Saltar a: navegación, buscar

Eugene Delacroix

Eugene Delacroix
Información sobre la plantilla
Eugene Delacroix.jpg
NombreFerdinand Victor Eugene Delacroix
Nacimiento26 de abril de 1798
Charenton Saint Maurice, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento13 de agosto de 1863
París, Bandera de Francia Francia
OcupaciónPintor

Ferdinand-Victor-Eugène Delacroix. Pintor francés. Fue el más emblemático del movimiento romántico aparecido en el primer tercio del siglo XIX , cuya influencia se extendió hasta los impresionistas. Según ciertos historiadores, debió ser en realidad hijo natural de Talleyrand.

Síntesis biográfica

Nació en Charenton-St-Maurice, cerca de París. Hijo de Charles Delacroix, Ministro de Asuntos Exteriores de la Convención de 1795 a 1797. Desde su más tierna infancia su amor por la música fue intenso y ejerció a lo largo de su vida una intensa influencia en su obra. Siempre atribuyó el éxito de su representación de la Magdalena del Santísimo Sacramento, desfalleciendo de dolor por su Maestro crucificado, a la impresión que le hicieron los cánticos del mes de mayo.

Después de sus estudios en el Liceo Luis el Grande, entró en la escuela de Bellas Artes de París donde estudió con Guerin.

La extrema pobreza en la que quedó tras la muerte de sus padres en 1819 le llevaron a producir litografías, caricaturas, etc. Mientras, sin embargo 1818 parecía ya la futura promesa de su futura eminencia en la primera de sus telas de la que se tiene conocimiento Matronas romanas sacrificando sus joyas por su país. Contra el consejo de su maestro Gerin, expuso en 1822 , y tuvo el efecto de atraer sobre él gran notoriedad, si no fama, porque levantó un torbellino de críticas y controversias.

En 1859, expone por última vez en el Sálon ya que a pesar de su empeño no puede trabajar de forma contínua. Su estado de salud se deteriora por una laringitis y tendrá que retirarse y guardar reposo fuera de París, en el campo.

En 1861 termina los frescos de Saint-Sulpice obra que había comenzado en 1849 y comienza la decoración del comedor del banquero Hartmann.

Viajes

En 1832, realiza un viaje de seis meses a Marruecos y Argelia, descubriendo allí la deslumbrante luz y color de sus paisajes, sus gentes, la sensualidad y el misterio, sensaciones intensas que se reflejarán en toda su obra posterior.

En este período a Delacroix ya se le había entregado la Legión de Honor, y era muy apreciado en la sociedad Francesa. La Hacienda Real se limitó pagarle únicamente el trayecto entre Toulon y Tánger. El 1 de enero de 1832 parte con la comitiva a Toulon para abordar la fragata La Perle, la cual zarpó hasta el 11 de enero hacia África del Norte.

Se conocen muy bien los pormenores de este viaje gracias al Diario del artista, a sus cartas dirigidas a sus amigos y al álbum de croquis que elaboró. Estos documentos hacen posible seguir la crónica del artista de forma casi diaria paseando por la ciudad o el campo, participando en las fiestas y actividades en las ciudades de Tánger, Fez, Mequínez, Orán y Argel.

Quedó deslumbrado al llegar a Tánger. Este viaje a Marruecos produjo una transformación innegable en su obra. Estaba convencido de que en África del Norte se podía contemplar cómo eran las antiguas civilizaciones, y estableció comparaciones con la Grecia y la Roma clásicas.

La naturaleza y los animales de África del Norte captan también la imaginación del autor. El 5 de julio regresó a Toulon con más de 100 dibujos y croquis de sus viajes; se conservan tres de ellos en el Museo del Louvre y uno en el Museo Condé de Chantilly.

Su diario

Expone sus pensamientos e ideas acerca del arte y los artistas, compara sus propias obras anteriores y posteriores, las analiza y disecciona, y expresa sus opiniones sobre el arte, la política y la vida. Este diario constituye una interesante fuente de información respecto a su vida y su época.

Muerte

En 1863 su estado de salud empeora pero sigue pintando, El cobro del impuesto árabe y Tobías y el ángel, pero muere el 13 de agosto, acompañado solamente por su fiel ayudante Jenny Le Guillou. A su fallecimiento, los artistas contemporáneos le rindieron sentidos homenajes, en especial Gustave Courbet.

Su obra

En 1825, se va a Inglaterra donde pasó tres meses estudiando a los pintores ingleses, de manera especial a John Constable, el mayor paisajista europeo de la época.

Según algunos historiadores, Delacroix escogió a Dante para realizar varias de sus obras.

A partir de la exposición de 1855 se convirtió en la figura que supo sobrepasar la formación clásica para renovar la pintura. Auténtico genio, dejó numerosas obras que tenían mucho que ver con la actualidad de su época Las matanzas de Quío o la Libertad guiando al pueblo.

También destacó como pintor religioso pese a sus continuas declaraciones de ateísmo. Sus obras manifiestan una gran maestría en la utilización del color. A sus 30 años logra provocar controversia en el público con el cuadro La muerte de Sardanápalo pintado en 1827 y expuesto en el Salón de París, la pintura es un buen ejemplo de lo que era importante para los románticos franceses, el superhombre desbocado en calidad de héroe, la combinación de erotismo y muerte, el decorado oriental, los grandes movimientos en lugar de una composición equilibrada y apacible, y el predominio del color sobre la línea.

Algunos de sus cuadros

  • Mujeres de Argel.
  • La Bataille de Taillebourg.
  • Autoportrait au gilet vert.
  • Autoportrait.
  • Entrée des Croisés à Constantinople.
  • Paysage à Champrosay.
  • El jinete árabe.
  • La fiancée d'Abydos.
  • La justicia de Trajano.
  • Ovide chez les Scythes.
  • La caza del león.
  • Médée furieuse.

Fuentes