Saltar a: navegación, buscar

Emilio Núñez

Para otros usos de este término, véase Emilio Núñez (desambiguación).
Emilio Nuñez Rodríguez
Información sobre la plantilla
Emilio Nuñez Rodríguez.jpg
Vice-Presidente de la República de Cuba
1917 - 1921
PresidenteMario García Menocal
PredecesorEnrique José Varona
Secretario de Agricultura, Comercio y Trabajo
1913 - 1917
PresidenteMario García Menocal
Datos Personales
NombreJuan Emilio de la Caridad Núñez Rodríguez
Nacimiento27 de diciembre de 1855
Sagua la Grande, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento5 de mayo de 1922
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
OcupaciónMilitar, político y médico

Juan Emilio de la Caridad Núñez Rodríguez. General de División del Ejército Libertador. Estomatólogo. Fue uno de los cinco generales que acompañaron al mayor general Máximo Gómez en su histórica entrada a la Ciudad de La Habana, el 24 de febrero de 1899. Durante los primeros años de la República de Cuba ocupó la presidencia de la asociación nacional de veteranos del Ejército Libertador y Vicepresidente de la República en el segundo período de gobierno de Mario García Menocal (1917-1921).

Síntesis biográfica

Nació en Sagua la Grande, Las Villas, Cuba el 27 de diciembre de 1855. Se destacó especialmente en la conducción de expediciones a Cuba durante la guerra del 95. Fue vicepresidente de la República de 1917 a 1921 durante el segundo gobierno de Mario García Menocal.

Guerra del 68

En la guerra del 68 hizo su ingreso en las fuerzas independentistas en julio de 1876. Después de mantenerse unos días junto al entonces teniente coronel Francisco Carrillo, se incorporó a la caballería del regimiento Occidente, perteneciente a la brigada de Cienfuegos, bajo el mando del general de brigada Henry Reeve, de quien fue ayudante con grado de teniente. Integró, junto con Reeve, la brigada de “Colón”.

Participó en el combate de “Yaguaramas”, donde cayera su jefe. Núñez quedó bajo las órdenes del coronel Ricardo Céspedes. A principios de 1878 comenzó a operar en su región natal, subordinado al mayor general Carlos Roloff. Depuso las armas, siendo comandante, en la finca “El Mamey”, el 18 de marzo de 1878.

A finales de agosto de 1879, poco antes de comenzar la Guerra Chiquita, fue detenido en Sagua la Grande y remitido al Morro de La Habana acusado de conspirar. A los 19 días logró escapar. Se alzó el 13 de noviembre de 1879 en San Diego de Nigua, Sagua la Grande. Con grado de teniente libró los combates de los ingenios “Santa María” y “Concedo”, en “Quemado de Güines”. También tuvo acciones en Lomas de Amaro, “Viana, Los Abreu, Antón Díaz, San Gil, Siguanea, El Gato, Pozo Viejo y Las Hondonadas. El comité revolucionario cubano de Nueva York lo había ascendido a coronel desde diciembre de 1879.

En la Emigración

General de División Emilio Núñez
Ya fracasada la guerra, se resistió a deponer las armas y se mantuvo en la manigua, con unos cien hombres, hasta el 3 de diciembre de 1880 en que por instancias de José Martí, a nombre del comité revolucionario cubano, marchó a Estados Unidos saliendo por el puerto de “Isabela de Sagua”, en ese mismo mes. Fue el último de los jefes insurrectos en abandonar la Isla.

En marzo de 1884 se enroló en una goleta norteamericana para arribar al puerto de “Isabela de Sagua” con el objetivo de explorar la situación real en Cuba. Fue denunciado y capturado el 14 de ese mes. Por gestiones familiares, quedó en libertad y regresó a Estados Unidos. Fue uno de los miembros fundadores del Partido Revolucionario Cubano y colaboró en la organización del plan “Fernandina”.

Al comenzar la Guerra Chiquita recibió la misión de permanecer en Nueva York como elemento aglutinador de los emigrados cubanos. Comenzó a colaborar en la organización de expediciones armadas hacia Cuba. La primera de estas fue la del vapor “León”, que con 29 expedicionarios desembarcó en la ensenada de “Taco-Nibujón”, Baracoa, provincia de Oriente, el 19 de agosto de 1895.

