Saltar a: navegación, buscar

Gorg, el gigante (cuento)

Gorg, el Gigante
Información sobre la plantilla
Gorg el gigante.jpg
El gigante, cansado de tantas luchas, viendo que era verdad lo que escuchaba, abandonó su cueva y su ira para curar a la princesa. Y el joven músico, quien además de domar la ira del gigante, conquistó el corazón de la princesa y de todo el reino, se convirtió en el mejor de los reyes.
Autor(a)(es)(as)Pedro Pablo Sacristán
GéneroCuento
PaísBandera de España España

Gorg, el gigante. Cuento infantil ambientado en un reino es del escritor español Pedro Pablo Sacristán de la colección de Cuentos para dormir. Lleno de ternura, valor y delicadeza nos narra la historia de Gorg el gigante, que vivía desde hacía siglos en la Cueva de la Ira.

Sinopsis

Cuento de carácter infantil que nos enseña que la mejor forma de hacer frente a la ira es siempre a través de la ternura, la delicadeza y la amabilidad. Los cuentos infantiles cortos para niños de primaria son perfectos para leer antes de dormir y ayudan al niño o niña a desarrollar su imaginación y mejorar sus competencias lector escritor.

Con un lenguaje adaptado a sus conocimientos e ilustraciones especialmente diseñadas para las historias, los niños disfrutarán de los cuentos clásicos como nunca los han visto antes.

Narración del cuento

Gorg, el gigante vivía desde hacía siglos en la Cueva de la Ira. Los gigantes eran seres pacíficos y solitarios hasta que el rey Cío el Terrible les acusó de arruinar las cosechas y ordenó la gran caza de gigantes.

Sólo Gorg había sobrevivido, y desde entonces se había convertido en el más feroz de los seres que habían existido nunca; resultaba totalmente invencible y había acabado con cuantos habían tratado de adentrarse en su cueva, sin importar lo valientes o poderosos que fueran.

Muchos reyes posteriores, avergonzados por las acciones de Cío, habían tratado de sellar la paz con Gorg, pero todo había sido en vano, pues su furia y su ira le llevaban a acabar con cuantos humanos veía, sin siquiera escucharles. Y aunque los reyes dejaron tranquilo al gigante, no disminuyó su odio a los humanos, pues muchos aventureros y guerreros llegaban de todas partes tratando de hacerse con el fabuloso tesoro que guardaba la cueva en su interior.

Sin embargo, un día la joven princesa fue mordida por una serpiente de los pantanos, cuyo antídoto tenía una elaboración secreta que sólo los gigantes conocían, así que el rey se vio obligado a suplicar al gigante su ayuda. Envió a sus mejores guerreros y a sus más valientes caballeros con la promesa de casarse con la princesa, pero ni sus mágicos escudos, ni las más poderosas armas, ni las más brillantes armaduras pudieron nada contra la furia del gigante. Finalmente el rey suplicó ayuda a todo el reino: con la promesa de casarse con la princesa, y con la ayuda de los grandes magos, cualquier valiente podía acercarse a la entrada de la cueva, pedir la protección de algún conjuro, y tratar de conseguir la ayuda del gigante.

Muchos lo intentaron armados de mil distintas maneras, protegidos por los más formidables conjuros, desde la Fuerza Prodigiosa a la Invisibilidad, pero todos sucumbieron. Finalmente, un joven músico apareció en la cueva armado sólo con un arpa, haciendo su petición a los magos: "quiero convertirme en una bella flor y tener la voz de un ángel".

Así apareció en el umbral de la cueva una flor de increíble belleza, entonando una preciosa melodía al son del arpa. Al oír tan bella música, tan alejada de las armas y guerreros a que estaba acostumbrado, la ira del gigante fue disminuyendo. La flor siguió cantando mientras se acercaba al gigante, quien terminó tomándola en su mano para escucharla mejor.

Y la canción se fue tornando en la historia de una joven princesa a punto de morir, a quien sólo un gigante de buen corazón podría salvar. El gigante, conmovido, escuchaba con emoción, y tanta era su calma y su tranquilidad, que finalmente la flor pudo dejar de cantar, y con voz suave contó la verdadera historia, la necesidad que tenía la princesa de la ayuda del gigante, y los deseos del rey de conseguir una paz justa y duradera.

El gigante, cansado de tantas luchas, viendo que era verdad lo que escuchaba, abandonó su cueva y su ira para curar a la princesa. Y el joven músico, quien además de domar la ira del gigante, conquistó el corazón de la princesa y de todo el reino, se convirtió en el mejor de los reyes.

Se ha superado todas las expectativas, llevando los cuentos de este autor a los lugares más inverosímiles, generalmente con excelentes resultados que muchos padres y maestros me comentan cada día. Hasta el día de hoy, los cuentos se han publicado en decenas de revistas, suplementos de prensa, libros de texto... se han narrado en estaciones de radio de todo el mundo, tanto nacionales como locales, y son incontables las páginas webs que se han hecho eco de sus valores.

Símbolos

  • Amabilidad: Es el símbolo comportamiento caritativo
  • Delicadeza: simboliza finura o sutileza
  • Ternura.

Datos del autor

Pedro Pablo Sacristán. Nació en Madrid, en 1973, y soy el segundo de seis hermanos. Estudió en el colegio privado en el que su padre trabajaba como profesor de educación física. Abandonó cualquier ambición profesional previa a esta etapa para dedicarse más a su familia, estudiando mucho sobre pedagogía y educación realizando también un master en Asesoría familiar. El mejor y más claro resultado de esta vorágine es Cuentos para dormir, un proyecto en el que se aúnan su gran afición a escribir historias, mi encubierta vocación educativa y mis conocimientos en el mundo de las tecnologías. Cuando comencé a escribir los cuentos que contaba a sus hijos cada noche, nunca pensé que podría dar lugar a algo tan apasionante, ni que creciera tan rápido y con tanto éxito.

Fuente