Saltar a: navegación, buscar

Chiquitico Fabregat

Chiquitico Fabregat
Información sobre la plantilla
Chiquitico Fabregat.jpg
NombreFabregat Plans, José Antonio
Nacimiento18 de junio de 1936
finca La Lima
(actual batey Chiquitico Fabregat),
municipio Zulueta
(actual localidad de Zulueta, perteneciente al municipio Remedios),[1]
provincia de Las Villas,
República de Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento28 de mayo de 1958 (21 años) 
ciudad de Sancti Spíritus,
provincia de Sancti Spíritus,
República de Cuba Bandera de Cuba
Causa de la muertetorturado y asesinado
Nacionalidadcubana
Otros nombresChiquitico Fabregat
Ciudadaníacubana
PadresVictoria Plans Álvarez y José Fabregat Delgado

José Antonio Chiquitico Fabregat (Zulueta, 18 de junio de 1936 - Sancti Spíritus, 28 de mayo de 1958) fue un joven revolucionario, miembro del Movimiento 26 de Julio, asesinado por la dictadura batistana.

Síntesis biográfica

Nació en la humilde casa de la apartada finca La Lima, a unos 3 km del poblado de Zulueta.[1] Lo llamaban Chiquitico, por ser el último de los nueve hijos de Victoria Plans Álvarez (ama de casa) y de José Fabregat Delgado (trabajador del carbón). La madre después de terminar los quehaceres domésticos, enseñaba a todos a leer y escribir. Unos años después se trasladaron a Zulueta y comienzan a asistir a la escuela particular Fraginals. Solo dos hermanos terminan el sexto grado, uno de ellos Chiquitico, los demás se incorporan al trabajo.

Desde pequeño fue sociable y cariñoso y en la medida en que toma conciencia del medio que lo rodea y de la situación del país, se torna impulsivo, fogoso y rebelde, abrazando la causa del oprimido.

Trayectoria revolucionaria

Muy joven se incorpora a la clandestinidad y pertenece a una cédula del Movimiento 26 de Julio, donde desarrolla diversas actividades: pone banderas del movimiento y letreros en cercas y tapias, como: «Viva el 26 de Julio», «Batista es un puerco», «Abajo la tiranía», quema puentes y campos de caña, vende bonos y los traslada de un municipio a otro. A partir del cuartelazo del 10 de marzo de 1952 se radicalizó su decisión de luchar contra el régimen e intensifica su labor.

Junto a un grupo de compañeros intentó hacer un atentado al jefe de puesto de Zulueta, teniente Aristiles Gil, pero la acción fracasa producto a la inexperiencia de los jóvenes revolucionarios. En una ocasión pone una bandera del 26 de Julio en la antena trasera del jeep del jefe Aristiles Gil, quien al notar lo sucedido después de dar varias vueltas por el pueblo monta en cólera y trata de encontrarlo, pero ya Chiquitico había salido del pueblo.

A partir de entonces, bajo constante persecución, desarrolla sus actividades en la zona de El Caramelo, entre Buenavista y Carrillo; en Floridano, poblado cercano a Zulueta o en otros municipios. Cuentan sus hermanos que muchas personas le aconsejaban que dejara la lucha, que era una locura, pues cuando los políticos tomaran el poder se olvidarían de todo:

Seremos héroes o mártires, tengo plena confianza en Fidel, sé que no disfrutaré nada de lo que se logre, pero Fidel es el hombre que necesita Cuba.
Chiquitico Fabregat

Encarcelamiento

Finalmente fue apresado por poner carteles subversivos en contra del régimen y por pertenecer al M-26-7. El tribunal batistano que lo juzgó lo condenó a siete meses de prisión en Santa Clara En el encierro despliega una amplia campaña de agitación contra el sistema imperante, por lo que es trasladado a la Isla de Pinos y posteriormente al castillo del Príncipe. En el transcurso de estos meses tiene que soportar maltratos y vejaciones, que lejos de quebrantar su voluntad, definen y maduran sus principios y su convicción de abolir el régimen.

En libertad

Una vez absuelto, con mayor madurez política regresa a Zulueta por pocos días, donde hace sentir su presencia. Se le encomienda una misión en la zona de El Caramelo, para dar cumplimiento a la misma decide disfrazarse de mujer para burlar la estricta vigilancia que pesaba sobre él, pero los muchachos del barrio lo reconocen y ese dia Chiquitico tiene que abandonar el pueblo saltando tapias.

Por la constante persecución de que era objeto sale para la ciudad de La Habana, donde vivirá en calle Tenerife n.º 155, a cinco cuadras de la Quinta Estación de Policía, que tenía como jefe al sanguinario Ventura.

Allí desarrolló una amplia labor, junto al que posteriormente fuera capitán de la Revolución, el compañero Jorge Oscar Salazar.

El 18 de mayo de 1958 Chiquitico salió de La Habana junto a Jorge Salazar con un cargamento de armas para Sancti Spíritus, con destino al Escambray. Su arrojo y deseo incontenible de luchar junto a los rebeldes le hicieron abandonar el llano y desobedecer las orientaciones recibidas, de que debía esperar la columna de Camilo Cienfuegos.

Muerte

El 21 de mayo de 1958 partió rumbo al Escambray y fue apresado en la ciudad de Sancti Spíritus. Después de crueles torturas fue asesinado el 28 de mayo de 1958. Debido a que no hubo absolutamente ninguna detención tras su muerte, se supo que había muerto sin pronunciar una palabra comprometedora.

Homenajes

Hoy llevan su nombre con orgullo:

Fuentes