Saltar a: navegación, buscar

Eloy Alfaro

Para otros usos de este término, véase Eloy Alfaro (desambiguación).


José Eloy Alfaro Delgado
Información sobre la plantilla
José Eloy Alfaro Delgado.jpeg
Líder de la revolución liberal ecuatoriana.

Presidente de la República de Ecuador

Presidente de la República del Ecuador
5 de junio de 1895 - 1 de septiembre de 1901
VicepresidenteManuel Benigno Cueva Betancourt (1897 - 1899)
Carlos Freile Zaldumbide (1899 - 1901).
PredecesorTriunvirato, y Vicente Lucio Salazar
SucesorLeonidas Plaza Gutiérrez
16 de enero de 1906 - 12 de agosto de 1911
PredecesorLizardo García
SucesorVíctor Emilio Estrada o Carlos Freile
Datos Personales
Nacimiento25 de junio de 1842
villa de Montecristi,
provincia de Manabí,
República de Ecuador Bandera de Ecuador
Fallecimiento28 de enero de 1912
ciudad de Quito,
República de Ecuador Bandera de Ecuador
Causa de la muerteasesinato
Ocupacióncomerciante, militar político
Conocido porViejo Luchador
Partido políticoPartido Liberal Radical del Ecuador
Creencias religiosascatólico
CónyugeAna Paredes Arosemena
HijosBolívar
Esmeraldas
Colombia
Colón
Bolívar
Ana María
América
Olmedo
Colón Eloy
Rafael
PadreManuel Alfaro
MadreNatividad Delgado.
Obras destacadasContrato Harman

José Eloy Alfaro Delgado (Montecristi, 25 de junio de 1842 - Quito, 28 de enero de 1912). Líder de la revolución liberal ecuatoriana (1895-1924), y presidente de la República del Ecuador en dos ocasiones en períodos que comprenden entre 1897 a 1901 y 1906 a 1911. Por su rol central en las batallas de la revolución y por haber combatido al conservadurismo por casi 30 años, fue conocido como el Viejo Luchador.

Alfaro fue una de las más fuertes personalidades que han guiado al pueblo ecuatoriano. En su país es considerado el instaurador de la democracia, el paladín de las libertades la separación de la Iglesia católica y el Estado.

Síntesis biográfica

Su padre fue Don Manuel Alfaro y González, republicano español que llegó al Ecuador en calidad de exiliado político; su madre doña María Natividad Delgado López.

José Eloy, recibió su instrucción primaria en su lugar natal, después de terminar se dedicó a ayudar a su padre en los negocios comerciales. Durante su juventud se nutrió de las doctrinas que producen libertad y democracia, todo lo que olía a tiranía hervía de odio y rencor su sangre por eso luchó contra García Moreno, Borrero, Veintemilla y Caamaño, y con enfáticas luchas conquistó el título de «Viejo Luchador».

Eloy Alfaro pasó por muchas y serias dificultades en la diversas campañas que emprendió, tendientes a combatir la tiranía, en estos combates gastó su fortuna adquirida en Panamá con la ayuda de su esposa de esa nacionalidad Ana Paredes Arosemena, de ese matrimonio nacieron nueve hijos: Bolívar, Esmeraldas, Colombia, Colón, Bolívar, Ana María, América, Olmedo y Colón Eloy; Rafael nació fuera del matrimonio.

Eloy Alfaro fue valeroso hasta la muerte; buscaba una transformación radical en su país. Su sangre rebelde y espíritu visionario le dieron un carácter férreo que lo distinguió en la acción liberal de la cual sigue siendo ejemplo inigualable. Desde muy joven participó en gestas rebeldes como en el Colorado; casi pierde la vida en el desastre del Alajuela. Participó en los combates de Montecristi, Galta, San Mateo, Esmeraldas, Guayaquil, Jaramijó, Gatazo, Cuenca y Chasqui.

Eloy Alfaro fue un padre ejemplar, magnánimo con los amigos y desgraciados. Aunque sus estudios no fueron profundos, por su carácter logró superarse e imponerse a los demás con clara inteligencia. No obstante haber dejado una herencia de obras para el Ecuador, fue inmolado cruelmente el 28 de enero de 1912 en el parque El Ejido de Quito.

La libertad no se implora de rodillas, se conquista en los campos de batalla.
Eloy Alfaro

Se inclinó por el liberalismo y en 1864 participó en una fracasada insurrección contra Gabriel García Moreno. Una vez exiliado en Panamá, emprendió varios negocios con éxito. En 1872, y siendo ya un hombre rico, contrajo matrimonio con Ana Paredes Arosemena, hija de uno de los notables del Istmo.

Obras

Durante este primer período de la administración de Alfaro se firmó el Contrato Harman, en virtud del cual quedaba asegurada la continuación rápida de los trabajos del ferrocarril Guayaquil a Quito, llegando hasta Colta, en este Período.

Presidencia

Alfaro.jpg

Hacia 1884, cuando Caamaño se instaló en el poder, Alfaro encabezó una nueva revuelta que suspendió tras casi cuatro años de lucha, dedicándose entonces a los contactos internacionales. Sus adversarios se referían a él con el sobrenombre burlesco de "general de las derrotas", debido a sus fracasos militares.

Al ocurrir cambios al estallar el escándalo de "la venta de la bandera", el 3 de enero de 1895. En junio de ese mismo año se desató la Revolución Liberal en Guayaquil: el presidente Luis Cordero Crespo debió renunciar, y Alfaro, que estaba en Panamá, fue proclamado jefe supremo.

