orden:Piciformes
Familia:Equidae

Prensa

Cebra. Pertenecen a la familia de los équidos y existen al menos tres especies de ellas y numerosas subespecies. Aunque resulte risible, la forma de diferenciarlas entre sí es a través del número, el grosor y la disposición de las rayas que se encuentran sobre el pelaje de su cuerpo, que definitivamente es el rasgo característico de este animal sobre todos sus demás familiares.

Descripción

Animal procedente del continente africano muy parecido al Caballo, que cuenta con crin de pelos ásperos y erectos a lo largo del cuello, orejas grandes y cola de abundante pelo negro, siendo su rasgo más característico tener el cuerpo rayado sobre un pelaje de fondo claro. Las cebras adoran vivir en libertad y defienden este valor con gran fuerza e incluso salvajismo si se ven amenazadas. Cuando luchan lo hacen a fuerza de coces y mordiscos de forma tan vigorosa que, del reino animal, sólo el león es capaz de vencerlas. Sin embargo, los leones, las hienas y algunos perros salvajes son sus depredadores menos temibles, pues una vez más el hombre es su mayor enemigo.

Distribución y hábitat

Area de dispersión de la Cebra.

Las necesidades de agua de cada especie son distintas y eso explica las preferencias de cada una de ellas por los distintos hábitats. La cebra de Grévy es la especie que aguanta mejor la sequía. Vive en praderas y zonas de monte bajo del norte de Kenia, Somalia y Etiopía, en zonas inhóspitas de elevadas temperaturas. Durante la estación seca, cuando los ríos, arroyos y otras fuentes de agua se secan, las cebras de Grévy sobreviven gracias a los agujeros que hacen con sus patas en los lechos arenosos de los ríos. La cebra de montaña vive en zonas escarpadas de Sudáfrica y en las colinas costeras de Namibia y Angola. Esta especie también está adaptada a condiciones de sequía, como la cebra de Grévy, y excava buscando agua cuando las reservas empiezan a escasear. Sin embargo, para sobrevivir durante la estación seca la cebra de montaña se desplaza hasta zonas más montañosas, donde la humedad se condensa y forma lluvia o nieve. La cebra común o cebra de Burchell tiene un área de distribución más extensa que las especies anteriores. Vive en praderas y Sabanas del este de África, llegando hasta Angola por el oeste. A diferencia de la cebra de Grévy y la cebra de montaña, la cebra común necesita acceder a superficies de agua cada día y en algunas zonas migra para encontrar lugares con suficiente agua para beber.

Rayas

Las rayas son propias de cada animal y existe cierta similitud entre las cebras de una misma zona geográfica. Algunos estudios señalan que los caballos, yeguas y asnos también han llegado a tener rayas sobre sus cuerpos, pero que, con la evolución de la especie, éstas se han camuflado, siendo las cebras las únicas que las conservan en la actualidad. Dependiendo de la especie las rayas pueden ser marrones oscuras o negras y cumplen un cometido muy importante para este animal, pues le ayudan a encubrirse de sus depredadores, que no logran enfocar, en el horizonte, a una de ellas individualmente, lo que les permite correr rápidamente y esconderse entre los matorrales.

Tipos de Cebra

Cebra de montaña

A diferencia del resto de especies de cebras que viven en zonas más áridas, la cebra de montaña habita en el suroeste de África en áreas con vegetación más abundante y densa. El dibujo a rayas del pelaje ayuda a romper la línea del contorno del cuerpo, de modo que a los depredadores les resulta difícil individualizar a un animal en concreto mientras corren en grupo.

Cebra de Burchell

Es la cebra que más se parece al caballo y debe su nombre al naturalista británico William John Burchell, primero en describir esta especie. Su cuerpo es redondeado con el lomo un poco arqueado, crin erecta, cola larga y abundante. El pelaje es amarillento en el lomo y blanco en la parte inferior. A lo largo del espinazo tiene una franja negra bordeada de blanco por todo el cuerpo que se intercepta con varias rayas negras y marrones. Habita en las sabanas de África oriental y Sudáfrica.

