Saltar a: navegación, buscar

Coccidiosis

coccidiosis canina
Información sobre la plantilla
150px-Cocker-ingles.jpg
Enfermedad parasitaria altamente contagiosa.
Clasificación:Cryptosporidiiae
Agente transmisor:coccidio
Coccidiosis. Enfermedad parasitaria altamente contagiosa, generalmente aguda, causada por protozoarios de los géneros Eimeria e Isospora, cuyo signo mas frecuente y común es la diarrea. Afecta en forma aguda a los animales jóvenes, ya que los adultos poseen inmunidad contra ellos, presentandose en estos de forma crónica.

Patología

La coccidiosis es una patología producida por un organismo unicelular de características animales (de ahí el nombre de protozoos, que significa primeros animales, ya que fueron los primeros organismos de organización celular eucariótica animal en aparecer en el curso de la historia de la vida).

Los coccidios se encuentran dentro del grupo de los Esporozoos, y dentro de ellos también se encuentra el género Plasmodium, que es el microorganismo causante del paludismo, cuyo mecanismo de reproducción es parecido.

Debido a su estructura unicelular (ya que están formados por una sola célula), la única forma de detectar a los coccidios es mediante el análisis del material infectado (las heces) con un microscopio óptico.

Que provoca la enfermedad

La infección es provocada por la ingestión de los huevos que, llamados ooquistes, presentan una triple capa protectora, la cual los hace resistentes a las condiciones adversas (como la desecación causada por el sol) por un largo período de tiempo (más de un año).

Los ooquistes se encuentran dentro de la materia fecal, y pueden contaminar el suelo y los pisos de madera y de cemento húmedo y poco soleados.

El excremento del animal infectado entra en contacto con los animales sanos (suele ocurrir con los cachorros al revolcarse en el suelo, cuando juegan entre ellos) y, al ser ingerido (en la misma acción del juego), los huevos de su interior pasan al tracto digestivo, llegando al estómago, donde el jugo gástrico elimina la cubierta protectora de los ooquistesy entonces, los 8 esporozoitos (células infectantes que se hallan dentro del huevo) pasan al intestino delgado, invadiendo cada uno de ellos una célula intestinal, dentro de la cual se lleva a cabo un proceso de maduración que lo convierte en un trofozoito, llamado así porque se alimenta de la célula intestinal a la cual parasita.

Ciclo de la enfermedad

El desarrollo del parásito continúa hasta destruir a la célula del intestino, transformándose en un esquizonte, fase en la cual forma una gran estructura esferoidal en cuyo interior se forman decenas de nuevos organismos más pequeños, los merozoitos.

Esa esfera llena de parásitos se rompe, liberando a los merozoitos, cada uno de los cuales ataca una nueva célula intestinal, comenzando un nuevo proceso. Este ciclo constituye la fase asexual. Pero además hay una fase sexual, la cual culmina con la formación del ooquiste.

Al final, los ooquistes son eliminados con las heces, que al ser ingeridas por otro animal comienzan un nuevo ciclo. Todo este procedimiento, luego de un cierto número de repeticiones, dará como resultado una multiplicación progresiva que puede formar cerca de 2 millones de coccidios por huevo ingerido.

Cada uno de estos nuevos parásitos destruirá células intestinales de forma sistemática, provocando una destrucción masiva de millones de células del intestino por cada huevo que sea ingerido.

Al principio, cuando el número de células destruidas no sobrepasa la capacidad de regeneración de tejido intestinal del hospedador, la enfermedad no se manifiesta. Sin embargo, superado este límite, que suele ocurrir pasados al menos 7 días de la infección por la ingesta de ooquistes, comienzan a aparecer los síntomas.

Síntomas

Los cachorros presentan dificultades para crecer, afectando a los miembros tanto anteriores como posteriores, y puede observarse una anomalía que se traduce en unas patas traseras más altas que las delanteras, con lo que el cuerpo puede quedar anormalmente inclinado; además, el abdomen sufre hinchazón, hay una cierta inapetencia y pueden llegar a comer piedras o sus propias heces, las cuales se manifiestan a modo de diarrea.

