Saltar a: navegación, buscar

Hans Küng

Hans Küng
Información sobre la plantilla
Sacerdote de la Iglesia católica
Hans Küng1.jpg
Ordenación1954
Información personal
Nacimiento19 de marzo de 1928
Bandera de Suiza Suiza
EstudiosDoctor en Filosofía y en Teología
ProfesiónSacerdote y teólogo
Alma máterUniversidad Gregoriana en Roma y en la Universidad Sorbona de París

Hans Küng. Sacerdote y teólogo católico suizo, uno de los más controvertidos del pensamiento católico contemporáneo. Es considerado uno de los teólogos más importantes del siglo XX. Participó en el Concilio Vaticano II, donde sus posiciones reformistas le enfrentaron con la jerarquía vaticana.

Síntesis Biográfica

Nacido el 19 de marzo de 1928, en Sursee (Cantón de Lucerna), Suiza. Fue también catedrático emérito de Teología Ecuménica en la Universidad de Tubinga, Doctor en Filosofía y en Teología que estudió en la Universidad Gregoriana en Roma y en la Sorbona de París. En 1962 fue nombrado oficialmente por el papa Juan XXIII como perito del Concilio Vaticano II. Colega de grandes teólogos de ésta época como Karl Rahner, Hans Urs von Balthasar y Joseph Ratzinger.

Se licenció en Filosofía en 1951 y cuatro años después en Teología; en 1954 se ordenó sacerdote, y en 1957 se doctoró en la Universidad de París con una tesis en la que investigaba y desarrollaba la relación de Karl Barth con el catolicismo.

Labor realizada

Comenzó su vida laboral como párroco en Lucerna y posteriormente obtuvo una plaza en la Universidad de Tubinga, donde comenzó a dar clases en 1960 en la Facultad de Teología católica. Küng promovió con insistencia la necesidad de una reforma de la Iglesia Católica y Juan XXIII lo nombró teólogo conciliar, por lo cual participó activamente en el Concilio Vaticano II.

Abogó por un acercamiento real entre la Iglesia católica y la protestante, y defendió la necesidad de una apertura de la Iglesia al mundo moderno, para lo cual debían transformarse necesariamente sus estructuras, ya que, según él, es imposible lograr una paz en el mundo si antes no se consigue una paz entre las distintas religiones. Las posturas de Küng fueron haciéndose cada vez más radicales, llegando a críticas a Juan Pablo II y a la infabilidad papal. lo que trajo como consecuencia que en 1979 la Congregación para la Doctrina de la Fe Católica dictaminara que no podía continuar ejerciendo la docencia en la Universidad, hecho que, no obstante, levantó numerosas protestas internacionales.

Aunque fue citado en varias ocasiones por la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución presidida por Joseph Ratzinger (el futuro Benedicto XVI), nunca acudió, y continuó siendo crítico con Juan Pablo II, especialmente tras la publicación de la encíclica Evangelium Vitae. Küng ha acusado a la Iglesia de ser autoritaria; su obra gira en torno a una idea principal: la convivencia de las religiones como paso imprescindible para la formación de una nueva ética mundial. Otro rasgo de su obra es la no equiparación de Jesucristo con Dios, en franca contraposición con la doctrina oficial de la Iglesia y de otros teólogos notables contemporáneos suyos, como el propio Ratzinger o Hans Urs Von Balthasar, para los que Jesucristo es Dios encarnado.

En 1994 se analizó de nuevo su caso y se falló en contra de lo que la Congregación había dictaminado en 1979.

Obras destacadas

Entre sus obras, centradas en el estudio de las religiones y basadas en una sólida investigación de carácter histórico y teológico, cabe destacar:

  • Konzil und Wiedervereinigung (Concilio y reunificación, 1960)
  • Strukturen der Kirche (Estructuras de la iglesia, 1962)
  • Die Kirche (La iglesia, 1967)
  • 24 Thesen zur Gottesfrage (24 tesis acerca de la cuestión divina, 1979)
  • Theologie im Aufbruch. Eine ökumenische Grundlegung (El renacer de la teología. Una documentación ecuménica, 1987)
  • Unfehlbar? Eine Anfrage (¿Infalible? Un interrogante, 1972)
  • Existiert Gott? (¿Existe Dios?, 1977)

Frases célebres

  • “Estoy curioso de ver qué pasará en el mas allá. Porque no creo en esas simplificadoras representaciones del cielo, como la que representa a la gente sentada en sedes doradas cantando aleluyas”.
  • “La verdad en las distintas religiones no puede ser diferente, sino la única verdad; a través de todas las contradicciones, hemos de buscar lo complementario: a través de lo exclusivo, lo inclusivo”.
  • “No habrá paz entre los pueblos de este mundo si no hay paz entre las religiones del mundo”.
  • “Un mundo único necesita un talante ético fundamental”

Fuentes