Saltar a: navegación, buscar

Ciudad Escolar Libertad

(Redirigido desde «Ciudad Libertad»)
Ciudad Escolar Libertad
Información sobre la plantilla
CEL.jpg
Ubicación Geográfica:Municipio Marianao, Ciudad de la Habana, Bandera de Cuba Cuba

Ciudad escolar Libertad. El 14 de septiembre de 1959, el antiguo campamento militar de Columbia, primera fortaleza del régimen de Fulgencio Batista, fue entregado por el Comandante en Jefe Fidel Castro a Armando Hart, Ministro de Educación, para ser transformado en escuela. Con esta acción, se comienza a cumplir uno de los postulados del programa del Moncada.

Desde esa fecha hasta la actualidad, Ciudad Escolar Libertad ha servido como bastión de la enseñanza. Desde los primeros momentos de la campaña de alfabetización y en las diferentes etapas que caracterizan los distintos programas de la Revolución este lugar es centro de desarrollo de la educación del pueblo y de la formación de nuevos maestros.

Ubicación

La localidad de Ciudad Libertad está incluida dentro del grupo de paisajes de las llanuras y alturas de Mariel-Almendares, subdistrito Habana-Matanzas. Limita al norte con el aeropuerto de las FAR y la calle 76 del municipio Playa; al noreste con la calle 76 y la avenida 31; al sur con la avenida 31 y la calle 114, y al oeste con la calle 114 todas estas ultimas del municipio Marianao. Tiene una extensión superficial aproximada de 2,6 km2
Vista aérea del antiguo cuartel Columbia, hoy Ciudad escolar Libertad
.

Características

La geología del área está constituida por la cobertura carbonatada postlarámida, representada específicamente por las formaciones Vedado y Cojímar, que presentan una superficie de intemperismo. Este territorio forma parte del bloque horst-anticlinal de segundo orden de Marianao (Bauta).

El relieve de la localidad corresponde a las llanuras del tipo abrasivo-denudativas, con series escalonadas, correspondientes a la tercera y cuarta terrazas marinas del Pleistoceno, que alcanza de 40 a 50 metros de altitud, talladas sobre una suave cuesta carsificada.

Los suelos calizos pardos están compuestos por materiales calcáreos poco profundos, en ocasiones de espesor no mayor a los 20 centímetros. En Ciudad Libertad el promedio de precipitación anual es de 1 500 milímetros, que caen desigualmente distribuidos durante todo el año, con una marcada intensidad en el período lluvioso donde se produce entre el 70 y el 80 % del total. La temperatura media anual es de 26º C en este territorio.

La hidrología en esta localidad es poco compleja. Pertenece a la zona de territorios que corresponden a cuencas colectoras superiores a 50 km2. Debido a la presencia de una topografía cársica, su drenaje superficial es mínimo. La vegetación del área es de cultivos (huertos, jardines y pastos) con sectores de vegetación espontánea, arbórea y arbustiva, especialmente marabú y aromas. Su vegetación original de bosques ha desaparecido por la intensa acción antrópica, que implicó la urbanización de la localidad y que ha sido sustituida por jardines, parques y bosque antrópico.

Historia

El campamento de Columbia

El 17 de noviembre de 1898 visitó a Marianao el Cuartel Maestre del ejército norteamericano General Humphrey con la finalidad de inspeccionar aquellos sitios que a su juicio reunían las condiciones apropiadas para establecer el campamento de las tropas yanquis próximas a desembarcar con destino a las provincias de Pinar del Río y La Habana. Tras un largo recorrido que iniciara en Vento, el jefe extranjero se decidió por unos terrenos situados en las Alturas de Los Quemados, por considerar que los mismos reunían los requisitos que exigía el Alto Mando.

El 24 del citado mes y año del jefe de la División de Cuba recibió un comunicado del Estado Mayor de Washington en el que se le daba autorización para construir el campamento en el área seleccionada por el General Humprey, en virtud de lo cual los trabajos comenzaron ese mismo día, siendo empleados por un ínfimo salario centenares de soldados cubanos pertenecientes al Quinto Cuerpo. Al día siguiente hizo su desembarco por la Playa de Marianao el primer contingente, compuesto en casi su totalidad por oriundos del Distrito de Columbia, por cuya razón al campamento se le dio el nombre de “Columbia”.

