Saltar a: navegación, buscar

Fútbol australiano

Fútbol australiano
Información sobre la plantilla
FubolASSS.jpg

Fútbol australiano. Es uno de los más rápidos del mundo, caracterizado por la agresividad en el juego, es una combinación entre el fútbol gaélico y el Rugby. Las grandes carreras, los saltos altísimos y el contacto cuerpo a cuerpo que demuestran los jugadores en cada partido consiguen una gran expectación entre los espectadores.

Objetivo del juego

El principal objetivo es anotar más puntos que el rival, pateando el balón entre dos postes del área rival. Los jugadores pueden hacer avanzar la pelota utilizando cualquier parte del cuerpo, mediante pase con pie o mano o por carrera con el balón. Es un deporte rápido ya que la pelota está en juego en todo momento, salvo cuando el árbitro pita un tiro libre o la bola se sale del campo. Este deporte destaca también por su juego físico y de contacto, en el que se permite placar al rival para parar sus posibilidades de ataque.

El campo de juego

200px-AFL stadium.png

El terreno de juego tiene forma ovalada y una longitud de entre 135 y 185 metros, una anchura entre 110 y 155 metros y está marcado por una línea blanca que delimita el campo en el que se puede mover el balón. El reglamento no impone límites en la colocación de los jugadores, aunque suelen ocupar posiciones de ataque o de defensa, y aparte de éstos, en el terreno se sitúan los árbitros (de campo, de línea y de meta). El terreno de juego más famoso es el de críquet de Melbourne, donde se celebra la gran final que culmina con la temporada.

Reglas del juego

Tanto el balón como el terreno de juego presentan una forma ovalada. A ambos lados de los centrales hay cuatro postes: los dos centrales (postes de meta) son los más altos, y a su lado están los postes de fondo. Cada poste está separado entre sí a una distancia de 6,4 metros. Por otra parte, el campo de juego puede tener entre 135 y 185 metros de largo por 110-155 de ancho. A 50 metros de la línea de gol se dispone una línea curva del mismo tamaño, que marca la zona. El cuadrado central es de 50x50 metros. La bola está hecha de cuero y tiene forma ovalada.

Cada partido consta de cuatro cuartos, con un tiempo medido por un árbitro encargado para ello. En la Australian Football League cada cuarto dura 20 minutos, y el reloj se detiene cada vez que la pelota no está en juego. Al término de cada cuarto, los equipos se cambian de campo.

El equipo

Está formado por 22 jugadores, aunque sólo 18 están en el campo a la vez. Ocupan posiciones por todo el terreno, por lo general, marcando a un contrario.

Resultado

Gana el equipo que más tantos haya conseguido al final del partido. Se suman por separado las anotaciones de seis y un puntos, pero luego se cuenta el total.

Estrategia

Pueden correr con la pelota en las manos (no más de 10 metros sin botar en el suelo) y golpearla con los pies para pasársela o para anotar.

Tiempo de juego

Se divide en cuatro cuartos de 20 minutos de tiempo reglamentario, más el tiempo de descuento, si lo hubiera. En caso de empate no hay prórroga.

Anotación

En el fútbol australiano el objetivo es anotar goles y behinds. El gol vale seis puntos, mientras que el behind solo uno. Cuando se marca el gol se efectúa un saque desde el centro del campo, mientras que con el behind el equipo al que han anotado el tanto saca desde su propio campo. El equipo que más puntos ha conseguido al término de los cuatro cuartos gana. Puede haber empate en caso de que los dos equipos tengan los mismos puntos, aunque en las fases finales de competiciones se disputa una prórroga.

  • Gol: 6 puntos. Para anotarlo el jugador debe conseguir, mediante un disparo con el pie, que el balón pase entre los postes centrales, sin importar a que altura lo haga. Para que se otorguen los seis puntos, el balón no puede ser tocado por ningún otro jugador durante su trayectoria. Aunque lo normal es que la pelota no toque el suelo después del lanzamiento, si llega a botar y cruza los postes centrales no afecta a la puntuación.
  • Behind: 1 punto. Se logra cuando la pelota cruza entre un poste central y un poste lateral y, a diferencia del gol, el jugador atacante puede usar cualquier parte del cuerpo. También cuenta con un punto cuando la pelota golpea uno de los postes centrales, o si un jugador atacante pasa el balón por los postes centrales usando otra parte de su cuerpo que no sea el pie. Si un defensa rival anota de forma deliberada (generalmente para evitar un gol del atacante), la estrategia se conoce como rushed behind. Si la bola golpea un poste lateral se considera que ha salido del campo, por lo que no se otorga ningún punto.

El árbitro situado bajo los dos postes es el encargado de señalar la anotación. Para ello debe alzar los dos brazos con los codos pegados en caso de gol, y un solo brazo para indicar un behind. Después, confirma la señal al otro umpire situado en el otro lado agitando sobre su cabeza dos banderas (gol) o una bandera (behind).

Indumentaria

La ropa que se utiliza en este deporte es muy parecida a la que llevan los jugadores de fútbol, con la diferencia de que las camisetas no tienen mangas (con el fin de evitar agarrones entre los jugadores). Usan también pantalones cortos y botas de tacos. A diferencia del fútbol americano, los jugadores no llevan protectores contra golpes.

