Saltar a: navegación, buscar

Emilio Butragueño

Emilio Butragueño
Información sobre la plantilla
Buitreb.jpg
Datos personales
NombreEmilio Butragueño Santos
ApodoEl Buitre
Nacimiento22 de julio de 1963
Madrid, Bandera de España España
Estatura1,68 metros
Carrera
PosiciónDelantero
Club actualRetirado( desde el 1998)
Partidos internacionales69
Goles totales123
Trayectoria
Año del debut1984
Club del debutCastilla
Año del retiro1998
Club del retiroAtlético Celaya

Emilio Butragueño Santos. Ex futbolista español, destacado delantero y goleador de la década de los 80. Desde la temporada 83-84 jugó en el Real Madrid, equipo en el que permaneció doce temporadas y con el que consiguió cinco Ligas consecutivas (1986 - 1990), dos Copas del Rey, dos Supercopas y dos Copas de la UEFA (1985 - 1986).

Como internacional disputó 69 partidos y llegó a marcar 26 goles. Llamado "El Buitre", su apodo dio nombre a toda una excelente generación de futbolistas españoles: la llamada "Quinta del Buitre". Tras su retiro como futbolista activo, en diciembre de 2000 Jorge Valdano, director deportivo del Real Madrid, le ofreció convertirse en su adjunto. Actualmente ocupa el cargo de Director General de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid-Universidad Europea de Madrid.

Síntesis biografica

Nació en Madrid, el 22 de julio de 1963. Los primeros años de su vida transcurrieron en el número 7 de la calle Antillón, donde cursó sus estudios en el Colegio San Antón. Más tarde, cuando sus padres trasladan el negocio familiar a la calle Narváez, ingresa en el Colegio Calasancio. Sin embargo, en el Calasancio opta por jugar al baloncesto.

Fue José Antonio Sacristán, su supervisor deportivo, quien le rescata para el fútbol, ingresando en el equipo infantil como centrocampista. Emilio fue creciendo rápidamente como futbolista. Posteriormente en el equipo cadete cambiaría de puesto, jugando de ariete o de extremo izquierdo. Llegando a ser el mejor del equipo.

Trayectoria deportiva

Real Madrid

Artículo principal: Real Madrid

Butragueño destacaba por su visión de juego y por su incipiente capacidad de improvisación. En ningún momento pensó que podía llegar más lejos, a un equipo grande. Su fama traspasa las barreras del colegio, y muy pronto, las puertas del fútbol se abrirían a sus pies.

El 13 de julio de 1980 se proclama Campeón del torneo AS con los juveniles del Calasancio. Los ocho goles marcados en un partido hicieron que los técnicos del Atlético de Madrid se interesaran por el y le realizaran algunas ofertas tentadoras, pero en el ánimo de Butragueño y de su padre, está el vestir la camiseta del equipo grande de España, el Real Madrid.

Alertado Juan Gea, técnico madridista, dispone una prueba inmediata para el jugador. Tres días después de realizar la prueba, el 15 de agosto, Butragueño ficha por el Real Madrid como aficionado y juega su primer partido con los blancos en San Lorenzo del Escorial, donde realiza, según muchos, “el mejor partido de su vida”. Aquel encuentro fue memorable. No marcó ningún gol, pero provocó exclamaciones de admiración de todos. Ese día se iniciaba una carrera imparable.

Ascenso al equipo grande

Su primer partido con el equipo aficionado lo juega en Pinto. Ese mismo año, en Tercera, lo alternó cumpliendo el servicio militar. La siguiente campaña milita en el Castilla a las órdenes de Amancio, con el que se proclama Campeón de Liga de Segunda División en la temporada 1983-84. Su nombre comienza a ser portada en los periódicos. Sus números goleadores son espectaculares y le colocan como "Pichichi" de la categoría, título que al final le arrebataría Julio Salinas. Hubiera batido al vasco, pero una llamada de Alfredo Di Stéfano, le lleva al primer equipo, con el que debuta un 5 de febrero de 1984, en Cádiz.

En ese partido el Madrid se fue con un 2-0 en contra al descanso. Entonces Alfredo Di Stéfano le dio la alternativa en el segundo tiempo. Y Butragueño respondió. Salió al terreno de juego con el número 14 como su ídolo, Cruyff, y revolucionó el partido, marcando dos goles y dando el pase del tercero. Ese día se inicia su etapa más popular.

El gran espaldarazo llega el 12 de diciembre de 1984. Ese día el Madrid jugaba Copa de la UEFA y se enfrentaba en octavos de final con el Anderlecht, contra el que había perdido por 3-0 en el partido de ida. Esa noche Butragueño logra marcar tres de los seis goles que logró el equipo blanco (6-1), en una épica remontada que aún hoy en día, en el siglo XXI está fresca en la memoria de los millones de madridistas que tuvieron la satisfacción de presenciarla.

Su participación fue decisiva para que el equipo lograse por dos años consecutivos (1985 y 86) la Copa de la UEFA, títulos que le valieron el reconocimiento unánime del fútbol europeo, y la concesión, por dos años consecutivos, del “Trofeo Bravo”, al mejor jugador europeo menor de 24 años. Junto a Hugo Sánchez formó la delantera titular del Real Madrid durante muchas campañas. En el primer equipo se reunieron cuatro de los integrantes de la “Quinta del Buitre”, sobrenombre por el que se conoce al grupo formado por Butragueño, Sanchis, Míchel, Martín Vázquez y Pardeza, gracias al ingenio del prestigioso periodista Julio César Iglesias.

Durante doce años la presencia de Butragueño fue una constante en el equipo. Como queda dicho, formó con Hugo Sánchez una de las mejores delanteras del mundo y contribuyó decisivamente a que el extraordinario jugador mexicano conquistara cuatro “pichcihis” con el Real Madrid. Sin ser un gran goleador, él mismo ganaría un máximo galardón en la temporada 1991.

Despedida del fútbol

Butragueño se despidió del fútbol como jugador el 15 de junio de 1995, en un partido-homenaje, ante la Roma, que finalizó con el resultado de 4-0, con el Estadio Bernabéu a reventar de un público enfervorizado que agradeció la entrega del jugador a los colores madridistas.

Butragueño se fue tal y como se comportó durante toda su carrera, con caballerosidad y honestidad, sin una frase altisonante, sin un reproche a nada ni a nadie, todo lo contrario. A pesar de lo doloroso de la situación, Emilio se fue con palabras de agradecimiento a una Institución a la que ha amado profundamente, tanto desde la grada como desde el terreno de juego, y a la que sigue amando, en la actualidad como aficionado.

Títulos

Referencias