Saltar a: navegación, buscar

Celulitis facial odontógena

Celulitis facial odontógena
Información sobre la plantilla
Celulitis facial.jpg
Clasificación:No trasmisible
Agente transmisor:Estreptococo u Estafilococo
Región de origen:Odontógena
Celulitis facial odontógena. Inflamación difusa de los tejidos blandos de la cara, producto de la infestación ocasionada por un diente cariado, la cual se extiende por los espacios a través de los tejidos a más de una región anatómica o espacio aponeurótico de la misma. Es una de las entidades patológicas observadas con mayor frecuencia en la consulta de Urgencia estomatológica en la Atención Primaria de Salud en Cuba.

Etiología

La etiología más reconocida es la de origen piógeno, causada por un estreptococo -en ocasiones asociada a otras bacterias-, aunque una exaltación en la virulencia del estafilococo dorado puede ser el agente patógeno causal.

Se asocian también factores predisponentes, que atañen al huésped,  como la desnutrición, la diabetes y la inmunodepresión.

Si los gérmenes son extremadamente virulentos o el uso inadecuado de antibióticos crea como una resistencia del germen a los mismos, la infección avanza a través de los tejidos circunvecinos hacia zonas remotas del sitio de origen de la misma.

De persistir esta condición y la respuesta fisiológica no logra controlar el avance de la infección y los agentes terapéuticos demuestran ser fútiles, se compromete la vida del paciente.

Cuadro sindrómico general

Por lo general se confina a la zona de los maxilares en sus inicios. Se puede constatar u observar un cuadro sindrómico conformado generalmente por edematización grosera de los tejidos blandos de la cara, tumefacción, a menudo duros a la palpación, rubor y calor de la zona en cuyo estadío no se produce supuración, no habiendo una localización de la infección.

También puede mostrar una severa reacción sistémica a la infección con toma del estado general, presentando temperatura elevada y malestar general.

Cuadro hematológico

Desde el punto de vista hematológico, se va a producir una vasodilatación en la zona afectada, con aumento de la permeabilidad de los vasos, dando lugar a la salida de un exudado hacia el Intersticio|intersticio.

Generalmente aumenta la velocidad de eritrosedimentación y el recuento leucocitario, alterando dicha fórmula. El ritmo cardíaco está acelerado, tratando de suplir el enlentecimiento de la circulación. El equilibrio electrolítico se modifica, lo que influye en el malestar referido por el paciente.

Los cambios hematológicos mencionados se deben a las sustancias implicadas en los cambios vasculares, denominadas mediadores químicos, por ejemplo: prostaglandinas, citocinas, Aminas vasoactivas|aminas vasoactivas como las serotoninas, cuyas acciones son similares a las de la histamina. Estos mediadores químicos promueven la vasodilatación y el aumento de permeabilidad vascular.

Avance del proceso

Si la infección continúa avanzando y no es detenida por la defensa fisiológica, el material purulento puede labrar su trayecto hacia la superficie donde puede evacuarse espontáneamente, dependiendo de su ubicación y de la proximidad de las estructuras anatómicas que guían su avance. 

Prevalencia

La celulitis facial odontógena se presenta con más frecuencia en pacientes jóvenes entre los 20 y 30 años, y en niños entre los 6 y 11 años.

La zona más afectada es la del cuerpo mandibular, submandibular y región geniana, donde hay estructuras adyacentes importantes.

Criterio médico

Al ser diagnosticada, independientemente del estadío en que se encuentre y las características evolutivas de la misma, tiene criterio urgente de remisión hacia la atención hospitalaria donde debe ser atendida, por contar con los recursos necesarios para su tratamiento.

Conducta a seguir

Su tratamiento esta en dependencia de las condicionales del paciente y el estado evolutivo del cuadro clínico que generen las indicaciones adecuadas que contrarresten el mismo, tales como el ingreso del paciente si lo merita, el posible drenaje de la lesión que alivie al paciente y modifique en beneficio el cuadro presente, así como mantener un seguimiento del mismo para definir cuándo y cómo efectuar la eliminación de la causa que dio origen a dicho cuadro clínico. Por consiguiente, la celulitis facial odontógena es una de las entidades consideradas entre las urgencias de más cuidado, ya que su manejo Tórpido, con el consiguiente atraso o pérdida de tiempo, puede favorecer o no la evolución del cuadro existente poniendo en peligro la vida del paciente.

Conclusiones

La celulitis facial odontógena es una entidad causada por la no atención adecuada en la infestación de un órgano dentario (caries dental), la cual se instaura de forma aguda abruptamente con síntomas y signos de gran molestia para los pacientes, con una preferencia de pacientes jóvenes y niños en los que la entidad evoluciona con rapidez si no se controla a tiempo.

Provoca cambios en la Hemodinámica de importancia para los pacientes que la presentan, por lo que debe ser diagnosticada, orientada y atendida lo más rápidamente que sea recibida, contando con todos los recursos necesarios para su control y resolución.

