Saltar a: navegación, buscar

Guerra de las Siete Semanas

Guerra de las Siete Semanas
Información sobre la plantilla
Guerra austro prusiana.jpg
Batalla decisiva de Sadowa o Königgrätz, cuadro de Georg Bleibtreu.
Fecha:14 de junio de 1866 - 23 de agosto de 1866
Descripción:
Conflicto bélico entre el Imperio austríaco y Prusia por el que esta última, que resultó vencedora, se convirtió en el Estado hegemónico de Alemania.
Resultado:
Victoria prusiana e Italiana
Consecuencias:
El Reino de Prusia se anexiona Schleswig-Holstein, Hanóver, Hesse, Hesse-Darmstadt (parcialmente), Frankfurt y Nassau.
Disolución de la Confederación Germánica
Creación de la Confederación Alemana del Norte
Italia se anexiona el Véneto y Friuli.
País(es) involucrado(s)
Actuales República Checa, Alemania, Italia

Guerra de las Siete Semanas o Guerra Austro-prusiana. Conflicto bélico que enfrentó a Austria y Prusia desde el 14 de junio de 1866 hasta el 23 de agosto de ese mismo año, fecha en la que se firmó la paz definitiva a través del Tratado de Praga. La victoria de Prusia en el enfrentamiento determinó el fin de la Confederación Alemana del Norte, la exclusión de Austria en los asuntos relativos a los estados alemanes y el dominio de Prusia de los ducados daneses: Schleswig-Holstein.

Antecedentes

Esta guerra tuvo su base en la rivalidad entre cuatro potencias que pugnaban por conseguir el liderazgo de la Confederación Germánica. En 1864, Austria y Prusia estuvieron aliadas en la guerra de los Ducados. De acuerdo con lo establecido en la Convención de Gastein que puso fin a ésta, el ducado de Holstein quedó bajo dominio de Austria, y los de Schleswig y Lauenburgo bajo el de Prusia, pero ninguno de los dos países quedó satisfecho con el acuerdo.

En octubre de 1865, el canciller prusiano Otto von Bismarck obtuvo de Napoleón III en Biarritz que Francia se mantuviera al margen de un previsible conflicto austro-prusiano, mientras que Prusia se comprometía a apoyar a Italia para conseguir la anexión de Venecia. Napoleón, por su parte, aceptaba estos planteamientos con la convicción de que un conflicto que presumía habría de ser largo le brindaría la oportunidad de actuar de mediador en los asuntos alemanes y, posiblemente, de conseguir algunas ventajas territoriales.

Por otra parte, el emperador francés se comprometió a mediar ante los italianos para que llegasen a un entendimiento con los prusianos, lo que se consiguió con la alianza ofensivo-defensiva contra Austria firmada en abril de 1866. Si a esos acuerdos se suma la previsible inhibición del Reino Unido y Rusia ante un futuro conflicto, se podría decir que el camino para la intervención prusiana había quedado despejado.

La situación comenzó a deteriorarse desde finales de abril, cuando fracasaron los intentos de evitar la movilización de ambas potencias, y después de que Prusia hubiera presentado un plan de reforma de la Confederación Germánica que era una nueva maniobra política para excluir a Austria del mundo germánico, a la vez que daba satisfacción a las aspiraciones de los elementos nacionalistas. Austria trató de contraatacar, en los primeros días de junio, apelando a la Dieta de la Confederación en torno a la cuestión de los ducados daneses, pero esa fue la ocasión para que Prusia declarase que no reconocía ya a la Confederación Germánica, y para iniciar las hostilidades contra Austria y sus aliados (Sajonia, Hannover y Hesse-Kassel).

La guerra

Austria declaró la guerra al Reino de Prusia el 14 de junio de 1866, y el ejército de Prusia se movilizó hacia la región de Silesia para atacar territorio austriaco, invadiendo Bohemia y el Reino de Sajonia de manera veloz y repentina, sin dar tiempo a que las tropas austriacas pudieran intervenir en defensa de sus aliados. En esta guerra el uso del telégrafo fue muy extendido entre ambos contendientes, lo cual permitía la llegada de órdenes militares de forma rápida y fluida (de modo similar a lo sucedido durante la Guerra de Secesión estadounidense, concluida hacía apenas un año).

El avance prusiano fue detenido brevemente por tropas austriacas en la batalla de Trútnov el 27 de junio, pero sufriendo gravísimas bajas, mientras que un exitoso contraataque austriaco en Jičín el 29 de junio no afectó a los prusianos. Estos siguieron avanzando por el norte de Bohemia reuniendo cada vez más tropas, mientras que Austria atravesaba serias dificultades para concentrar sus fuerzas oportunamente.

En paralelo, Prusia atacó el territorio del Reino de Hanóver y avanzó hasta ser detenida por los hanoverianos en la batalla de Langensalza (en la región de Turingia) el 27 de junio. Si bien las tropas hanoverianas vencieron en esa ocasión a las fuerzas prusianas, el combate dio tiempo a que otros cuerpos de ejército prusianos avanzaran hacia las posiciones de los hanoverianos, forzando a que éstos se replegaran a las montañas Harz al día siguiente. Ante la superioridad numérica prusiana, el Reino de Hanóver se rindió el 29 de junio, dejando así fuera de combate al único gran aliado de Austria en el norte de Alemania, lo cual permitió a las fuerzas prusianas transitar libremente de un extremo a otro de su territorio.

