Saltar a: navegación, buscar

Hermanos Cuéllar

Hermanos Cuéllar
Información sobre la plantilla
Agrupación musical
HosCuellar-despedida.jpg
Agrupación insigne de Sagua
Datos generales
Origen:Sagua
País:Cuba
Fecha de Fundación:1928
Información artística
Género(s):Todo tipo de música, pero prevalecían los géneros cubanos.
Director:Guillermo Cuéllar Orellanes
Miembros fundadores:Guillermo Cuéllar Orellanes (director)
Coloma Cuéllar Robau (piano)
Emilio Espinosa (saxo tenor segundo)
Horacio Cuéllar (batería)
Guillermo Cuéllar Robau (saxo tercero)
Emilio Mollinedo (saxo primero)
Óscar Cuéllar Robau (trompeta)
Enrique Sánchez (trompeta)
Luciano Galindo (trombón)
Sabino (bajo)
Balladares (cantante)
Tomás Mederos (batería)
Luis Someillán (cantante).

Hermanos Cuéllar. Sagua es cuna de prestigiosos músicos y agrupaciones que legaron su quehacer artístico a la posteridad, este es el caso de una agrupación imprescindible en el siglo XX en la música popular bailable, decana y responsable mayor de este fenómeno en la Villa.

Breve síntesis

En el año de 1928 el músico Guillermo Cuéllar Orellanes junto a sus hijos Guillermito, Óscar y Coloma y otros músicos de experiencia en este tipo de agrupaciones de jazz band fundaron la orquesta Sagua. El maestro Cuéllar Orellanes dirigía simultáneamente la Banda de Concierto y ejercía el oficio de barbero. La producción musical de la orquesta incluía todo tipo de música nacional y extranjera, con repertorio y formatos bien distintos que el director asumía en arreglos y orquestación.

En 1932 esta orquesta adoptó el nombre de Hermanos Cuéllar. La orquesta la integraban los músicos:

  • Guillermo Cuéllar Orellanes, director
  • Coloma Cuéllar Robau, piano
  • Emilio Espinosa, saxo tenor segundo
  • Horacio Cuéllar, batería
  • Guillermo Cuéllar Robau, saxo tercero
  • Emilio Mollinedo, saxo primero
  • Óscar Cuéllar Robau, trompeta
  • Enrique Sánchez, trompeta
  • Luciano Galindo, trombón
  • Sabino, contrabajo;
  • Balladares, cantante.

Esta época, como todas las demás, se caracterizó por la entrada y salida constante de músicos a las agrupaciones. De este acto fundacional, poco después se incorporaron y se consideran fundadores de la orquesta Sagua, Tomás Mederos en la batería, y Luis Someillán, cantante.

Vestían uniforme según la época del año y la moda del momento. La calidad de sus presentaciones, su amplio repertorio y los diferentes escenarios en los que se presentaban le aseguraron la aceptación popular. Durante varios años el maestro Cuéllar Orellanes dirigió su jazz band, aunque ejecutaba todo tipo de música, los géneros cubanos prevalecían: el son, bolero, guaracha, mambo, chachachá, y otros ritmos populares.

Se presentaban en plazas públicas y en diferentes sociedades de recreo como: La Unión Sagüera, el Casino Español, el Ladies Tennis Club, el Yacht Club, el Edén Sport, y el restaurante-cabaret Miramar, en Isabela de Sagua.

Tras su jubilación, Guillermo Cuéllar continuó dirigiendo la Banda Municipal de Concierto hasta que se enfermó y abandonó definitivamente la música. Su hija Coloma de los Milagros Cuéllar Robau asumió la dirección de la agrupación y a partir de entonces adoptó el nombre de Los Hermanos Cuéllar, y su dirección fue colegiada con su hermano Guillermo.

Bajo la dirección de Coloma Cuéllar se introdujo una estructura en el formato, cambios que imprimieron un nuevo sello en su composición, fortaleció la percusión, la línea de los metales con cuatro saxos, dos trompetas y dos trombones y estableció una nueva voz líder y dos de apoyo haciendo de apoyo. Estos cambios permitieron ampliar las posibilidades técnicas y la sonoridad de la orquesta que se mantuvo en la preferencia y no cedió mercado a ninguna de sus competidoras. En esta nueva etapa, Hermanos Cuéllar consolidó la promoción radial en la CMHA La Voz del Undoso, primero en presentaciones en vivo y luego grabadas. Mantuvieron sus conciertos y presentaciones dentro y fuera de la ciudad. Como era muy usual en aquella época la orquesta contó con numerosas postales y fotografías para su publicidad.

