Gabriela Zapolska

Gabriela Korwin-Piotrowska
Información  sobre la plantilla
GabrieliZapolskiej.1898.ws.jpg
Nacimiento1857
Bandera de Ucrania Ucrania
Defunción1921
Bandera de Polonia Polonia
Ocupaciónescritora
Nacionalidadpolaca
Géneropoesía

Gabriela Zapolska, escritora polaca. Es autora de narraciones naturalistas (Kaska Kariatyda, 1885-1886; Un amor pasajero, 1906), en las que denuncia el antisemitismo, defiende posiciones feministas y evoca la miseria humana y la vulgaridad de la vida cotidiana, suscitando polémicas que rozaron el escándalo. Fundó una escuela dramática en Cracovia (1902) y escribió dramas que obtuvieron gran éxito: El otro (1896), La moralidad de la señora Dulska (1906), La señorita Maliczewska (1910).

Síntesis biográfica

Gabriela Zapolska, llamada en realidad Maria G. Janowska, fue una escritora extraordinariamente fructífera. Nació en el seno de una familia adinerada. Su matrimonio infeliz la llevó en 1881 a romper todos los lazos que la unían tanto con su marido como con su propia familia. Su vida es un buen ejemplo de realización de la emancipación femenina perseguida en la época. Después de haber roto con su familia, sin medios para subsistir, se dedicó a la mayor pasión de su vida: la interpretación. Desde 1882 es actriz y colaboradora de uno de los periódicos de Cracovia. Como actriz actúa en Cracovia, en Pozna. Finalmente, viaja a París, donde sueña con una gran carrera artística. Desde el año 1892 trabaja en el famoso.Théâtre Libre de A. Antoine, así como en el teatro modernista Théâtre de l'Oeuvre

Trayectoria como actriz

No alcanza el éxito como actriz, pero entabla contactos con los círculos teatrales vanguardistas, con los pintores del grupo. Les Nabis y también con la emigración polaca de simpatías socialistas, lo que tiene mucha importancia en su futura evolución artística. Después de volver a Polonia sigue trabajando como actriz y no sin algunos éxitos. Trabaja, incluso, en el Teatro de Cracovia bajo la dirección de T. Pawlikowski, teatro que en aquella época tenía una gran importancia artística e intelectual en el territorio polaco, gracias, precisamente, a su director, persona de horizontes muy abiertos y gran independencia económica.

En el año 1900, y como consecuencia de los frecuentes conflictos con los directores con los que trabajaba, abandona el teatro, la mayor pasión de su vida. Colabora con la prensa de Cracovia, donde escribe reseñas teatrales. En el año 1902 dirige en Cracovia una escuela teatral. En 1904 se establece en Lvov, donde, junto a su segundo marido, el pintor S. Janowski, organiza una compañía teatral con la que recorre toda la provincia de Galicja entre 1907 y 1908. En la temporada 1912-1913 es directora literaria del Teatro de Estrenos, al tiempo que colabora con distintos periódicos. Como escritora se inicia con relatos cortos publicados en 1890. Como autora de prosa, está considerada seguidora de Zola.

Para ella el naturalismo es una tendencia que enseña la desnuda realidad de la vida en sus aspectos más irritantes y lúgubres y que, por lo tanto, tiene que servir a los objetivos sociales. Esta característica marca su obra en prosa y publicística. A veces sus novelas y relatos parecen escritos con prisa, acusando una falta de profundidad. En cambio, Zapolska sabe aprovechar perfectamente su experiencia de actriz en sus obras dramáticas. Escritas con un excelente sentido de las necesidades del escenario, en oposición a sus novelas, los dramas de Zapolska destacan por su concisión y claridad. El período más intenso de su actividad dramática se ubica entre finales de la primera década y principios de la segunda del siglo XX.

En el año 1907 edita su obra más famosa, La moralidad de la señora Dulska (Moralnoуpani Dulskiej), y en el año 1912 Ellos cuatro (Ich czworo) y La señorita Maliczewska (Panna Maliczewska) La moralidad de la señora Dulska es un drama de corte naturalista. En él -el más conocido de Zapolska- centra su interés en la burguesía, grupo social frecuentemente analizado por la literatura naturalista. Considerada hasta hace poco la más progresista y prometedora en el contexto social, la clase burguesa aparece vista como una fortaleza de obscurantismo, hipocresía moral e ideológica. La obra está dividida en tres actos y se desarrolla en el salón de la casa de los Dulski, unas veces en Lvov, otros en Cracovia. La acción transcurre a lo largo de un día completo y la mañana del siguiente. El tema central es el romance entre la criada Hanusia y el señorito Zbyszko. La madre, conocedora de la situación, y según su moral, prefiere que su hijo mantenga relaciones dentro de casa a que las busque fuera de ella.

Durante el segundo día se descubre que la criada Hanka está embarazada. El primer impulso de Zbyszko es casarse con ella, sin embargo, después de la intervención de la señora Dulska y su parienta Juliasiewiczowa, manejan la situación de tal forma que la criada, una vez pagada por su silencio, se despide, y toda la basura queda en casa, como debe ser. Zapolska se concentra en el personaje de la señora Dulska, expone su egoísmo, su avaricia, su falta de escrúpulos y, sobre todo, su hipocresía. El mundo de Dulska es una gran mentira. Lo único que le importa son las apariencias. Zapolska, escribiendo la obra, parte de los principios fundamentales del naturalismo, es decir, observa al ser humano como una parte de la naturaleza y, por lo tanto, tiene que obedecer las leyes que en ella reinan. Según el naturalismo, las reglas de la sociedad humana son, en realidad, un reflejo de las leyes naturales.

Fuentes

  • GABRIELA ZAPOLSKA (1857-1921) [1]. Consultado: 16 de noviembre de 2017
  • GABRIELA ZAPOLSKA:Wybór dramatów [2]. Consultado: 16 de noviembre de 2017