Desembarco Dauntless en Banes

Desembarco del vapor Dauntless
Información sobre la plantilla
Monumento expedicion Dauntless.jpg
Fecha:1897
Lugar:Banes
Descripción:
Hechos Ocurridos en Banes
País(es) involucrado(s)
Cuba
Líderes:
Capitán Luis Rodolfo Miranda

Desembarco del vapor Dauntless por las costas de Banes. El año 1897 y parte de 1898 fueron de prueba para los libertadores, la situación era muy difícil, pues como ya se conoce se propagaron varias epidemias como las fiebres palúdicas y enfermedades intestinales que depauperaban a las fuerzas mambisas. Además se sufría la carencia de alimentos y medicinas pues las traídas por Roloff ya se habían agotado al igual que las municiones. Por lo que se hizo necesario hacer llegar de inmediato una expedición a las costas de Oriente para aliviar la situación existente.

Desembarco

El 25 de noviembre parten con rumbo a Cayo Albor donde se encontraban los botes que utilizarían para el alijo de la expedición. Finalmente el 26 partieron hacia Cuba. El jefe de tierra sería el Capitán Luís Rodolfo – quien fue jefe expedicionario más joven y de menor graduación que tuvo la Revolución - y el de mar el General Emilio Nuñez. El 27 de noviembre se encontraban frente al faro de Lucrecia, pero cerca de él se encontraba el crucero Reina Regente y en Cayo Confites estaban anclados tres cañoneros por lo que el desembarco no podían efectuarlo esa noche.

El vapor salió nuevamente mar afuera y al día siguiente regresaron, llevando a cabo el desembarco por la Ensenada de Río Seco, entre el Faro de Lucrecia y Samá, en el lugar conocido por Playa Larga la cual estaba desierta pero a la vez estaban con el enemigo a la vista por encontrarse en el Faro Lucrecia y en Samá.

Llegada a Banes

Ese mismo día el jefe del desembarco Capitán Luís Rodolfo Miranda envía varios hombres con dirección a Banes, siguiendo cada uno distintos rumbo ya que de esa manera era más fácil lanzar la noticia del desembarco. El Dauntless, viejo barco expedicionario que en más de una ocasión trajo importantes cargamentos para el mambisado, esta vez transportó arsenal bélico y otros útiles. Gracias a esta expedición los cubanos recibieron un valioso cargamento de medicinas, fundamentalmente quinina, que era muy necesaria y salvó de la muerte a numerosos patriotas que yacían postrados y casi sin esperanzas de curarse. Los pertrechos que llegaron suponemos que hayan sido repartidos entre las fuerzas que operaban en la región de Holguín; pues Luis Rodolfo después que llegó a Cuba no escribió más en su diario hasta enero de 1898, reseñando que se encontraba bajo las ordenes de Calixto García.

Libertadores Cubanos en la Expedición del “Dauntless”

Expedicion Dauntles.jpg

El contingente expedicionario lo integraban 28 hombres.

Fuentes

  • M. Sc. Yurisay Pérez Nakao. Historiadora de Banes.
  • Trabajo presentado en el X Nacional de Historia celebrado en la Habana y Matanzas del 14 al 17 de noviembre de 1952