Finalmente quedó conformada por: Rolando Portillo, bongocero; saxo tenor; José Luis Abreu, saxo tercero; Fermín Jova Mesa, saxo alto: Coloma Cuéllar, piano y dirección orquesta; Rubén Reyes, trompeta; Velazo, saxo tenor; Ernesto Morejón Álvarez, trombón; Reinaldo Suárez, bajo; Óscar Cuéllar Robau, trompeta; Pedro Batte, cantante; Guillermo Cuéllar Robau, saxo primero; Humberto Larrondo Carrera, tumbadora. Después se incorporaron Juan Bautista Martí Mildestein, cantante; Fausto Álvarez, trompeta; Ernesto Morejón Álvarez, saxo tenor; José Martí Rey Trujillo, batería.

Coloma fue la única mujer sagüera en dirigir una orquesta de hombres, ella se desempeñaba además como pianista, arreglista y repertorista. Esta mujer excepcional sin estudios académicos de música ejecutaba con magistral virtuosismo las notas musicales que se dejaban escuchar a través de su piano. Cuenta uno de los músicos entrevistados ―Ernesto Morejón Álvarez― que en una ocasión el pianista de la orquesta Aragón en aquel momento en una de sus presentaciones en Sagua, al escucharla, exclamó: «Señora, ¿y que hace usted aquí?». Según expertos en el arte musical en igualdad de condiciones nadie la ha podido superar en Sagua en la ejecución del piano.

Trabajo artístico después de 1959

Al triunfo de la Revolución Los Hermanos Cuéllar con treinta años de vida artística continuaron presentándose en los tradicionales escenarios y en otros nuevos, como en los círculos sociales y obreros, campamentos cañeros, poblados, en festivales y fiestas populares. En esta etapa aumentó su presencia en dos mercados muy importantes: las fiestas de carnavales y la actuación en el cabaret Nocturnal de Sagua la Grande como orquesta acompañante, estos espacios le aseguraron mantener la promoción y la popularidad, pues por una parte los bailables en plazas públicas le posibilitó el contacto y comunicación en vivo con el gran público y por la otra, el cabaret, por su condición de orquesta compañante le permitió compartir el escenario con emblemáticas figuras del espectáculo musical cubano.

Posteriormente en el año 1968 se sometieron a una evaluación dentro del proceso de institucionalización de las unidades artísticas profesionales, alcanzando la evaluación de B-1, continuando su trayectoria ininterrumpidamente por más de dos décadas en la música popular bailable. El Centro Nacional de Contrataciones convocó a evaluaciones para todos los músicos y agrupaciones para normalizar el frente cultural del municipio quedando evaluada la orquesta Hermanos Cuéllar como agrupación profesional.

Otra de las etapas de la orquesta Hermanos Cuéllar se inicia tras la muerte de Coloma, el 9 de octubre de 1968, en que asume la dirección Guillermo Cuéllar Robau (Guillermito) que se inició en la música a los cuatro años de edad. El flautín fue el instrumento con el cual comenzó a incursionar en el arte musical, en la banda infantil que había fundado su papá. Fue fundador de la orquesta junto con su padre y hermanos, saxofonista, clarinetista y director además de la Banda Municipal de Conciertos. En 1953 se trasladó hacia La Habana hasta el año 1970, trabajó en el Cabaret Alí Bar, más conocido por la Casa de Benny Moré. Este cabaret radica en los bajos del Teatro Nacional. Trabajó en la orquesta Riverside, en la orquesta Ibeli, acompañó en muchas ocasiones a Benny Moré en un show especial que ofrecía en este cabaret, además de que hizo suplencias en la Banda Gigante. La vida de la música era muy dura, se pagaba muy poco, por lo que era necesario mantener varios simultáneos para lograr ingresos moderados.

En el año 1964 estando aún en La Habana se inauguró el Cabaret Nocturnal de Sagua la Grande, el 31 de diciembre de este año le hicieron a la orquesta Hermanos Cuéllar un contrato para las noches de viernes, sábados y domingos. Aquí la orquesta hacía shows y bailables. Cada noche de fines de semana hacían dos shows y tres tandas bailables. Comenzaban a las nueve de la noche con un bailable, a continuación el primer show, le seguía otro bailable, el segundo show y por último el tercer bailable. El espectáculo se cambiaba semanalmente, durante mucho tiempo funcionó así, luego pasaron a cambiarlo cada quince días, mensualmente, cuarenta y cinco días, hasta llegaron a perdurar de tres a seis meses. La orquesta acompañó a figuras de primera línea en la música como a Kini Morán, Leo Castañeda, Lino Borges, Ela Calvo, Juana Bacallao, las Hermanas Patterson, Celeste Mendoza, Luis Donald (el Rey del Feeling), Domingo Lugo, Dúo Bermúdez, Portillo Scull, Clarita Blanco, Orestes Macías, Mercedes Gil, Rita Gil, Orquídea Martín, Ana María Chomart, Wilfredo Mendi, Martha Estrada, Gina León, María Caridad Valdés, Maurín Iznaga, Emilio Orta, Orlando Contreras, José Valladares, Caridad Cuervo, y del patio, a María de los Ángeles Olivares (la Mexicana), Rogelio Sansarine, Berta Rodríguez, Magdalena Fiscal, Lorenza Miranda, Zaidita Castiñeiras, Edy Canals, Leo Rey, Osvaldo Prado, Leo Rojas y otros.

