El ejercicio de pensar (Libro)

El ejercicio de pensar
Información sobre la plantilla
El ejercicio de pensar.jpeg
Compendio que recoge un grupo de ensayos, conferencias, entrevistas y ponencias realizadas por el autor en distintos momentos desde 1966 hasta el 2007.
Título originalEl ejercicio de pensar
Autor(a)(es)(as)Fernando Martínez Heredia
Editorial:Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, Ruth Casa Editorial
GéneroEnsayo
Edición2007
Primera edición1966
PaísBandera de Cuba Cuba
PremiosPremio Casa de las Américas de Ensayos (1989), Premio Nacional de Ciencias Sociales (2007),

El ejercicio de pensar. Último libro de Fernando Martínez Heredia. Publicado por el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, Ruth Casa Editorial, El Caimán Barbudo y en Lecturas de Filosofía, publicado en 1968 por el Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana, que dirigía en aquel entonces.

Sinopsis

Compendio que recoge un grupo de ensayos, conferencias, entrevistas y ponencias realizadas por el autor en distintos momentos desde 1966 hasta el 2007. Todos estos trabajos están seguidos por un mismo espíritu político y teórico: la necesidad de un pensamiento crítico que indague en las posibilidades del socialismo cubano y los modos de superar esas posibilidades.

Argumento

Puede ser para algunos además de un libro incómodo, una actitud molesta. Allí donde sus páginas suenen puntillosas, acusadoras, será un lugar donde el dogmatismo, el autoritarismo, la homogeneidad, dominan. Es allí donde el ejercicio de pensar puede ser más útil. Como si también los conflictos aguardaran a momentos más idóneos, como si el propio pensamiento se rigiera por voluntades políticas dogmáticas y no por una necesidad cultural de buscar explicaciones a nuestros problemas.

Al leer las páginas de este libro pasan ante los ojos del lector el quehacer revolucionario de toda una generación consagrada al sostenimiento de una Cuba libre y fieles representantes de los distintos cambios ocurridos después del 1 de enero de 1959, cambios muy profundos de la vida de las personas, las relaciones sociales y las instituciones.

Esta obra es un fiel reflejo de un testimoniante que con el oficio grande de la palabra y el pensamiento nos entrega el legado histórico de una parte del proceso revolucionario, sus análisis de hechos insólitos ocurridos, normales en cualquier revolución joven, como bien expresa Fernando Martínez Heredia:

“… que dice mucho de las potencialidades revolucionarias del alto nivel cultural alcanzado por los cubanos…”

De forma amena, clara y concisa reconstruye el itinerario ideológico a lo largo de toda una vida consagrada a la defensa de un ideal: El socialismo y a los sin historia, o mejor dicho, a la memoria rota.

Este es un libro que habla de la necesidad de acabar con el prejuicio que frena la presentación y el debate de problemas reales y de criterios diferentes entre revolucionario y que, por el contrario, estimula, como dijo el presidente Raúl Castro, el secretismo, porque en el mejor caso, esa actitud expresa un error relacionado con una de las virtudes cardinales de nuestro proceso ―la unidad―, y con los hábitos defensistas dentro de una revolución que no ha podido bajar la guardia ni un solo día. Pero en muchos casos ella es un pretexto para el autoritarismo, el silenciamiento de los criterios de revolucionarios y la defensa de intereses espurios. Ya es indispensable que los aquejados por ese prejuicio, entre los que ejercen funciones, se libren de él, y nos libren a todos de sus efectos.

El volumen apela a la pertinencia de estimular entre todas y todos, una legítima cultura del debate, lo que implica abolir posiciones erróneas: negar el derecho de otras personas a expresar sus criterios, creerse dueño de las ideas y las informaciones, ignorar los argumentos y las ideas del otro o condenarlos al silencio de su no divulgación». Invita a recuperar aquellos debates internos a los que acudían dirigentes políticos y culturales, personalidades intelectuales, instituciones diversas, que contraponían sus criterios en público, con mayor o menor profundidad y buenas maneras. (Como lo hacía, a inicios de la década de 1960, el propio Che, cuyo pensamiento ha de ser moneda común, que forme parte de la cultura, porque hace mucha falta).

También aborda el papel de la investigación y el pensamiento social ―con calidad y libertad― en este urgente pensar el proyecto, para buscar lo más significativo, sus porqués..., para apoderarnos de toda la historia, con sus logros y errores, con sus insuficiencias y sus aciertos, con sus caídas, sus grandezas y mezquindades, y que nos permita convertir el conjunto, en una fuerza más para enfrentar los problemas actuales de la Revolución y la transición socialista, para reformular y hacer más ambicioso nuestro proyecto de liberación.

Habla además de la participación amplia y creciente cada vez, de más cubanos y cubanas, en el conocimiento y debate de nuestros problemas fundamentales y en las decisiones para enfrentarlos. Lo que deberá pasar por complejos procesos que, de manera organizada y hasta cierto punto planificado, desarrollen la conciencia, la creación nacional de riquezas y el buen gobierno.

Datos del autor

Fernando Martínez Heredia, autor del libro

Fernando Martínez Heredia. Nació el 21 de enero de 1939 en Yaguajay, provincia de Sancti Spíritus, Cuba. Académico Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Doctor en Derecho, Profesor Titular de la Universidad de La Habana, Investigador Titular. Especialista en Ciencias Sociales, ensayista e historiador. Entre algunas de su publicaciones tenemos, La educación superior cubana]], Desafíos del socialismo cubano, El Che y el socialismo, El corrimiento hacia el rojo, Pensar el Che y actualidad del Che y Repensar el socialismo.

Fuentes