Por la Orden Militar numero 128, de marzo de 1902, el General Leonardo Wood firmó una resolución en la que se declaraba que el Campamento de Columbia – situado en los terrenos de las fincas Barreto, San Salvador, La gomera, El Recreo de las Tres Rosas, La Soledad, Los Anones y Jesús María -, con inclusión de todas las obras que entonces se estaban realizando o en perspectivas, formaban parte del sistema de defensa y se encontraban al servicio general de la Isla de Cuba, declarándose el campamento, por tanto, de utilidad pública. Al evacuar la isla el ejército de ocupación, fue puesto al servicio de la Guardia Rural. En 1904 fue escogido como punto de veraneo por el Presidente Tomás Estrada Palma, siendo ocupado en 1906 nuevamente por las fuerzas norteamericanas durante la segunda intervención, pasando en 1909 al servicio definitivo del ejército permanente.

El campamento de Columbia fue puesto al servicio del Ejército Permanente de Cuba, el mal llamado Ejército Nacional. Columbia se convertiría, avanzada la república, en la “Ciudad Militar”, sede del Estado Mayor Conjunto del Ejército de Cuba, y en los últimos años de la seudorrepública estarían destacados allí también, la principal División de Infantería Motomecanizada denominada “Alejandro Rodríguez” y un aeropuerto de la FAEC (Fuerza Aérea del Ejército de Cuba), entre otras unidades. Durante toda la República neocolonial, desde Estrada Palma hasta Fulgencio Batista, siempre el pueblo vio en este cuartel el símbolo de la fuerza al servicio de los intereses yanquis y los gobiernos de turno. Con razón se decía “quien tenga a Columbia mandará en Cuba”.

Modernización del campamento

Después del golpe del 4 de septiembre de 1933, ejecutado por un sargento llamado Fulgencio Batista apoyado por el gobierno de EE.UU., el campamento recibió la transformación de sus antiguas barracas de madera, en espaciosos pabellones a los que dieron realce las anchas calles que lo surcaban.

Como parte de la propaganda demagógica del 4 de septiembre que Batista inauguró y desarrolló hasta el ámbito de un programa campesino, el llamado Plan Trienal, la construcción de los llamados institutos cívicos militares y la transformación de las antiguas barracas, el tirano pretendía dar la imagen de que Columbia era una ciudad militar donde él vivía y sus más altos oficiales. Con el objetivo de captarse el apoyo de las clases y soldados, el tirano comenzó a construir, a partir de 1934, las llamadas “casitas de los sargentos” dentro del propio campamento. Desde este momento, el objetivo demagógico era enarbolar el emblema de la ciudad militar.

Batista necesitaba el apoyo de la fuerza que lo mantenía en el poder y quería tener un estado de opinión favorable entre sus subordinados. Entonces pasó a ser el campamento de Columbia un complejo militar, donde radicaba el Cuartel General del Ejército Constitucional, el Hospital Militar y la Base Aérea Militar más importante del país.

Golpe del 10 de Marzo

El 10 de marzo de 1952, el tirano Fulgencio Batista dio un golpe de estado en Columbia, destinado a evitar el triunfo popular en las elecciones que habrían de celebrarse en Cuba, donde el Partido Ortodoxo amenazaba con un triunfo electoral. Batista contó con el apoyo de cuadros militares y con el respaldo absoluto de la embajada yanqui. Los partidos tradicionales se sumaron, de una forma u otra al régimen, apoyándolo directamente o participando con él en rejuegos electorales.
Estado Mayor de Columbia

Fulgencio Batista disolvió el Congreso e instauró en su lugar un Consejo Consultivo, formado por los peores políticos venales: instauró una legislación de excepción; creó nuevos aparatos represivos, con la asesoría yanqui. Bajo su régimen, el juego se convirtió en un negocio público que enriquecía a generales y coroneles; lo mismo sucedía con la prostitución y demás lacras sociales. La entrega al imperialismo fue absoluta, aún más que en todos los tiempos anteriores; mientras a la sombra del poder los usurpadores se enriquecían, la miseria de las masas populares era cada vez mayor.

En la madrugada del 10 de marzo de 1952, Batista apareció en Columbia rodeado de hombres de uniforme. La tropa le daba vivas, le adulaba y lo endiosaba. Y el que diera el golpe del 4 de septiembre, se aprestaba a reiniciar su dictadura, y esta etapa sería mucho más larga y peor que la primera, más colmada de crímenes, más tinta en sangre. Batista estaba en Columbia, su más fuerte madriguera; en el polígono, ante la tropa en formación, daba posesión del mando del ejército al general Francisco Tabernilla, uno de sus incondicionales; uno también de los que huiría con él en la madrugada del 1 de enero de 1959.