En la última etapa de la orquesta en el Cabaret Nocturnal casi todo el tiempo consistía en acompañar el show y los bailables los hacían otros grupos musicales como “Los Melódicos”, “Los Juveniles”, “Frank Fernández”, “Titán del 59”, Ritmo Quemadense”, “Ritmo del Cayo”. Durante los carnavales que comenzaban aproximadamente en el mes de junio se presentaban en el Cabaret Carnaval como orquesta acompañante de diferentes artistas en toda la provincia y en otras como en Cienfuegos, Sancti Spíritus, Camagüey, también hicieron suplencias y actuaron junto a la Aliamén de Santa Clara.

En la década del 1980 la orquesta Hermanos Cuéllar estuvo integrada por 18 músicos, estructurada de la siguiente forma:

  • Óscar M. Díaz Valdés, bajo
  • Fausto Alvarado Pérez, trompeta
  • Ramón Sánchez Pérez, trompeta
  • Óscar Cuéllar Robau, trompeta
  • Ernesto Morejón Jiménez, trombón de vara, José Manuel Pérez Esquirol, piano
  • Ernesto Morejón Álvarez, saxo tenor
  • Fermín Jova Mesa, saxo alto
  • Guillermo Cuéllar Robau, saxo alto
  • Andrés Abrahantes Javier, saxo tenor
  • José Martí Rey Trujillo, batería
  • Otilio Vega, saxo barítono
  • Juan Bautista Moré Mildestein, cantante, Pedro Batte Antunaga, cantante
  • Amancio Sánchez Pérez, trompeta
  • Rolando Portillo Carrera (Taway), bongó
  • Rubén Tejerina Arias, cantante
  • Humberto Larrondo Carrera, tumbadora. Hacia el final de la década de los ochenta se retira Guillermo Cuéllar Robau de la orquesta y continuó dirigiendo la Banda Municipal de Conciertos hasta su jubilación. La orquesta entra en la cuarta etapa y última de su vida musical, su último director fue el trompetista Amancio Sánchez Pérez, quedando conformada con una reducción de plantilla y contratando a músicos de otras agrupaciones para poder realizar sus presentaciones, quedando reducida a tres saxos, tres trompetas, un bajo, un piano, tres percusión y tres cantantes, es decir, un total de 14 integrantes.

Su disolución

Sin lugar a dudas en los años de su existencia esta orquesta contó con varias generaciones de músicos, unos se mantuvieron en la misma y otros transitaron por la agrupación. Muchas generaciones de sagueros bailaron al compás de los cubanísimos ritmos interpretados por muchas generaciones de músicos que integraron la emblemática orquesta, después de sesenta años aproximadamente de existencia, “Hermanos Cuéllar” fue la que más perduró dentro de las agrupaciones de su tipo en escenarios villaclareños, fue disuelta en el año 1990. Al analizar las causas que condujeron a la desintegración de la orquesta, se puede asegurar: falta de unidad entre sus integrantes, resquebrajamiento de la disciplina y rigor en ensayos y presentaciones, envejecimiento de la orquesta y falta de necesaria renovación de nuevos músicos jóvenes y talentosos, falta de recursos, instrumentos, contratos de trabajo y otros materiales necesarios, descuido por parte de la Empresa Provincial que no tuvo en cuenta la valía de esta emblemática agrupación, que era necesario protegerla y conservarla, por ser patrimonio tangible de la música villaclareña y el período especial, además de sus efectos económicos laceró profundamente la ética y los valores que no podían perderse para poder conservar la orquesta que a nivel provincial era la más antigua de su tipo.

Estela de éxitos y reconocimientos del más crítico y censurable jurado que es el público quedaron en la historia y en la memoria de varias generaciones de sagüeros. La desintegración de esta agrupación marcó la ruptura de una tradición en el fenómeno musical de la Villa del Undoso, que de forma ininterrumpida habían existido orquestas de música popular bailable desde la “Sagua Jazz Band”. En la actualidad este espacio no ha sido ocupado, no existe una agrupación de un formato grande, ni de tan amplio y cubanísimo repertorio como la orquesta de los “Hermanos Cuéllar”.

Fuente

  • Museo de historia de la localidad.
  • Museo de la música de la localidad.