Saltar a: navegación, buscar

Cremona

Cremona
Información sobre la plantilla
Ciudad de Italia
Cremona.gif
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Italia Italia
GentilicioCremoneses

Cremona. Situada en las proximidades de la ribera izquierda del Po, se encuentra en el confín entre Lombardía y Emilia Romagna y su territorio está delimitado por las aguas de los ríos Adda, Oglio, parte del Serio y el Po. La provincia presenta vastas llanuras, interrumpidas por bosques y amplios prados. La obra de canalización llevada a cabo por los habitantes en los siglos pasados ha convertido el territorio en una grande campiña fértil y una tierra ideal para la agricultura.

Lugares y cultura

Su agricultura se debe a su posición en los márgenes del Po. La zona turística está alrededor de la Piazza Roma, donde hay un jardín público, y de donde parten otras dos calles comerciales, la Via Solferino y el Corso Mazzini, en honor al gran poeta milanés. El santo patrono es San Homobono, y la festividad en la ciudad se celebra el 13 de noviembre.

En el siglo XVII, la ciudad tomó gran importancia por la proliferación de los luthiers, artesanos que producían, sobre todo, instrumentos de cuerda frotada. Famosa fue la familia Stradivari, que durante dos generaciones fabricó unos 2000 violines, de los que hoy solo quedan setecientos. La familia Guarneri fue también una excelente creadora de violines. Todo se debe a la moda que había en ese momento de construir los violines en pino. La escuela oficial de luthiers está en la plaza Marconi de la ciudad.

Plazas

Piazza del Comune

La provincia de Cremona es una tierra rica en joyas histórico-artísticas que permiten a los amantes del arte y la cultura recorrer las etapas históricas de este territorio, caracterizada por edificios de época medieval, iglesias, plazas, villas y castillos en las zonas fluviales.

La Piazza del Comune, ejemplo de plaza medieval a la que se asoman los principales edificios de la ciudad: el Duomo, el Battistero, el Palazzo del Comune con el célebre Torrazzo, emblema de la ciudad con sus 111 metros de altura y la Loggia dei Militi. De época renacentista el Palazzo Fodri y el Palazzo Raimondi. También muy interesante es la visita a las iglesias de San Sigismondo, San Pietro al Po y Sant’Agostino. Cremona debe su fama también al arte Liutaria de Stradivari, continuado con sabiduría por las tiendas artesanales y la Escuela Liuteria.

El museo Stradivariano conserva una rica colección de instrumentos y repertos de instrumentos procedentes del laboratorio de Antonio Stradivari, únicos en el mundo. Hhacia la cercana Crema se pueden ver ensanches, plazas, casas antiguas adosadas la una a la otra, edificios aristocráticos y verdes patios, estructuras monásticas, piazza Duomo, la catedral y su campanario.

Piazza del Comune

Catedral (Duomo) situada a un costado de esta plaza: Es una muestra impresionante del arte lombardo fue comenzada en estilo románico,pero sucesivas modificaciones la añadieron partes góticas y renacentistas. En el lado izquierdo se encuentra un campanario, el Torazzo, que es el más grande de Italia, con 112 metros de altura. Fue construido en el siglo XIII y conserva un reloj del siglo XVI,y el escudo de la ciudad, en el que destaca el románico.

La fachada está cubierta de mármol, y tiene partes correspondientes a todos los estilos. Las columnas del atrio se apoyan sobre dos leones, y en los capiteles hay relieves de la épica de Roldán, y el rosetón se construyó en el siglo XIII según un diseño del siglo X. En la nave central, son admirables los frescos y los tapices del XVI, confeccionados en Bruselas que muestran escenas de la vida de Sansón. En la cripta se conserva el sepulcro de san Homobono, patrono de la ciudad.

Castillos

Otra joya del territorio cremonés son los castillos y las fortificaciones, testimonios de las prósperas épocas históricas de la provincia: Soncino, ejemplo único de ciudadela fortificada con su imponente peñón; Pizzighettone, sistema fortificado del ‘500; y Pandino que se remonta a la época de los Visconti.

Entre los ejemplos de villas y mansiones antiguas se encuentran, entre otras, Villa Sommi Picenardi en Torre de’ Picenardi, Villa Manfredi en Cicognolo, Villa Maggio-Trecchi en Vho, Villa Medici del Vascello en San Giovanni in Croce. Casalmaggiore es toda para visitar con su Duomo y el complejo monástico de Santa Chiara y es preciosa para un paseo a pie o en bicicleta, ya que el Po pasa por el mismo casco antiguo.

Ríos

Rio po.jpg

A la belleza de estos antiguos lugares se une el encanto único y sugestivo de los ríos Po, Oglio, Serio y Adda, embellecidos por largas hileras de álamos. Medio ambiente y naturaleza están protegidos por los cremoneses en los parques del Serio y del Oglio, en la finca del Boscone y en el oasis Le Bine. Cruceros y naves fluviales permiten la navegación del Po y la excursión puede seguir con visitas guiadas a las ciudades y, por qué no, hasta el turismo de pesca.

Sin duda una opción sugestiva y particular es alquilar un pantoon, una verdadera casa flotante, para navegar por el Po. Además el visitante dispondrá de verdaderos itinerarios ciclísticos que harán de la excursión una inmersión única en el valle del Po.

Uno de estos itinerarios es el del “Circuito Città Murate e Castellate”, un recorrido que comunica las localidades que tienen en común murallas y castillos para descubrir los territorios de la provincia de Cremona. Las localidades de Crema, Soncino, Pizzighettone y algunas de las que forman parte del circuito comunican a través de un carril de bicicletas que se extiende por un recorrido protegido.

Cocina Cremonense

La cocina cremonesa propone los sabores de la tradición agrícola: embutidos como el renombrado salchichón perfumado al ajo, el cotechino (salami hervido) con lentejas, el culatello (jamón de brazuelo) y todo tipo de producto procedente del cerdo. Producto típico de este territorio, ya desde la Edad Media, es también la mostarda con trozos grandes o enteros de fruta confitada a diferencia de la molida típica de Mantua con añadido de mostaza y mosto espesados por la cocción. La mostarda se acompaña muy bien con los ricos platos de carne hervida, desde la ternera hasta la gallina del país.

La carne hervida también se utiliza para cocinar los marubini in brodo, típica pasta cremonesa con relleno de estofado, mortadela e higadillos.

Otros productos típicos son los tortelli cremaschi, con un toque dulce en el fondo, el queso Salva, la Bertolina, un bollo dulce con uva y el pastel típico: la Spingarda.

De origen antiguo y noble es el torrone que, según la tradición, debe su origen a las grandes celebraciones organizadas en el 1441 para la boda de Bianca María Visconti y Francesco.

Referencias