En el sur, a fines de junio las tropas prusianas atacaron Baviera y en una rápida campaña tomaron Núremberg y Fráncfort del Meno. Luego las tropas bávaras opusieron severa resistencia en las fortificaciones de Würzburg hasta el fin de la guerra, pero sin poder expulsar a los prusianos del resto del territorio.

El avance prusiano sobre territorio austriaco continuó en el norte de Bohemia. Las tropas prusianas consiguieron derrotar decisivamente al ejército austriaco el 3 de julio en la batalla de Sadowa (localidad llamada Königgrätz, en alemán, hoy territorio checo) gracias a la maniobra del general Helmuth von Moltke que agrupó a tiempo a sus tres grandes masas de tropas, sorprendiendo a los austriacos y causándoles severas pérdidas (cinco bajas austriacas por una prusiana). Austria había reunido para esa batalla cerca de 184.000 hombres, con apoyo de 22.000 soldados de Sajonia, mientras que Prusia empleó 224.000 hombres, de modo que la diferencia numérica entre ambas fuerzas en combate no era muy grande.

No obstante, en esa batalla Prusia sufrió 9.000 bajas frente a 44.000 bajas austriacas (entre muertos, heridos y prisioneros), lo cual debilitó grandemente la posición bélica de Austria. Tras este triunfo, Prusia podría invadir el resto de Bohemia (atacando inclusive Praga) o penetrar en Eslovaquia, contando además con la continua llegada de refuerzos; por el contrario el ejército austriaco quedaba en inferioridad numérica y no podría reunir refuerzos sino hasta varias semanas más tarde.

La movilidad de las tropas prusianas, gracias a la red ferroviaria, resultó factor clave para obtener la victoria. Tras esta victoria, las tropas prusianas avanzaron hacia el sur y entraron a Eslovaquia el 19 de julio, sin gran oposición y el 22 de julio se enfrentaron a los austriacos en las cercanías de Presburgo, en la batalla de Lámacs, obteniendo otra victoria. Ese mismo día Austria solicitó un armisticio a Prusia.

En paralelo, Prusia había concluido una alianza militar con el Reino de Italia, viejo enemigo de Austria, para que interviniera en la guerra tras el inicio del ataque prusiano. Italia lanzó una ofensiva bélica a mediados de junio para tomar el Trentino, región de población italiana bajo dominio austriaco, distrayendo el esfuerzo militar de Austria con una amenaza en sus fronteras meridionales. El avance italiano, no obstante, fue muy desordenado y el mando militar austriaco logró conjurar con éxito el peligro en la batalla de Custozza el 24 de junio, tras lo cual el avance italiano se debilitó muchísimo.

Austria consolidó su triunfo sobre los italianos el 20 de julio en la batalla naval de Lissa donde la flota naval austriaca consiguió un triunfo completo, hundiendo dos acorazados italianos sin sufrir pérdidas. Los italianos, pese ello, seguían su ofensiva terrestre y el 21 de julio lograron vencer a los austriacos en la Batalla de Bezzecca, asegurando para Italia los valles bajos del Trentino.

No obstante, los ambiciosos planes del general italiano Giuseppe Garibaldi para invadir con sus fuerzas todo el Trentino aprovechando la debilidad austriaca quedaron anulados cuando apenas al día siguiente del combate en Bezzecca el gobierno de Austria pidió un armisticio a Prusia. Esto obligó al Reino de Italia a suspender todo ataque, pactando un armisticio con Austria el 12 de agosto.

Todos estos extremos se confirmarían en la Paz de Praga, que se firmó el 23 de agosto. Por parte de Bismarck, la aceptación de estos acuerdos estaba encaminada a refrenar las exigencias de su rey y sus generales, empeñados en infligir un castigo humillante al imperio austriaco. Bismarck, por el contrario, no quería una Austria humillada y prefirió dejarla intacta en sus territorios.

Napoleón, por su parte, no obtuvo los fines que pretendía con su mediación diplomática. Sus apetencias sobre territorios alemanes de la orilla izquierda del Rin, que fueron reveladas por el propio Bismarck, sólo sirvieron para que los Estados del sur se apresuraran a aceptar las alianzas militares que les ofrecía el canciller prusiano. Francia puso entonces sus ojos en Luxemburgo y en Bélgica, lo que no pareció inquietar a Bismarck, que habló despectivamente de las propinas que pretendía el emperador francés. Como vieron algunos contemporáneos, la posibilidad de un gran Estado alemán, que agrupase a todos los Estados alemanes en el centro de Europa, parecía haberse esfumado definitivamente. La nueva entidad política tendría su centro en Berlín, mientras que el Imperio austriaco tendría que recurrir a la fórmula de la Monarquía Dual, que implicaba el desplazamiento de su centro de gravedad hacia la zona de los Balcanes.

Fuente