Saltar a: navegación, buscar

Fernando II de Portugal

Fernando II de Portugal
Información sobre la plantilla
Rey de Portugal
Fernando II de Portugal.JPG
Reinado 16 de septiembre de 183715 de noviembre de 1853
Nombre real Fernando Augusto Francisco Antonio de Sajonia-Coburgo-Gotha
Nacimiento 29 de octubre de 1816
Coburgo, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento 15 de diciembre de 1885
Lisboa, Bandera de la República Portuguesa Portugal
Predecesor María II de Portugal
Sucesor Pedro V de Portugal
Consorte María II de Portugal
Casa Real Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha
Padre Fernando de Sajonia-Coburgo-Gotha
Madre María Antonia de Koháry

Fernando II de Portugal. Nacido bajo el nombre de Fernando Augusto Francisco Antonio de Sajonia-Coburgo-Gotha. Fue, rey consorte de Portugal y regente del reino en varias ocasiones. Mostró una especial predisposición a las artes, que le valió el apelativo de el Rey Artista. Desempeñó el cargo de presidente del Real Conservatorio de Lisboa y se interesó por el desarrollo de las artes escénicas. Estimuló los estudios de arte y compró numerosas obras de artistas portugueses. Se esforzó por conservar el patrimonio portugués y adquirió importantes edificios para salvarlos del abandono o del vandalismo.

Síntesis biográfica

Nacido en Coburgo el 29 de octubre de 1816. Hijo del duque Fernando Jorge Augusto de Sajonia Coburgo Gotha y de la princesa húngara doña María Antonia Gabriela, recibió una buena educación y pronto dio muestras de un precoz talento artístico.

Matrimonio con María II de Portugal

María II de Portugal

En 1835 Fernando fue escogido para casarse con la joven reina viuda de Portugal, María II. El contrato matrimonial estipulaba que Fernando debía renunciar a la herencia húngara de su madre y que recibiría una pensión anual en el caso de que su esposa, la reina, muriese. Además se acordó que don Fernando recibiese el título de rey de Portugal en el caso de que naciese un heredero. El matrimonio por poderes tuvo lugar el 1 de enero de 1836 y al día siguiente don Fernando fue nombrado general del ejército y coronel honorario del 5o batallón de cazadores. Llegó a Lisboa el 8 de abril y el 9 se celebró el enlace religioso.

Desde el comienzo los liberales mostraron su disgusto por el nombramiento como general de don Fernando, pero el gobierno no podía negar al marido de María II tales honores, que ya había sido otorgados a su anterior esposo. Pero cuando en mayo Fernando fue nombrado presidente de la Academia Real de las Ciencias las manifestaciones comenzaron a ser violentas y el ejército tuvo que intervenir para sofocarlas. El 25 de octubre de 1836 fue fundada la Academia de Bellas Artes de Lisboa, de la que los reyes se declararon protectores.

Rey de Portugal

Luis I de Portugal

Fernando recibió el título de rey con el nacimiento de su primogénito, el príncipe Pedro , el 16 de septiembre de 1837. Fue nombrado comandante en jefe del ejército después de que la revolución llamada de María da Fonte causase la sustitución del ministerio y el liberal duque de Saldanha recibiese el cargo de jefe de Estado Mayor. Pero tras la victoria de los cartistas de 1851 el duque de Saldanha se sublevó contra el conde de Tomar y el rey debió encabezar una campaña contra Coimbra, que terminó con la reafirmación en el poder de Saldanha y la concesión de la reina de apartar a don Fernando del ejército.

Pedro V de Portugal

La calma volvió al país y en abril de 1852 la familia real portuguesa comenzó un viaje por el reino, visitando Vila Franca de Xira, Alcobaça, Pombal, Leiria, Coimbra y Oporto. El 15 de noviembre de 1853 murió la reina, con tan sólo 34 años de edad y el Consejo de Estado, reunido en el Palacio de las Necesidades, nombró regente a Fernando II, en tanto el príncipe Luis fuese menor de edad. Fernando confirmó al ministerio que se encontraba en el poder a la muerte de María II, presidido por el duque de Saldanha, que continuó con la labor regeneradora. Durante los dos años que duró la regencia, se establecieron los telégrafos eléctricos en Portugal, se reformaron las circunscripciones administrativas, continuó la instalación de vías férreas por todo el país y se acometieron diversas obras públicas, como la iluminación a gas de la ciudad de Oporto.

El 16 de septiembre de 1855 Pedro V alcanzó la mayoría de edad y Fernando le entregó el gobierno del país. El relevo de sus responsabilidades le permitió realizar un viaje por el sur de España entre abril y junio de 1856. Participó de forma caritativa en la institución de la sopa económica, durante la epidemia de fiebre amarilla que asoló el reino en 1857.

Regencias

El rey Pedro V murió de forma inesperada el 11 de noviembre de 1861 y Fernando volvió a asumir la regencia mientras su hijo Luis, heredero entonces de la corona, regresaba a Portugal, a pesar de que un supuesto como el que se daba no estaba recogido en la ley de abril de 1846, que había posibilitado a Fernando ser regente durante la minoridad de Pedro. La regencia duró sólo dos días, hasta que Luis I asumió el trono el 14 de noviembre, pero, puesto que la epidemia de fiebres tifoideas se había cobrado ya la vida de tres de los infantes, el rey promulgó la ley del 12 de febrero de 1862, por la que Fernando volvería a la regencia en el caso de la ausencia de un rey. Aquel mismo año Fernando rechazó la oferta de asumir el trono de Grecia, después de que una revolución en aquel país hizo que su monarca se refugiara en una fragata inglesa.

Fernando realizó un nuevo viaje a España entre mayo y octubre de 1863 y entre el 1 de octubre y el 30 de diciembre de 1865 volvió a la regencia del reino, mientras Luis I y su esposa se encontraban visitando Italia. Volvió a desempeñar el mismo cargo en 1867 por la ausencia de los reyes con motivo de la exposición universal de París; en esta ocasión, que fue la última, detentó la regencia durante un mes y medio.

Candidato a ocupar el trono de España

Cuando en 1868 la revolución de España hizo que la reina Isabel y la familia real tuviesen que huir del país, el gobierno provisional, que no quería la instalación de la república, ofreció la corona española a Fernando II, con la esperanza, además, de consumar la unidad ibérica. Éste rechazó oficialmente el ofrecimiento. Pero en 1869 se casó con la condesa Elisa Hensler y la situación de la coronación en España se volvió a plantear.

Finalmente se entrevistó con el embajador español, Ángel de los Ríos, y aceptó la propuesta, poniendo como condición que las coronas española y portuguesa nunca podrían ser ceñidas en la misma cabeza; como el principal motivo por el que se había considerado la candidatura de Fernando era precisamente la unión de ambos reinos, la cuestión quedó zanjada y en España se buscaron otros candidatos.

A partir de entonces tomó parte en diversos actos internacionales en representación de Portugal y fue nombrado presidente de la comisión que debía coordinar la participación portuguesa en la exposición de Viena de 1873. Visitó la exposición de París de 1877 y de él partió la iniciativa de la exposición de arte ornamental de 1881, cuya comisión organizadora presidió. Viajó con frecuencia al balneario de Royat y pasó los últimos años de su vida sufriendo una dolorosa enfermedad.

Muerte

Falleció en el Palacio de las Necesidades de Lisboa el 15 de diciembre de 1885.

Fuente