Columbia era a la vez, el caldo de cultivo y el punto de apoyo que hacían posible a Batista mantenerse en el poder; era la cabeza de la tiranía militarista que le chupaba el jugo vital a la República. Era el símbolo y el asiento de la tiranía castrense; era el nido donde se alojaban las ratas que violaban su juramento de lealtad a la Constitución y a la Ley. Era el escenario donde se consumaban las traiciones de lesa Patria. Por eso la nación entera pedía a gritos que desapareciera.

A finales de 1956, con el desembarco del Granma, la lucha armada había comenzado en la parte oriental del país. Después, y con el objetivo de llevar la guerra a occidente, dos columnas invasoras salieron desde la Sierra Maestra con destino a La Habana y Pinar del Río. A su paso hacia occidente, se producen, a finales de diciembre de 1958, los combates de Santa Clara y Yaguajay, protagonizados por las columnas invasoras dirigidas por los comandantes Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos.

Con la toma de Santa Clara y Yaguajay, Batista acepta que tiene la guerra perdida y decide abandonar el país. Cita a una reunión a sus más allegados en su casa particular (en Columbia) y allí decide orquestar un autogolpe de estado, y en su lugar dejar al magistrado José M. Piedra. Pero la respuesta de la Revolución no se hizo esperar. Fidel, desde Palma Soriano, a las puertas de Santiago de Cuba, llama al pueblo a la huelga general para derrocar el intento de golpe, y ordena a los comandantes Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos marchar sobre la capital y tomar La Cabaña y Columbia.

El 2 de enero de 1959, el Héroe de Yaguajay entra en Columbia al frente de la victoriosa Columna 8 Antonio Maceo. Rinde el campamento y asume su mando, instalándose en el antiguo Estado Mayor del Ejército de la tiranía.

El cuartel se convierte en escuela

Con el triunfo de la Revolución se rescató el campamento de Columbia, último reducto de la tiranía, para convertirlo en una hermosa ciudad escolar y así cumplir lo expresado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en su alegato La Historia me Absolverá, cuando afirmó: “Si es para matar y asesinar, para oprimir al pueblo, traicionar la nación y defender los intereses de un grupito, no merece que la República se gaste ni un centavo en ejército y el campamento de Columbia debe convertirse en una escuela e instalar allí, en vez de soldados, 10 mil niños”.

La historia posterior se encargó de hacer realidad este postulado. Fidel entró en la ciudad militar de Columbia el 8 de enero de 1959, al frente de la gloriosa columna del Ejército Rebelde, que había derrocado la dictadura de Batista.

La multitud que colmaba el polígono vibró de emoción y, como un símbolo, una paloma de inmaculado plumaje blanco, se posó sobre su hombro. Este día nuestro Comandante en Jefe habla al pueblo habanero desde Columbia, en esa noche hay dos hechos que quedan en la memoria del pueblo cubano: ¿voy bien Camilo? que le expresara Fidel al héroe de Yaguajay y la paloma posada en el hombro del Comandante en Jefe. Ocho meses y seis días después, el 14 de septiembre de 1959, entregaría él, personalmente, la fortaleza convertida en escuela, al Ministerio de Educación.
El comandante Camilo Cienfuegos derribando los muros del cuartel

El día 10 de marzo de 1959, el comandante Camilo Cienfuegos, entonces jefe del ejército, derribó los muros del campamento, símbolo de la opresión, para de esta forma se pudiera materializar la idea de convertir los cuarteles en escuelas. Exactamente al cumplirse 7 años de la entrada de Batista a Columbia, violando la Constitución, el respeto a la libertad ciudadana y a los derechos del pueblo, entrando con él la más sangrienta y vesánica ola de crímenes, torturas y latrocinios, que había sufrido el país; el comandante Camilo Cienfuegos, derribaba la Posta 6 y dejaba constancia histórica de ese suceso al escribir: Diez de marzo de 1959, 2 y 40 de la madrugada. Después de 7 años de larga espera se derriban los muros afrentosos que levantó la tiranía, dejando detrás de ellos la libertad concluida, los derechos violados, la honra humillada. Finalizados estos 7 años de luto y sangre, el pueblo representado por el Ejército Rebelde derriba esos muros, residuos de esa Tiranía y le dice a la ciudadanía: Otra posta más”.
Territorio libre de Cuba
Camilo Cienfuegos.