Es una lesión que puede dar al traste con la vida del paciente, por lo que se debe conocer en sus diferentes estadíos para realizar las acciones correctas y evitar lamentar complicaciones adversas.

Fuentes

  • Archer W. Cirugía bucal. 2 ed. La Habana Inst. del Libro, 1971;Vol 1.
  • Bagamaspad AR.Management of mandibular fascial space infection of odontogenic origin.J Philipp Dent Assoc1998;50(1):28 33.
  • Berini Aytés L, Garatea Crelgo J, Gay Escoda C. La infección odontogénica: concepto, etiopatogenia, bacteriología y clínica. En: Gay Escoda C, Berini Aytés L. Cirugía bucal. Madrid: Ergon; 1999. p. 597-622.
  • Costisch E. Criteria for tooth removal: Dental infections. Den Clin North Am 1969;13:963.
  • Cuba. Ministerio de Salud Pública. Temas de Cirugía Bucal II: Texto básico. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1982.
  • Cheung LK, Chow LK, Tsung MH, Tung LK. An evaluation of complications following dental extractions using either sterile or clean gloves. Int J Oral Maxillofac Surg 2001;30(6):550-4.
  • Dinatale E. Diseminación de la infección odontogénica. Acta Odontol Venezolana 2000:38(1):37-43.
  • Felipe F. Efectos de la extracción dentaria en el curso de la celulitis odontógena. Rev. Cubana Estomatología 1982;19(2):90-7
  • Felipe F. La termoterpia en los procesos sépticos bucales. Rev Cubana Estomatol 1975;12:183. *Haymaker W. Fatal infections of the central nervous system and meninges after tooth extraction. Am J Orthod 1945;31:117.
  • Flynn T, Wiltz M, Adamo A, Levy M, McKitnick J, Freeman K, et al. Predicting length of hospital stay and penicillin failure in severe odontogenic infections. Int J Oral Maxillofac Surg 1999;28(Suppl 1):47-9.
  • Gay Escoda C, Berini Aytés L. Vías de propagación de la infección odontogénica. En: Cirugía bucal. Madrid: Ergon; 1999. p. 623-44.
  • García Pola MJ, Seoane Leston J. La prescripción farmacológica en Odontoestomatología: clasificación y nomenclatura de los medicamentos. RCOE 2001;6(6):633-40. *Coutinho IN, Markus C, Queiroz L. Diabetes Mellitus, sua importancia na odontologia. Rev JAO 2000;3(21):33-6.
  • Gómez Clavel JF.¿Qué antibióticos prescribimos los dentistas? Rev ADM 2000;57(4):143-6
  • Grossman, Louis. Endodontic Practice.11th. edition Lipppicot. St. Louis. 1988.
  • Waite D. Infections of dental aetiology. J Oral Surg 1960; 18:412.
  • Ries Centeno G. Cirugía Bucal1962. La Habana: Editorial Ciencia y Técnica,;t 1.
  • Krogh H. Extraction of teeth in the presence of acute infections. J Oral Surg 1951;9:136.
  • Kudinova ES. Septic metastatic complications in facial furuncules and carbuncles. Stomatologiia 1999;78(3):22-5.
  • Martis W. Trombosis séptica del seno cavernoso de origen dentario. Rev Cubana Estomatol 1967;4:191.
  • Moose SM, Marshall KJ. Infecciones agudas en la cavidad bucal. En: Kruger GO. Cirugía buco-maxilofacial. 5 ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana, 1986:175-97. *Martis and Karakasis. Extractions in the presence of acute infections. J Oral Surg 1975;33:240.
  • Moreira JA. Resistencia bacteriana: o perigo que nos cerca. Rev JAO 2002;5(29):22-3.
  • Orstavik, Dag & Pitt Ford, Thomas R. Essential Endodontology. Prevention and Treatment of Apical Periodontitis. Blackwell Science Ltd. London, 1999.
  • Santos Peña MA, Betancourt García A, Queirós Enríquez M, Curbeira Hernández M, Santana Fernández D. Manual de terapéutica antimicrobiana. En: Estomatología. Temas de actualización. Rev Cubana Estomatol 1999;36(2):103-50.
  • Shargorodskii AG, Zabelin AS, Fedora GG, Baranovskii VA. The combined treatment of patient with progressive phlegmons of the maxillofacial area. Stomatologiia 1998;77(2):32-*Rodríguez Calzadilla OL. Diagnóstico y tratamiento de la celulitis facial odontógena. Acta Odontol Venezolana 2001;39(3):25-31.
  • Solano Pérez GR. Manejo de la celulitis facial odontógena en los servicio de urgencia en la atención primaria de salud. [Sitio en Internet] Disponible en http://www.ilustrados.com/publicaciones/EEAppylFFuDkWkJJyK.php. . Acceso el Thu, 23 Sep 2008 19:39:33 -0500

Enlaces externos

Ver también