Saltar a: navegación, buscar

Enfermedades digestivas

Enfermedades digestivas
Información sobre la plantilla
365 enfermedades digest.jpg
Enfermedades digestivas. El sistema digestivo es una serie de órganos huecos unidos en un tubo largo y retorcido. Comienza en la boca y se extiende hasta el ano, e incluye el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso. El Hígado, la vesícula y el Páncreas también participan. Estos tres órganos producen jugos que ayudan en el proceso de la digestión.

Trastornos digestivos

Existen muchos tipos de trastornos digestivos. Los síntomas varían ampliamente dependiendo del problema. En líneas generales, debe consultar a un médico si observa:

• Sangre en las evacuaciones • Cambios en los hábitos intestinales • Dolor abdominal severo • Pérdida de peso no intencional • Acidez que no mejora con antiácidos

Tipos de enfermedades digestivas

  • Apendicitis:

Inflamación del apéndice, que es un saliente del colón. Se manifiesta por la presencia de un Dolor abdominal en el lado derecho. Suele requerir la extirpación del apéndice.

  • Gastritis: irritación e inflamación de la mucosa interior del estómago. Suele producir sensación de acidez.
  • Gastrosquisis: malformación presente en algunos recién nacidos. Se trata de una hernia abdominal que provoca que parte de los intestinos sobresalgan fuera de la pared
  • Intolerancia alimenticia: Alergia a algún tipo alimento. Al ingerir determinadas sustancias el organismo del individuo reacciona de forma adversa con vómitos, erupciones y diarreas.
  • Oxiuraxis: presencia de gusanos en el intestino conocidos vulgarmente con el nombre de lombrices.
  • Pancreatitis: inflamación del páncreas. Puede ser crónica o aguda, la primera suele ser causa del alcoholismo y la segunda de alguna infección.
  • Peritonitis: inflamación de la membrana que rodea el abdomen (peritoneo). Puede tener distintas causas como una infección o una apendicitis.
  • Úlcera: lesión o herida de la piel o de algún tejido interno como la pared intestinal.
  • Úlcera gástrica: rotura del tejido intestinal. Provoca Hemorragias internas que si no cicatrizan pueden provocar la desangración.

Lesiones bucales relacionadas con las enfermedades digestivas

  • Afta bucal: Es la pérdida de sustancia de la Mucosa bucal es aguda, dolorosa, inicialmente necrótica y recidivante. Estas lesiones pueden estar presentes en diversas enfermedades, e incluso, constituir la lesión principal de estas.
  • Aftas solitarias: son úlceras de variado tamaño, muy dolorosas, localizadas generalmente en la mucosa del vestíbulo, el carrillo, la lengua o el paladar blando. Su origen se asocia con transgresiones dietéticas y síndromes dispépticos de tipo orgánico.1
  • Estomatitis aftosa recurrente (EAR): caracterizada por la aparición en la mucosa bucal de aftas aisladas o múltiples, de centro grisáceo y halo eritematoso, son benignas, dolorosas y recurrentes, que generalmente curan en 2 semanas y pueden o no dejar secuelas (escaras). Son reconocidas también como úlceras orales recurrentes, Úlceras aftosas recurrentes y Aftosis, simple o compleja.
  • Gastritis crónica atrófica: Los pacientes que sufren gastritis crónica atrófica pueden presentar lesiones bucales como estomatitis aftosas recurrentes, relacionadas con estados carenciales de vitamina B 12 y/o de hierro.
  • Duodenitis parasitaria: La mucosa duodenal o yeyunal puede estar infectada por nematodos y protozoos. Su presencia desencadena una respuesta inflamatoria y alteración de la Flora intestinal, lo que ocasiona una Malabsorción intestinal de nutrientes tales como vitaminas, minerales, proteínas, grasas y Carbohidratos, fundamentales para el mantenimiento del trofismo de los órganos.

Alteraciones en la lengua y enfermedades digestivas

  • Lengua saburral:Es un hallazgo clínico con escaso significado patológico. La superficie de la lengua presenta un color blanco o amarillento, de variada intensidad, ocasionado por el acúmulo de bacterias y pequeñas partículas alimentarias; el epitelio se muestra queratinizado y hay descamado de las papilas filiformes, algunas con discreta elongación.
  • Lengua geográfica, glositis migratoria benigna o glositis exfoliativa: Se aprecian placas de color rojo, lisas, brillantes, con un epitelio adelgazado, las cuales no llegan a ulcerarse, sin papilas filiformes y en las que se destacan las papilas fungiformes; limitadas por una queratosis circundante sobre elevada de color blanco-amarillento. Estas placas son de forma romboidal o circular, variables con el tiempo y recuerdan mapas heterogéneos(fig. 3).
  • Várices lingual: Las alteraciones de la vascularización de la lengua asociadas con enfermedades del aparato digestivo son raras. Se reporta la presencia de várices en la base de la lengua asociadas con hepatopatías crónicas con hipertensión portal de etología diversa, aunque aún no se reconoce la existencia de una conexión entre las venas linguales y las venas que forman parte de la circulación portal.
  • Queilitis: Son inflamaciones agudas o crónicas del labio, acompañadas de tumefacción, dolor, fisura y costras blancas, amarillas o negruzcas. En pacientes con síndrome de malabsorción intestinal y anemia importante por déficit de hierro, se le denomina queilitis eritematofisural. En los pacientes con déficit marcado de zinc la queilitis se presenta acompañada de dermatitis perioral conocida como acrodermatitis enteropática.

Enfermedades parasitarias

La giardiasis

Es la más frecuente, originada por la infestación de Giardia lamblia en la mucosa duodenal y yeyunal, que según su persistencia y grado de infestación, es capaz de dañar la mucosa del intestino y provocar disminución de la absorción de los nutrientes y alteraciones de la inmunidad.18,19 Los mecanismos propuestos que explican la malabsorción en la giardiasis.

  • Trastorno mecánico: según el grado de infestación, la giardia se dispone y se fija con sus ventosas en toda la mucosa duodenal y yeyunal, la cual queda tapizada por su presencia e impide el contacto de los alimentos con la mucosa.
  • Respuesta inflamatoria: caracterizada por edema, aumento de la secreción de mucus y disminución de la altura de las vellosidades intestinales, con pérdida de diversas enzimas localizadas a este nivel, que son esenciales para la absorción de los nutrientes.
  • Sobrecrecimiento bacteriano: la propia presencia de la giardia y los trastornos que esta origina en la mucosa intestinal, favorecen una alteración de la motilidad intestinal que conlleva un retardo del tránsito intestinal con el consiguiente sobrecrecimiento de bacterias anaeróbicas, grampositivas, las cuales interfieren principalmente la absorción de vitamina B12 y de otros nutrientes.
  • Daño inmunológico: la giardia, al causar daño en las vellosidades intestinales, produce una disminución de la producción local de inmunoglobulina, especialmente IgA secretora, lo que impide una respuesta inmunológica local adecuada ante cualquier agresión.

Fuentes