Saltar a: navegación, buscar

Diego Colón

(Redirigido desde «Diego Colón y Moniz Perestrello»)
Diego Colón y Moniz Perestrello
Información sobre la plantilla
Diego colon.jpg
Retrato de Diego Colón con vestimenta de conquistador.
2º Almirante, 2º Virrey y 3º Gobernador de las Indias
1508 - 1514
Datos Personales
Nacimiento1482
Isla de Porto Santo, Bandera de la República Portuguesa Portugal
Fallecimiento23 de febrero de 1526
La Puebla de Montalbán, Toledo, Bandera de España España
HijosLuis Colón y Toledo
PadreCristóbal Colón
MadreFelipa Moniz

Diego Colón y Moniz Perestrello (Isla de Porto Santo, 1482 - La Puebla de Montalbán, 23 de febrero de 1526) Administrador colonial español, hijo y sucesor de Cristóbal Colón en el almirantazgo, virreinato y gobernación de las Indias, iniciador de los denominados Pleitos Colombinos contra la Corona castellana.

Datos biográficos

Nacido alrededor de 1482, en la isla de Porto Santo (en el archipiélago de Madeira), era hijo de Cristóbal Colón y la portuguesa Felipa Moniz. En 1485, en compañía de su padre, dejó Portugal y entró en Castilla, por el puerto de Palos de la Frontera (Huelva). Iban camino de la ciudad de Huelva, donde vivían los cuñados del genovés, Miguel Muliart y Violante Moñiz, que podrían hacerse cargo del pequeño Diego mientras Colón negociaba en la corte su proyecto descubridor. De paso, visitaron por primera vez el monasterio de La Rábida. Durante el otoño de 1491, fracasadas sus gestiones, Cristóbal recogió a su hijo Diego y se dispuso a abandonar Andalucía en busca de otro príncipe que lo respaldara. Pero antes de dejar la ría de Huelva, el futuro descubridor visitó por segunda vez La Rábida. Se sabe que los recibió fray Juan Pérez, quien los retuvo en el monasterio mientras el fraile se desplazaba a la corte y convencía a los Reyes Católicos de que aceptaran lo propuesto por Colón. Cuando éste emprendió el viaje descubridor, Diego marchó con su hermano Hernando Colón a Córdoba, donde esperaron la llegada triunfal de su padre, ya almirante.

Corte española

Desde 1494 hasta 1497, Diego Colón vivió en la corte como paje al servicio del príncipe don Juan, heredero de los Reyes Católicos. Allí coincidió con grandes amigos y protectores de su padre, como el maestro del príncipe, fray Diego de Deza; y doña Juana de Torres, el ama del príncipe y mujer de toda confianza del descubridor. El maestro de los pajes y nobles de la corte era el humanista Pedro Mártir de Anglería. Muerto el príncipe don Juan (4 de octubre de 1497), Diego fue nombrado en 1498 paje de la reina Isabel I la Católica. Durante los años siguientes, residió en la corte, y en ella vivió el fracaso colombino. A partir de 1502, fue encargado por su padre para reclamar insistentemente los privilegios perdidos, especialmente el virreinato y la gobernación. Fue el portador, en 1506, de una carta de Cristóbal Colón para los nuevos reyes de Castilla, Juana I y Felipe I el Hermoso, sucesores de la reina Isabel I, fallecida dos años antes. Tras unas jornadas muy accidentadas y después de la muerte de Felipe I el Hermoso, volvió a gobernar Castilla el esposo de Isabel I, Fernando II el Católico, en calidad de regente.

Vida política

En el plano político y personal, el año 1508 tuvo gran trascendencia para Diego Colón: reclamó a la Corona sus privilegios por vía de justicia, iniciándose lo que la historia conoce como Pleitos Colombinos; se casó con María de Toledo, sobrina del duque de Alba y persona de gran ayuda para defender los intereses familiares; y el 8 de agosto de 1508, con el apoyo del duque de Alba, resultó nombrado gobernador de las Indias y Tierra Firme, aunque no virrey. Ese mismo año, fue padre de dos hijos naturales.

La flota de Diego Colón, con toda la familia a bordo (sus tíos Bartolomé y Diego, su hermano Hernando, y su esposa), camino de la gobernación de las Indias, dejó Sanlúcar de Barrameda el 3 de junio de 1509 para arribar al puerto de Santo Domingo el 9 de julio. Unos días después, sobrevino un devastador huracán que destrozó casas y navíos.

Desde 1509 hasta 1511, el gobernador intentó poblar otras islas, como Jamaica, Cuba y Puerto Rico; hizo un repartimiento general de indios en 1510; vigiló las armadas sobre Tierra Firme; desarrolló la explotación minera y la producción agrícola y ganadera y convirtió a Santo Domingo en la capital de las Indias. El 5 de mayo de 1511, la Sentencia de Sevilla, dada por el Consejo Real en los Pleitos Colombinos, reconoció al segundo almirante el virreinato de las Indias. Sin embargo, este reconocimiento le significó muy poco en cuanto a poder efectivo. Prueba de las dificultades que pasaban los hechos colombinos es el regreso de Diego a Castilla, en 1515, para vigilar sus negocios. Permaneció en España hasta 1520, y en todo este tiempo, negoció poco y gastó mucho.

La segunda gobernación colombina duró desde finales de 1520 hasta 1523. El enfrentamiento del virrey con la audiencia y con otros oficiales provocó la orden del emperador Carlos V (el rey español Carlos I) de que regresara a dar cuenta de sus actos. En enero de 1524, estaba en la corte entendiendo en sus pleitos y negocios. Camino de Sevilla en pos del Emperador, enfermó y murió en La Puebla de Montalbán (Toledo), en la casa de Alonso Téllez Pacheco, el 23 de febrero de 1526. Su cuerpo fue trasladado a la cartuja de las Cuevas de Sevilla, donde reposaría hasta ser trasladado a la ciudad de Santo Domingo, en la isla de La Española.

Fuente