El 14 de septiembre de 1959, fue un día distinto a los demás. En Ciudad Libertad se abría el mismo cielo y brillaba el mismo Sol de siempre, pero todo era distinto; cuarenta mil niños cubanos habían tomado por asalto jovial y pacíficamente, lo que ayer fue ciudadela de la opresión.

Con banderitas cubanas en las manos, entraron por la posta 6, la misma que deshonró años atrás el golpe militar, y se posesionaron del campamento. Pero, ¿qué era Columbia para ellos antes del 1 de enero? Lo mismo que para los adultos: un sitio siniestro, una madriguera de odio y muerte. ¿Cómo podía habérseles ocurrido nunca antes saltar aquella alambrada? ¿Cómo podían haber pensado jamás en trasponer aquellas fortificadas postas y llegar hasta el recinto amurallado? Hoy todo era distinto.
Fidel Castro en la inauguración del curso escolar, el 14 de septiembre de 1959

Hoy, Fidel Castro decía: “De todos los actos hechos que hemos vivido, desde que iniciamos esta lucha revolucionaria, ningún momento más feliz que éste. Porque este acto de hoy, esta reunión con ustedes, los niños cubanos con nosotros, es el acto más hermoso de esta Revolución. Cuba es el único país del mundo que ha logrado convertir una fortaleza en un centro de educación. Fortaleza ¿para qué?”.

Y dirigiéndose al entonces Ministro de Educación, Dr. Armando Hart Dávalos, expresó: “en sus manos ponemos esta fortaleza y desde ella izamos nuestra bandera de la educación y de la cultura, como la más grande de América. Como ejemplo de América será este centro técnico de enseñanza. Por ello, arriamos nuestra bandera victoriosa en esta fortaleza, para entregarla a la educación de nuestros niños”

Armando Hart, en breves palabras expresó: "Estamos interesados en que el simbolismo de este acto, revista el verdadero carácter que deben tener los cursos escolares en Cuba. Y desde este mismo lugar, en el que se escuchaba la voz de la tiranía, hablará ahora la voz de la cultura, que es la voz de la Revolución".

De todas las afirmaciones salidas de voces responsables, expresada en relación con el destino que debía correr el tristemente célebre campamento de Columbia, ninguna encierra un significado tan grande como ésta, pues implicaba ser totalmente abolido y transformar sus instalaciones para dar sitio a una hermosa ciudad escolar. La transformación del foco vital de la tiranía batistiana, en un centro de enseñanza como éste, es un hecho que marcó el cambio de rumbo de la evolución política de Cuba. Hoy en Ciudad Libertad, un niño puede entrar con seis meses de nacido al círculo infantil, y salir, más de veinte años después, con un título universitario y varios postgrados; cursar una maestría y hasta hacer un doctorado.

En 1961, la antigua casa del tirano Fulgencio Batista,  hoy Casa Estudiantil de la Universidad Pedagógica,  fue la sede de la Comisión Nacional de la Campaña de Alfabetización, presidida por el Dr. Armando Hart Dávalos Ministro de Educación, y desde el polígono, partieron hacia la playa de Varadero miles de alfabetizadores “Conrado Benítez” a recibir su entrenamiento metodológico y ubicación. Esta campaña de Alfabetización fue el primer y más importante hecho cultural de la Revolución Cubana.

Actualmente

Ciudad Escolar Libertad, es hoy un Complejo Científico Pedagógico ubicado en el municipio Marianao, al noroeste de La Habana. Ocupa un área de 2,6 km2 limitada por una cerca perimetral y sigue el trazado de la calles de la ciudad en su alrededor.

En su interior, además de escuelas, existen centros de producción y otras instalaciones no educacionales pertenecientes al Ministerio de Educación.

En Ciudad Libertad, como se le conoce popularmente, se educan alrededor de 12 000 niños y jóvenes en prácticamente todos los tipos de escuelas de todos los niveles del sistema nacional de educación.