El 10 de febrero de 1896, al crearse el departamento de expediciones, el delegado del Partido Revolucionario Cubano, Tomás Estrada Palma, lo nombró jefe del mismo, aunque su fundación oficial se llevó a cabo el 2 de noviembre de 1896.

Carta de José Martí

Un día alguien le vio sobresaltado al llegar el correo. Con ansiedad Emilio tomó la correspondencia y abrió la misiva.

Sr. Emilio Núñez

Mi bravo y noble amigo:

...Me pide Vd. un consejo -y yo no rehuyo la responsabilidad que en dárselo me quepa. Creo que es estéril -para Vd. y para nuestra tierra- la permanencia de Vd. y sus compañeros en el campo de batalla.

...Duro es decirlo y toda la hiel del alma se me sube a los labios al decirlo ...deponga Vd. las armas.

...No deja Vd. de ser honrado, el último de los vencidos será Vd., el primero entre los honrados.

José Martí

Una y otra vez releyó la carta, quería convencerse de que era palabra verdadera, alzó la vista y miró a sus compañeros y con gran pesadumbre se acerca a sus oficiales que lo observan preocupado, tratando de entender su reacción, intenta articular palabras pero no lo consigue, les entrega la carta.

Mientras ellos repasan las letras para comprender de qué se trata, él tiene tiempo suficiente para ordenar sus ideas, cuando ellos concluyen la lectura expresa titubeante:

Creo que es lo mejor; así nos preparamos para la próxima oportunidad. Vamos a comunicárselo al resto de los compañeros.

Muy a menudo los textos sobre la historia nacional le pasan por arriba a esta carta de José Martí, minimizan su significación hasta desconocer que el comandante Emilio Núñez fue el último hombre en deponer las armas durante la Guerra Chiquita.

Frente a las expediciones en la guerra del 95

El 14 de septiembre de 1896, el consejo de gobierno lo ratificó en ese cargo con grado de coronel y el 16 de diciembre de 1896, cuando ya había conducido a Cuba cinco expediciones, fue ascendido a general brigada. En total condujo personalmente como jefe de mar, más de 20 expediciones sin haber fracasado en ninguna. Después de disuelto el departamento de expediciones realizó su último viaje como jefe de la expedición de los vapores “Florida” y “Fanita”, que desembarcaron a más de 500 hombres por “Palo Alto”, en la costa sur de Camagüey, el 3 de julio de1898. Cuatro días más tarde recibió el ascenso a general de división.

Como delegado a la asamblea de representantes de la revolución cubana, por el cuarto cuerpo, votó en contra de la destitución de Gómez como general en jefe del Ejército Libertador el 9 de marzo de 1899. Formó parte de la junta consultiva creada por Gómez para gestionar el licenciamiento del Ejército Libertador, la cual sesionó del 24 de abril al 27 de mayo de 1899, en la “Quinta de los Molinos”, en la ciudad de La Habana. Se licenció del Ejército Libertador el 15 de julio de 1899.

El 27 de octubre de 1899, el gobierno interventor militar norteamericano lo designó para ocupar el cargo de gobernador de la provincia de La Habana. El 5 de noviembre de 1900 fue electo representante a la asamblea constituyente por esa provincia. En las primeras elecciones de la república resultó elegido para el mismo cargo de gobernador, en el cual se mantuvo hasta el 8 de abril de 1908.

El 22 de octubre de 1911 ocupó la presidencia de la asociación nacional de veteranos del Ejército Libertador. Fue secretario de agricultura, comercio y trabajo durante el primer período de gobierno del presidente Mario García Menocal (1913-1917) y lo acompañó, como vicepresidente de la república, en su segundo período de gobierno (1917-1921).

Muerte

Murió en la Ciudad de La Habana, Cuba el 5 de mayo de 1922.

Fuentes

  • Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Primera parte. Tomo I. Ediciones Verde Olivo.
  • cenit