Cuando la infección se agrava, aparece una enteritis (infección que afecta al sistema digestivo) grave asociada a vómitos, pérdida total del apetito y en consecuencia también de peso del animal, deshidratación, y la diarrea empeora, apareciendo sangre en ella (debido a hemorragia intestinal).

También se produce una anemia severa (puede observarse en las encías, pálidas) como consecuencia de esta pérdida de sangre, y debilidad. Si no se diagnostica a tiempo con un veterinario, pueden producirse infecciones en masa, resultando en la muerte del animal.

Causas

La coccidiosis es una enfermedad que, si no se trata a tiempo, puede causar una gran mortalidad sobre todo en los criaderos, debido al hacinamiento, que favorece su dispersión.

Es una patología que, si bien no necesariamente está relacionada con la falta de higiene, requiere llevar a cabo una profunda limpieza de aquellos lugares frecuentados por los animales (sobre todo las zonas en las que defecan).

La coccidiosis afecta muchas especies animales (gallinas, vacas, ovejas, cerdos y gatos, entre ellos) e incluso al hombre, no obstante, estos microorganismos]presentan una marcada especificidad, esto quiere decir que los coccidios de, por ejemplo, un cerdo, solamente afectarán a esa especie animal y no a otra; de esta manera, y para aclarar este punto, un coccidio de paloma jamás infectará a un perro, aunque la paloma puede comportarse como un vehículo transportando en sus patas coccidios de perros, que también suelen ser transportados por ratas y ratones, por lo que el control de roedores (especialmente en los criaderos) es un tema muy importante.

Especies que infesta a los perros

La especie es denominada Isospora canis (nombre científico). Los cachorros son afectados especialmente en el período comprendido entre la cuarta y sexta semana de vida, donde son más susceptibles; de todas maneras, un cachorro de más edad también puede ser afectado, pero, pasado el lapso de susceptibilidad anteriormente mencionado, es menos frecuente.

Los cachorros de las razas grandes suelen ser los más perjudicados, afectando completamente su desarrollo normal en el período de crecimiento activo.

Ante el menor de los síntomas anteriormente explicados, el cachorro debe ser llevado de urgencia al veterinario, conjuntamente con una muestra de materia fecal, que el especialista observará en el microscopio óptico.

A veces los resultados pueden ser negativos, pero esto no significa que el cachorro no esté parasitado, ya que podría encontrarse en una etapa en la que no esté eliminando los huevos, por lo cual es recomendable repetir los estudios. Es importante llevar a cabo un control rutinario de los coccidios mediante análisis de materia fecal, aunque no se observe diarrea, ya que muchos cachorros son propensos a esta enfermedad.

Tratamiento

Un tratamiento efectivo de la coccidiosis en los perros es el uso de productos farmacológicos, asociado con la administración de una cantidad adecuada deagua (para evitar la deshidratación), electrolitos (sobre todo iones sodio, potasio y cloruro) y glucosa (provee de energía al animal) hasta la completa desaparición del parásito y los síntomas.

La droga elegida para la eliminación de los coccidios es la Sulfadimetoxina, de comprobada eficiencia en estudios realizados en laboratorio, además de ser la de menor toxicidad.

La Sulfadimetoxina es administrada a concentraciones de unos 50 mg/kg, cada 12 horas (2 veces al día), entre 10 y 21 días (no es aconsejable superar el límite máximo). Los valores pueden variar un poco según la gravedad de la situación, por lo que es conveniente consultar al veterinario antes de poner en marcha el tratamiento. El tiempo es de vital importancia en estos casos, por lo que, cuanto más rápido actúes, neutralizarás al microorganismo con mayor éxito.

Enlaces externos

Fuentes

  • Rudolf, C. Patología y Terapéutica especiales de los animales domésticos¨ Tomo II
  • Coccidiosis