Los centros educacionales que integran este Complejo científico pedagógico se resumen en la siguiente forma:
• 2 Círculos infantiles
• 1 Concentrado de Preescolar
• 6 Escuelas Primarias (1 a 6 grados)
• 3 Escuelas Secundarias(de 7 a 9 grados)
• 1 Escuela Especial (ciegos y débiles visuales)
• 1 Escuela Especial (retardo del aprendizaje)
• 1 Escuela Vocacional de Arte (niños desde 3er grado )
• 1 Instituto Preuniversitario (10 a 12 grados bachillerato )
• 1 Instituto Politécnico(forma obreros y técnicos de nivel medio)
• 1 Universidad de Ciencias Pedagógicas .

Otros

Dos teatros: “Manuel Ascunce” y “Conrado Benítez” con capacidad para 1500 y 250 personas, respectivamente
• Una biblioteca escolar, "Orestes Gutiérrez"
• Un centro de documentación, con bibliotecas en todas las facultades de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona
• Una casa estudiantil, centro cultural y recreativo de estudiantes y profesores del Instituto Superior Pedagógico Varona
• Museo de historia natural "Antonio Núñez Jiménez"
• Museo Nacional de la Campaña de Alfabetización, único en el mundo
• Sitial histórico "Camilo Cienfuegos" (última oficina que usara)
• Sala de historia XX Aniversario
• Centro cultural de arte "Dominica del Amo"

Cuenta con otras instalaciones para el desarrollo de la recreación como son dos piscinas, un gimnasio y campos deportivos. Tiene un puesto médico central y una clínica estomatológica que atiende a toda la población escolar.

Ciudad Libertad constituye un apreciable laboratorio Pedagógico donde se favorece la formación de los niños y jóvenes hasta los más altos niveles académicos por lo que es un centro de referencia del Ministerio de Educación.

No son menos importantes sus valores naturales y culturales. Posee varios parques y arboledas a lo largo de sus calles así como uno de los más importantes bosques de origen antrópico de la capital. Fue plantado en 1960 por jóvenes universitarios y hoy ha alcanzado su madurez. En él se encuentran especies autóctonas y de otras partes del mundo lo que lo hace un lugar de interés botánico.
Error al crear miniatura: Falta archivo
Bosques de Ciudad Escolar Libertad

Estos bosques son abrigo y refugio de numerosas especies de animales endémicas y migratorias. Se ha detectado por estudios realizados por estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias Naturales la presencia significativa de especies de insectos, arácnidos y otros invertebrados, así como anfibios, reptiles y aves.

Durante muchos años las áreas de Ciudad escolar Libertad han sido sedes de eventos científicos nacionales e internacionales y han sido visitadas por maestros, intelectuales, Jefes de Estado, personalidades del Cuerpo Diplomático Acreditado en Cuba procedente de países de América, Asia y África. También ha estado presente el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en diferentes actos políticos aquí celebrados.

En Ciudad Escolar Libertad crece la sonrisa segura de los niños, quienes dicen, como si fuera un cuento: “antes en mi escuela había un cuartel”. La belleza del lugar, la seguridad con que se trabaja o estudia, el aire puro que aquí se respira, se conjuga con la hermosa labor educativa que hoy se realiza en esta ciudad escolar. Y este espectáculo grandioso, debe traer, por contraste, el recuerdo del reducto de la dictadura, que fue la fortaleza Columbia.

Por Ciudad Escolar Libertad han pasado más de 200 mil alumnos en los niveles de primaria, secundaria básica y preuniversitario. Si a esto se agrega, los más de 60 mil graduados con que cuenta ya la Universidad de Ciencias Pedagógicas "Enrique José Varona", y los más de 20 mil que han egresado del Politécnico Libertad, se tiene un total de más de 280 mil estudiantes.

Para que se tenga una idea de la magnitud de esta cifra, baste decir que, en términos de población absoluta, sobrepasa el número total de habitantes de Belice; el de Santa Lucía y Antigua juntas, y el de Granada y Sao Tomé y Príncipe|Sao Tomé y Príncipe. Esto quiere decir que, en un imaginario supuesto, todos los habitantes de estos países, por separado, hubieran podido estudiar en Ciudad Escolar Libertad.

Fue declarado Monumento Nacional por Resolución 08 del 11 de diciembre del 2008 y Zona de Protección al área que está en sus alrededores, descrita en la propia resolución.

Fuentes

  • Multimedia del Proyecto Identidad, CD3. PCC, Ciudad de la Habana. 2003