Cebra de Grevy o cebra Real

Esta cebra era muy abundante y se encontraba distribuida geográficamente por toda el África, pero hoy se encuentra casi extinguida. Se considera la más hermosa entre todos los tipos de cebras por lo armonioso y elegante de su cuerpo. Mide aproximadamente 1,50 m. de alto y 2,50 m. de largo. El pelaje es distinto a todas las demás, el fondo es blanco puro con un delicado toque de rosado que simula a la gamuza sobre el que sobresalen brillantes franjas negras de 3 cm. de ancho en el cuerpo y de aproximadamente 8 cm. en el cuello.

Descripción física

Las cebras se parecen a los caballos aunque son más pequeñas, con una crin de pelos erectos a lo largo del cuello y una cola corta, terminada en un mechón de pelos oscuros. La cebra de montaña es la especie de menor tamaño; mide 1,2 m a la altura de la cruz. La cebra común es algo mayor, con una altura de 1,4 m a la cruz. La cebra de Grévy es la especie más grande y mide 1,5 m a la altura de la cruz.

Las cebras común y de montaña pesan entre 290 y 340 kg, mientras que la cebra de Grévy pesa unos 450 kg, que es aproximadamente el peso de un caballo de carreras. Los machos de las cebras común y de montaña son algo mayores que las hembras, mientras que los machos y hembras de la cebra de Grévy pesan aproximadamente lo mismo.

Cada cebra tiene un patrón de rayas diferente y no hay dos animales que tengan exactamente el mismo dibujo. La cebra de Grévy tiene rayas muy numerosas y estrechas, más anchas en el cuello; son verticales en el cuerpo, oblicuas en la grupa y hombros y horizontales en las patas. También posee una línea oscura en el lomo, entre dos líneas blancas que se amplían en la grupa. El vientre y el interior de los muslos son blancos. La cebra de montaña tiene rayas más anchas que la cebra de Grévy; las rayas son verticales excepto en los muslos, donde son muy amplias y horizontales. La cebra común tiene las rayas más anchas que las otras dos especies y es la única de las tres en la que las rayas se extienden hasta el estómago; en las otras dos especies la parte inferior del cuerpo es casi o completamente blanca.

Como las cebras pasan mucho tiempo comiendo, resultan una presa fácil para los depredadores y algunos zoólogos han sugerido que el dibujo a rayas de las cebras constituye un camuflaje de protección ya que rompe el perfil del animal, por lo que resulta más difícil verlo desde lejos. Además, cuando están en manada, las rayas de las cebras podrían confundir a los depredadores que no son capaces de distinguir a un animal suelto en el fondo de rayas. Algunos expertos piensan que el dibujo de las cebras puede tener un papel relevante en su vida social. Como la mayoría de los miembros de la familia del caballo, las cebras son animales muy gregarios que están constantemente buscando compañía. Sus rayas pueden actuar como una señal de identidad, ayudando a los animales a mantener contacto con los demás.

Alimentación

Las cebras se alimentan al amanecer y al anochecer, descansando durante las horas de más calor. Durante el día duermen a veces de pie, como los caballos, pero durante la noche a menudo se tumban. Para cualquier animal, los ratos de sueño son peligrosos porque pueden ser atacados por los depredadores.

Por este motivo, las cebras solo duermen si uno o más de sus vecinos están despiertos para actuar de centinelas. Cuando comen sucede algo parecido; mientras algunas cebras están comiendo hierba otras están vigilando por si aparece algún peligro.

Durante el día las cebras pueden recorrer unos 20 km o más en busca de comida, volviendo generalmente al mismo lugar para descansar durante la noche. Sin embargo, en algunas partes de África, como en Tanzania, realizan migraciones durante la estación seca en compañía de miles de ñúes y gacelas.

Reproducción

Las hembras pueden dar a luz a su primera cría a partir de los tres años y, desde entonces, suelen quedarse embarazadas entre los dieciocho meses y los tres años. En los machos el periodo reproductor no suele empezar hasta los cinco o seis años.

Después de un periodo de gestación de unos 12 meses, las hembras suelen dar a luz a una sola cría. El recién nacido se alimenta de la leche materna hasta que cumple el año. Estos doce meses son los más peligrosos para las crías, porque aunque las cebras pueden correr desde que nacen, no tienen velocidad ni resistencia suficiente para escapar de los leones y otros depredadores.

Las hembras de la cebra de Grévy cuidan de las crías sin ayuda de los machos. En las otras dos especies, los machos protegen a las crías de la unidad familiar y también a sus madres. A pesar de la vigilancia constante de sus padres, solo un 50% de las crías sobrevive durante el primer año.