Para el 19 de junio de 1895 Alfaro llegó a Guayaquil, e inmediatamente preparó el ataque contra los conservadores, atrincherados en la Sierra, a quienes los liberales derrotaron en San Miguel de Chimbo, Gatazo y El Girón antes de llegar el 4 de septiembre a Quito.

Tiempo después, el 12 de enero de 1897, una Asamblea Constituyente, tras expedir la undécima Constitución, se pronunció por el liberalismo y eligió como presidente a Alfaro. Durante su primer gobierno, que concluyó en 1901, se dedicó a consolidar el triunfo liberal, a establecer la separación entre la Iglesia y el Estado y a impulsar la construcción del ferrocarril entre Quito y Guayaquil.

Eloy Alfaro también dio mucho impulso a la educación. El 1 de octubre de 1869 inaugura el colegio Bolívar de la villa de Tulcán, en 1907 la Escuela de Artes y Oficios, el 11 de junio de 1897 el Instituto Nacional Mejía, el 20 de octubre de 1900 la Escuela de Bellas Artes de Quito, el 14 de febrero de 1901 el Colegio Normal Manuela Cañizares; el 25 de mayo de 1901 el Colegio Normal Juan Montalvo, el 10 de agosto de 1901 el Colegio Vicente Rocafuerte de Guayaquil y el Colegio Militar Eloy Alfaro.

Segunda presidencia

Ya cerca de terminar su período surgió el problema de quien debía sucederle, «No podemos perder con papelitos lo que hemos ganado con fusiles».

Las elecciones se llevaron a cabo dentro de un marco oficial. Hubo dos candidaturas no oficiales la de Manuel Antonio Franco y la de Lizardo García. Al frente no hubo oposición. Apenas sabido el triunfo de Plaza, comenzaron las intrigas. A consecuencia de ellas propuso Alfaro a Plaza que renunciara a la elección, a fin de lograr la unión del partido liberal. Plaza no hizo caso, tomó posesión del mando el 1 de septiembre de 1901. Entonces se notó un gran distanciamiento entre Plaza y Eloy Alfaro.

Más notable aun fue el segundo gobierno alfarista, vigente entre enero de 1906 y agosto de 1911. En el trascurso de este período se promulgó la Constitución de 1906, "la carta magna del liberalismo ecuatoriano". Se continuó la construcción del ferrocarril transandino, que arribó a Quito el 25 de junio de 1908. Se consolidó la secularización en la enseñanza pública, y se realizaron también obras de infraestructura y comunicación.

En 1910 el conflicto limítrofe con el Perú estuvo a punto de provocar la guerra. Entretanto, se produjeron fisuras en el partido liberal, donde se enfrentaban el liberalismo radical de Alfaro y el liberalismo oligárquico de Leonidas Plaza Gutiérrez.

Asesinato

En las elecciones de 1911, el gobierno alfarista impuso a su candidato Emilio Estrada mediante un fraude, pero Alfaro se arrepintió de tal maniobra y quiso obtener la renuncia de Estrada mediante la convocatoria a un congreso extraordinario. Entonces asumió el poder Carlos Freile Zaldumbide, quien entregó la presidencia al electo Emilio Estrada, en diciembre de ese año. Pero Estrada falleció y Freile Zaldumbide asumió la presidencia.

Alfaro y otros dirigentes radicales regresaron al país pensando influir en la designación de un nuevo mandatario, pero Freile Zaldumbide los apresó en Guayaquil.

Una vez que fueron trasladados a Quito, el 28 de enero de 1912, el conservador Leonidas Plaza instigó a un grupo de jóvenes, que asaltaron la prisión y asesinaron a Eloy Alfaro, Flavio y Medardo Alfaro, Luciano Coral, Ulpiano Páez y Manuel Serrano.

Sus cuerpos, arrastrados a modo de trofeos sangrientos por la ciudad, fueron quemados en El Ejido.

Homenajes

Monumento a Eloy Alfaro en la Avenida de los Presidentes y 17 (La Habana).
Monumento a Eloy Alfaro en la Avenida de los Presidentes y 17 (La Habana).

En la presidencia de Rafael Correa, en 2008, parte de las supuestas cenizas del Viejo luchador fueron retiradas y trasladadas con honores militares al complejo llamado Ciudad Alfaro, en la población manabita de Montecristi, la tierra natal de Alfaro, que también albergó a la Asamblea Constituyente de 2008.

La celda del penal García Moreno donde fue asesinado nunca más fue ocupada. Actualmente hay un busto de Alfaro en ella.

En las principales ciudades ecuatorianas hay calles y avenidas en honor a Alfaro.

Una de las principales avenidas de Quito es la avenida Eloy Alfaro. En la capital se levanta también un obelisco que señala un lugar muy cercano al real, en el cual la turba quemó los despojos del presidente Alfaro y sus tenientes, probablemente en el sitio que Gangotena señaló como la pira número uno. El obelisco, pintado de rojo, está coronado por una antorcha en el centro del parque de El Ejido. El obelisco tiene una placa que dice "Martirio y glorificación de Alfaro, 28 de enero de 1912". En frente del obelisco, el alcalde Paco Moncayo hizo levantar una estatua de Alfaro. Cada 5 de junio, aniversario de la Revolución, los colegios públicos de Quito le rinden homenaje, depositando ofrendas florales. Además realizan una ceremonia en su memoria las logias masónicas de la capital. En Guayaquil, un gran monumento levantado a mediados del siglo XX recuerda al general Alfaro, y lo muestra liderando la Revolución liberal.

Fuentes