Saltar a: navegación, buscar

Ciprés

Ciprés
Información sobre la plantilla
Ciprés3.jpg
Reino:Plantae
División:Pinophyta
Clase:Pinopsida
Orden:Pinales
Familia:Cupressaceae

Ciprés. El Ciprés común o Ciprés mediterráneo es una especie Arbórea de hoja perenne de la familia de las Cupresáceas. Tiene gran Longevidad existiendo ejemplares con más de 1.000 años. En algunas áreas, particularmente de los EE. UU., se conoce con el nombre inexacto de "ciprés italiano"; aunque la especie es muy común en Italia, no es originario de allí.

Distribución

Especie propia de las montañas semiáridas del este y sur del Mediterráneo como Líbano, Siria, sur de Grecia, Túnez o Marruecos. En España se le puede ver por toda su geografía como especie ornamental o en repoblaciones forestales puntuales.

Características

  • Conifera que puede alcanzar hasta los 30 m. La forma de la copa es de aspecto compacto y estrecho.
  • Los brotes, con hojas muy pequeñas, con escamas muy pegadas al brote, están dispuestas por todos los lados de las ramas siendo redondos o casi cuadrados.
  • Las hojas son escamiformes, delgadas, aplanadas, con punta obtusa, deprimidas, imbricadas, de color verde oscuro mate, sin glándulas resiníferas. Inflorescencias masculinas terminales, solitarias o en grupos y las femeninas formando conos axilares.
  • En el mismo árbol hay flores masculinas y femeninas.
  • Floración a finales de invierno. Sin interés ornamental.
  • Flores de especie monoica, masculinas de forma oval de 4-8 mm en el extremo de las ramillas. Femeninas en conos solitarios o en grupo formadas por 8 a 14 escamas opuestas.
  • Fruto leñoso alargado y ovalado de color verde en un principio pasando a grisáceo al madurar. Semillas de forma irregular, pequeñas y con ala rudimentaria. Florece en primavera y madura al año siguiente por las mismas fechas.
  • Frutos de conos escamosos, los femeninos son mayores que los masculinos con un color verdoso que al madurar pasan a pardo rojizo o marrón.
  • Crecimiento rápido en los primeros años.
  • Muy empleado en grupos, como pies aislados y para formación de setos y pantallas protectoras.

Utilidades

  • El ciprés fue muy cultivado y difundido en el mundo grecorromano, llegando a ser uno de los elementos característicos del paisaje y del jardín mediterráneo. Debido a su longevidad se ha plantado como símbolo funerario en los cementerios, por lo que se le asocia con frecuencia con la muerte.
  • El ciprés es muy utilizado como cortavientos.
  • Generalmente es para uso ornamental aunque se utiliza en ebanistería, talla, fabricación de buques y mobiliario.
  • Su madera se ha utilizado en la construcción naval por su resistencia, hasta el punto que se ha llegado a afirmar que con ella se fabricó el arca de Noé.
  • La resina se usa para favorecer la maduración de uñeros y es buen vulnerario en heridas de lenta cicatrización, incluso se puede usar una decocción de la madera para baños de pies y evitar la transpiración maloliente.
  • Por su cantidad de tamino las piñas se usaban para ungüentos (para precaver el aborto, curar la debilidad del útero, vientre y riñones.
  • También son vasoconstrictoras, eficaz en afecciones del sistema nervioso, varices, trastornos de la menopausia, tratamiento de hemorroides, etc.
  • En vahos, la esencia de ciprés es adecuada al tratamiento de toses.
  • Las hojas cocidas son utilizadas como tisanas.

Componentes

Aceite esencial, Táninos, Resinas y Sales minerales.

Reproducción

Por semillas o injertos las variedades fastigiadas de porte compacto y estrecho. Ciprés por semilla da portes variados, unos más o menos columnares. Para asegurarse un árbol estrecho, ha de comprarse injertado o para variedades también se injertan. En ocasiones se practica en primavera el injerto de enchapado de costado de formas selectas sobre patrones de Cupressus obtenidos de semilla. Las estacas pueden hacerse enraizar si se toman durante los meses de invierno. Los tratamientos con ácido indolubutírico a alrededor de 60 ppm durante 24 h ayudan al enraice.

Fuentes

  • Aces, A. P.: Plantas útiles de las Antillas, 1939.
  • Liogier, H. A.: Plantas medicinales de Puerto Rico y del Caribe. San Juan. Iberoamericana de ediciones, 1990: 566.
  • Roig, J. T.: Plantas medicinales, aromáticas o venenosas de Cuba. La Habana. Ed. Científico-Técnica, 1988: 1125.
  • Wallis, T. E.: Manual de farmacognosia. México: Ed. Continental, 1965.