Comportamiento social

Las cebras viven generalmente en grupos llamados manadas, pero la estructura social de estos grupos depende de la especie. La cebra común y la de montaña forman pequeñas unidades familiares, formadas por entre 1 y 6 hembras con sus potros, que se encuentran bajo el liderazgo de un macho.

Una vez que el macho reúne a un grupo de hembras, se enfrenta a la amenaza continua de ser desplazado por un rival más fuerte. Cuando un intruso aparece, el macho líder empieza a desafiarle. Si el rival no huye comienza una lucha y los dos machos golpean sus cuellos y sus patas y, como último recurso, se dan coces con sus patas traseras.

Los grupos familiares de la cebra de montaña y la cebra común son muy estables y aunque un rival más joven puede desplazar al macho líder de la manada, las hembras a menudo permanecen en el mismo grupo durante toda su vida. Dentro del grupo se mantiene un orden estricto de jerarquía según la edad, que se puede observar claramente cuando los animales se desplazan. La hembra de mayor edad va la primera, seguida de sus crías, y después le siguen otras hembras y potros, con los más jóvenes marchando detrás. Finalmente, los machos cierran la marcha.

Por el contrario, en las cebras de Grévy no existen esos vínculos permanentes entre los animales adultos. La unidad social dominante consiste en una hembra y una o dos crías. Aunque a veces la hembra se asocia con otros animales, no existe un rango establecido entre ellos, y cada uno viene y va cuando quiere. Sin embargo, como sucede en las otras dos especies, el comportamiento de la cebra de Grévy depende de la cantidad de comida disponible. Si la comida escasea, los animales se desplazan, pero si la comida abunda en un lugar determinado, cientos de cebras pueden reunirse para alimentarse.

El contacto físico juega un papel muy importante en la vida diaria de las cebras. Parejas de adultos, así como las madres y sus crías, a menudo se limpian entre sí. Permanecen uno al lado del otro, con la cabeza de una cebra pegada a la cola de su pareja, para limpiar su pelo. Las cebras suelen descansar en esa posición, ya que eso les permite utilizar sus colas para alejar las moscas de la cara de la cebra que tienen al lado. Esta postura también les proporciona otra ventaja: los dos animales juntos completan una vista de 360º de los alrededores. Las cebras se comunican unas con otras mediante movimientos de alguna parte de su cuerpo o mediante sonidos. Cuando una cebra baja las orejas suele indicar que va a empezar a cocear, mientras que un resoplido pone de manifiesto que está alarmada por algo.

Las cebras se adaptan bien a la vida en cautividad, y son animales muy populares en los parques zoológicos. Aunque no son tan fáciles de domar como los caballos, también pueden ser amaestradas y entrenadas para tirar de carros. Sin embargo, resultan difíciles de montar.

Estado de conservación

Las cebras se han cazado durante miles de años, tanto por su carne como por su piel. Durante el Siglo XIX la cuaga, una especie de cebra que vivía en Sudáfrica fue cazada hasta llevarla a la extinción. El último animal en cautividad, que vivía en el zoológico de Amsterdam, murió en 1883, varios años después de que la especie hubiera desaparecido en estado salvaje.

Tanto la cebra de montaña como la cebra de Grévy están catalogadas como En Peligro (EN) en la Lista Roja de Especies Amenazadas elaborada por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). Con una población de menos de 10.000 animales, la cebra de Grévy está amenazada tanto por la caza como por el ganado, que compite con ella por el agua y la comida. Su distribución ha disminuido de modo dramático y su población es tan pequeña que cualquier desastre medioambiental, como una sequía, puede afectar a la especie.

Una subespecie de cebra de montaña que vive en África del sur está cercana a la extinción. Durante la década de 1930 la población de esta subespecie contaba con menos de 100 animales. Tras un programa continuado de conservación, que se ha llevado a cabo en las últimas décadas, la población aumentó a unos 700 animales. Más al norte, en Namibia y Angola, las cebras de montaña son más numerosas, con una población de unos 25.000 ejemplares, aunque estas poblaciones también están amenazadas por la caza y la pérdida de hábitat.

La situación de la cebra común es menos preocupante. Posee una distribución amplia y la población excede los 750.000 animales. Sin embargo, a nivel local, las poblaciones de cebra común están amenazadas por la caza y la destrucción del hábitat.

Véase también

Fuente