Epistaxis

Epistaxis
Información sobre la plantilla
Epistaxis1.jpg
es un síndrome de frecuente aparición en la patología nasal
Clasificación:Hemorragias
Región de origen:Fosas nasales, senos perinasales, nasofaringe
Región más común:Fosas nasales

Epistaxis. Es la salida de sangre al exterior por vía anterior o posterior, siendo su origen endonasal, retronasal o extranasal. Producto de la ruptura de los elementos vasculares que garantizan la irrigación de las fosas nasales, senos perinasales y nasofaringe, la cual de acuerdo con la intensidad y origen, se comporta como síntoma o enfermedad.

Se considera que representa entre el 10 y el 12 % de los pacientes asistidos en las consultas de urgencias de otorrinolaringología, y que existen 2 picos de máxima incidencia: uno entre los 15 y los 25 años, y otro entre los 45 y los 65 años.

Por lo general, la epistaxis constituye un proceso banal, de fácil resolución por el facultativo de asistencia en la Atención Primaria de la Salud, pero en ocasiones el sangrado es de gran intensidad, lo que requiere de la atención especializada porque puede llegar a comprometer la vida del enfermo.

Etimología

La palabra epistaxis proviene del griego, y significa "fluir gota a gota". Se define como la salida de sangre al exterior por vía anterior o posterior, de origen endonasal, retronasal o extranasal, causada por la ruptura de los elementos vasculares que garantizan la irrigación de las fosas nasales, senos perinasales y la nasofaringe, de lo cual no está exento ningún grupo de edades. Tanto la incidencia como las dificultades terapéuticas son provocadas por la gran riqueza de la vascularización de las fosas nasales, y por las múltiples causas locales y generales que pueden provocar el sangrado.

Clasificación

De acuerdo con la ubicación anatómica:

  1. Epistaxis anterior: corresponde al 90 % de todas las epistaxis, generalmente por compromiso del plexo de Kiesselbach, la mayoría de leve a moderada cuantía, y son más frecuentes en niños y jóvenes, fáciles de solucionar y de buen pronóstico.
  2. Epistaxis posterior: generalmente las ramas de las arterias esfenopalatinas son las responsables, la sangre proviene de la parte posterior de las fosas nasales, y es difícil visualizar el sitio de la hemorragia. Esta es moderada o de gran cuantía, es menos frecuente que la anterior (10 %), la mayoría de las veces se presenta en pacientes adultos, y es de más difícil solución (pronóstico grave en la mayoría de los casos).

De acuerdo con la causa que la origina:8-13

  1. Locales: idiopáticas, microtraumatismos (hurgado, rascado de fosas nasales), resfriado común, rinitis, factores ambientales (sequedad ambiental, humedad, altura, exposición excesiva al calor), traumatismos, cuerpos extraños, tumores (neoplasias, pólipos y angiofibroma juvenil, etcétera).
  2. Generales: fármacos (abuso de descongestionantes, ingestión de ácido acetil salicílico, anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios), enfermedades infecciosas (gripe, escarlatina, fiebre tifoidea), enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, arteriosclerosis), enfermedades hematológicas (coagulopatías, leucemias, [[anemia aplásica]), enfermedades endocrinas (diabetes mellitus, feocromocitoma), enfermedades renales (nefritis) y miscelánea, entre otras.

Etiopatogenia

Causas locales

  • Traumáticas:
  1. Quirúrgicas.
  2. No quirúrgicas: (Autolesión de la mucosa nasal, cuerpo extraño, agresión craneofacial o accidental, inflamatoria.)
  • No traumáticas:
  1. Tumores
  2. Úlceras tróficas de Hajek.

Causas generales

  1. Inflamatória específicas. (fiebre tifoidea, difteria, Sarampión)
  2. Cardiovasculares: (aterosclerosis, vasculitis ipertensiva)
  3. Hematopatias: Coagulopatias.
  • Carenciales: Endógenos
  • Toxemia:
  1. Exógenos: (Sarín, Soman)
  2. Endógeno: ASA diaria por artritis)

Diagnóstico

Se basará en la intensidad, forma clínica y causas. El cuadro clínico esta dado por el sangramiento nasal, retronasal o ambos a la vez. De acuerdo a la intensidad y localización del sagramiento se puede presentar bajo dos formas clínicas. Buscar signos vitales, localizar el sangramiento.

  1. Epistaxis Enfermedad: Hemorragia nasal corriente, poco abundante, fácil de cohibir, de aparición brusca. Se ve en niños y adolescentes. Cuando es de causa física hay desecación de la mucosa, acompañada de congestión vascular y ó resistencia capilar local por hipoxia hística.
  2. Epistaxis Sintomática: Son moderadas a graves, puede producir shock hipovolémico, es el síntoma inicial o de alarma de la afección. Puede ser precedida de cefalea, acúfenos, vértigos y palpitaciones más síntoma de la enfermedad de causa etiológicas.

Complicaciones

Irrigación de la nariz: (incluida fosas nasales)

  • Carótida externa:
  1. Maxilar interna – Arteria esfenopalatina – Rama externa e interna: La primera irriga la porción posterior, cornetes y la segunda irriga la porción posterior del tabique nasal.
  2. Arteria facial:
  • Carótida interna:
  1. Arteria oftálmica – Arterias etmoidales, irriga porción media y anterior de los cornetes, porción anterior del tabique.

Tratamiento

La epistaxis debe ser tratada mayoritariamente desde el punto de vista manipulativo y no medicamentoso, y es importante tener presente que dicho tratamiento presenta 2 fases:

  1. Inmediata: tratamiento del signo.
  2. Mediata: búsqueda y tratamiento de la causa

Taponamiento nasal

El taponamiento nasal postero-anterior, puede ser realizado de 2 formas diferentes:

  • Se toman 2 ó 3 torundas de gasa (dependiendo del tamaño de la coana del paciente) y se conforma un paquete que debe tener 4 cabos de hilos de seda bien gruesos, es decir, 2 hacia un extremo y 2 hacia el extremo opuesto. Previa anestesia tópica, se introduce una sonda por la fosa nasal sangrante hasta alcanzar la orofaringe, se practica una orofaringoscopia y se obtiene la sonda con una pinza de bayoneta, se fijan los hilos al extremo más distal de la sonda y se le comienza a retirar por la fosa nasal. El tapón de gasa es ayudado con el dedo índice del médico, hasta que este es impactado en la coana y se obtienen 2 hilos por la nariz y 2 quedan por boca, se traccionan los hilos que se obtuvieron por las fosas nasales (con la participación de un ayudante) y se procede a la colocar un taponamiento nasal anterior. Se sitúa una torunda frente a la narina y se anudan los 2 cabos de los hilos, mientras que los otros dos cabos que quedaron por boca se fijan a la mejilla con esparadrapo, los que facilitarán la retirada del taponamiento nasal posteriormente.
  • Se utiliza una sonda vesical de Foley, que se introduce por la fosa nasal sangrante hasta llegar a la nasofaringe, insuflando el balón distal, se hace tracción de la sonda y se atasca dicho balón en la coana, después se rellena la fosa nasal con gasa (taponamiento anterior), se coloca una torunda de gasa delante de la narina y de fija la sonda con hilo de seda. Este método no resulta difícil de realizar y se obtienen excelentes resultados

Fuentes