Historia

Los orígenes del fútbol australiano se remontan a 1858, con la celebración de los primeros partidos en la ciudad de Melbourne. El deporte surge a partir de otros a los que jugaban las diferentes tropas británicas establecidas en las colonias, tales como el fútbol gaélico o el rugby. Pronto algunos jugadores de críquet como Tom Wills vieron este juego como una buena oportunidad para mantenerse en buena forma durante los meses de invierno, por lo que comenzó a desarrollarse un primer código de normas. En ese sentido cabe destacar a Henry Colden Harrison y Wills, como pioneros del fútbol de reglas australianas, y al Melbourne Football Club como el primer equipo profesional del país que se creó el 17 de mayo de 1859

Aunque los primeros partidos se jugaron al aire libre, utilizando los árboles como porterías, pronto se adoptarían los campos de críquet como escenario de juego. El juego tuvo un importante éxito en la colonia de Victoria, concretamente en los alrededores de Melbourne, y fue allí donde comenzaron a realizarse las primeras competiciones. A lo largo del siglo XIX, el deporte se expandió a otros territorios como Australia Meridional, Tasmania o Queensland, y en 1877 se formaron las dos primeras asociaciones de fútbol: South Australian Football Association y Victorian Football Association. Ello propició la creación de diferentes ligas regionales, y más tarde los partidos entre colonias.

En 1897 se crea, tras la decisión de varios clubes de abandonar el campeonato regional de Victoria, la Victorian Football League (VFL). Este campeonato pasaría a ser, años más tarde, considerado como el torneo de liga nacional de Australia, que desde 1990 se llama Australian Football League]]. Comenzó con ocho clubes, para pasar en 1925 a doce formaciones.

Tras la Segunda Guerra Mundial, que lastró al desarrollo del fútbol australiano, se deciden fomentar los campeonatos interestatales y se crea un comité nacional, la Australian National Football Council, para supervisar un torneo interestatal. Sin embargo, la VFL continuaba siendo el campeonato principal. Hasta la década de 1970 los únicos dominadores eran los estados de Victoria, que reclutaba a los mejores jugadores de otros estados, y Australia Meridional, donde también había afición por este deporte. También se intentó una expansión internacional, con partidos en otros países enmarcados en ferias de demostración y exhibición. Sin embargo, las propuestas no cuajaron en otros países más allá de Oceanía. El estilo de juego varió, pasando a ser más agresivo, rápido y de ataque.

Las audiencias crecieron, especialmente gracias a la retransmisión por televisión de los encuentros para todo el país. Por ello, desde la década de 1980 se emprende una expansión nacional definitiva de la Victorian Football League, a la que ayuda el traslado en 1982 del equipo de South Melbourne a Sydney para crear los Sydney Swans, primer equipo de fuera de Victoria y situado en Nueva Gales del Sur, donde la afición por el fútbol era menor. La respuesta fue positiva, por lo que la VFL decidió otorgar franquicias de expansión a las federaciones de otros estados para que se inscribieran en su campeonato. En 1990, con una nueva realidad, el campeonato VFL pasa a llamarse Australian Football League (AFL).

Desarrollo y popularidad

Australia

El fútbol australiano es el deporte con mayor número de seguidores y espectadores de Australia, y el país es el único con liga profesional: la Australian Football League. En 2005 se calculó que más de 6 millones de personas siguieron los partidos de la AFL, y a pesar de que la mayor parte de los clubes se concentran en Victoria el deporte goza de aceptación en todo el territorio nacional. Aunque durante la temporada regular los datos de audiencias descienden, se registra un elevado número de espectadores durante la fase final de la liga. En 2008 contó con una asistencia media al campo de 38.295 espectadores, la cuarta más alta para un campeonato de liga de cualquier deporte en el mundo y solo por detrás de NFL, Indian Premier League de críquet y la Bundesliga alemana.

En cuanto a repercusión mediática, las audiencias de TV suelen situar la final de la AFL como uno de los programas más seguidos del año en el país. Aunque en un principio la liga se mostró reticente a emitir encuentros por televisión, más tarde adoptó un modelo por el que el encuentro se ofrece con un cierto retardo. En la actualidad, depende de la zona de cobertura de cada emisora afiliada a una red nacional que cuenta con los derechos. En 2009 los derechos en abierto de la AFL correspondían a Network Ten. Por otra parte, la televisión por cable o de pago también retransmite encuentros, y es frecuente que la mayoría de cadenas emitan resúmenes. Además de la AFL, cada emisora afiliada puede emitir, dentro de su desconexión territorial, encuentros de ligas regionales, si bien eso depende de cada cadena.

Resto del mundo

Aparte de Australia, muy pocos países cuentan con una importante presencia del fútbol australiano en su deporte nacional. Fuera de sus fronteras, suele haber una mayor presencia en países de Oceanía. También existe una cierta relación entre este deporte y el fútbol gaélico, por el que algunos jugadores de la República de Irlanda han comenzado a jugar en equipos de la AFL. Se tiene constancia de que existen más de 30 países donde se juega a fútbol de reglas australianas en el mundo, y algunos como Nauru y Papúa Nueva Guinea lo consideran su deporte nacional. Sin embargo, mientras que en Australia hay más de 600.000 jugadores federados, en el resto del mundo apenas se superan los 30.000 deportistas.

Existe un campeonato mundial, de carácter amateur, que ha contado con tres ediciones (2002, 2005 y 2008) y en el que juegan hasta 12 selecciones. Algunos de los equipos nacionales son las Aguilas de Chubut (Argentina) o Santos de Chile. En España la única federación existente es la de Cataluña, sin apoyos oficiales del gobierno autonómico. Aunque también hubo representación de todo el país (Toros de España) no existe una federación nacional, por lo que Cataluña y España juegan por separado.


Fuentes