Embalsamiento

Embalsamiento
Información sobre la plantilla
Embalsamiento.jpg
Concepto:Embalsamiento es toda operación que tiene por objeto la conservación del cadáver, sea completo o se trate de alguna de sus partes, previniendo los fenómenos de putrefacción. La palabra embalsamar procede de la palabra bálsamo que era una sustancia que servía para la preservación.

Embalsamiento. Fue iniciado en el antiguo Egipto, con el propósito de preservar la integridad de los cuerpos de los difuntos.

Definición

Embalsamamiento es toda operación que tiene por objeto la conservación del cadáver, sea completo o se trate de alguna de sus partes, previniendo los fenómenos de putrefacción. La palabra embalsamar procede de la palabra bálsamo que era una sustancia que servía para la preservación.

Origen

La creencia en la inmortalidad del espíritu humano, según la mitología egipcia, originó que se practicara y desarrollara el embalsamamiento y la momificación, para poder preservar la identidad del individuo en la vida futura, de acuerdo con sus costumbres. En el antiguo Egipto enterraban, inicialmente, a sus muertos en la caliente arena del desierto, en recipientes con hierbas, lo que provocaba que los restos se desecaran rápidamente, previniéndolos así de la descomposición; posteriormente eran sepultados. Más tarde, comenzaron a construir mastabas de adobe, e idear el complejo proceso de la momificación y los rituales asociados con el entierro que dieron origen a los ritos funerarios.

Embalsamiento en la antigüedad

En toda la antigüedad estuvo muy arraigada la creencia de que al morir el individuo, algo de su espíritu quedaba vivo en el cuerpo inerte, con capacidad de seguir actuando contra los demás.

Embalsamiento en el Antiguo Egipto

El proceso de embalsamamiento

El embalsamamiento egipcio alcanzó su máximo desarrollo alrededor de la cuarta dinastía. Casi todas las vísceras eran retiradas, excepto los riñones y el corazón, y la cavidad corporal tratada con natrón; después el cuerpo era completamente cubierto también con natrón pulverizado. La persona encargada de efectuar el corte inicial del cuerpo con un cuchillo de piedra, a un lado del abdomen, era elegida en la ceremonia y posteriormente sometida a un ritual de persecución y lapidación, ya que era una ofensa dañar el cuerpo del faraón, incluso después de su muerte física. Después de extraerlo del natrón, el cuerpo era recubierto, tanto por dentro como por fuera, con resina para preservarlo, se envolvía con vendajes de lino, engarzando escarabeos, amuletos y otros talismanes religiosos. En el caso de la realeza, eran colocados dentro de una serie de ataúdes jerarquizados, siendo el exterior un sarcófago de piedra, normalmente. Los intestinos, pulmones, hígado y estómago eran preservados por separado y almacenados en los vasos canopos, quedando protegidos así por los cuatro hijos de Horus. Dos papiros describen el ritual del embalsamamiento, aunque de forma incompleta. El conocido como Papiro 3 de Bulaq, el más extenso, que se halla en el Museo Egipcio de El Cairo, y el papiro número 5.158, que se encuentra en el Museo del Louvre.

Evolución de creencias

Los faraones de las primeras dinastías fueron considerados inmortales, y eran los únicos seres que podrían seguir viviendo en el más allá. Posteriormente los nobles y altos jerarcas se consideraron merecedores de disfrutar de vida eterna, adoptando también rituales similares de momificación y enterramiento, extendiéndose esta facultad a la mayoría de la población con el paso de los siglos, al evolucionar los sistemas de creencias religiosas.

Otros seres embalsamados

También fueron embalsamadas otras criaturas que se consideraban encarnaciones vivientes de los dioses o sus manifestaciones. Se han encontrado en estado momificado: ibis, cocodrilos, gatos, babuinos, toros, serpientes, percas del Nilo, entre otros. Estos disponían, en algunas poblaciones, de necrópolis o complejos funerarios específicos, como el Serapeum de Saqqara o el de Alejandría.

Embalsamiento en la actualidad

Son diversas la razones por las cuales se desea conservar un cadáver exento de putrefacción o descomposición. Unas veces es debido a la necesidad de conservar el cuerpo para realizar con él prácticas anatómicas, preparaciones anatómicas o disección. Esto es propio de los Servicios Universitarios de Anatomía. Otras veces es por petición de los familiares del difunto o por disposición testamentaria. En otras circunstancias, la conservación del cadáver por medio de embalsamamiento está destinada a mantenerlo en las condiciones óptimas para su traslado a otro país o por circunstancias legales o políticas especiales tales como los cadáveres de personajes famosos en la vida pública, jefes de Estado. En el siglo XIX, a petición del Dr. BROUARDEL, se decidió en 1880, que el mejor sistema para conservar los cadáveres en la Morgue de París era la refrigeración y así fue adoptado este sistema. Mignon y Rourt construyeron unos costosos aparatos refrigeradores. Los procedimientos químicos son muy variados y hay tantos que da la impresión de que ninguno es plenamente satisfactorio.

Procedimientos actuales para embalsamar

Con ellos se pretende retrasar la putrefacción aunque sea a corto plazo. Sin embargo, se obtienen con ellos a veces, embalsamamientos de larga duración. El más utilizado ha sido siempre la inyección en el sistema vascular de substancias como el formol o masas repletivas preparadas con substancias diversas como agua, alcohol, éter, cloroformo, aceites esenciales, glicerina, aceites grasos, manteca, sebo, esperma de ballena, cera, trementina de Venecia, colofonia, barnices, lacre, gutapercha, yeso, gelatinas, albúmina, colodión, leche y otras.

Fuente