Saltar a: navegación, buscar

Isabela de Sagua

Isabela de Sagua
Información sobre la plantilla
Localidad de Cuba
EntidadLocalidad
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaVilla Clara
 • MunicipioSagua la Grande
 • Fundación1844
Población 
 • Total2 207 habitantes hab.
ArcoIsabelino.jpg

Isabela de Sagua. Pueblo costero de la provincia de Villa Clara en el centro de Cuba, fundado junto a su puerto en el año 1844 como única salida al mar de Sagua la Grande.

Ubicación

Isabela de Sagua se encuentra situada en los 79.5º de longitud oeste y los 22.56.30º de latitud norte, constituyendo un pueblo costero con puerto en una franja de terreno saliente de la costa, en forma de península, del realengo denominado originalmente “Las Congojas”.

Inicios

El pueblo estaba compuesto solamente por una calle, “La Reina”, en el lugar que actualmente ocupa la calle “Independencia”. Las demás calles eran puentes de madera por los cuales podían cruzaban los vecinos de las casas alineadas a sus lados. Por entonces el poblado producía la impresión de una Venecia caribeña debido a su natural belleza de pueblo a flor de agua y le proporcionaba a Sagua la Grande su única salida al mar.

Los primeros pobladores del pueblo lo fueron: Don Francisco del Real, Eugenio Carratalá, Manuel Concepción y otros que componían el cuerpo de prácticos del puerto. Este cuerpo fue organizado cuando, desde Sagua la Grande, se comenzó la navegación internacional. En un lugar llamado “La Punta”, fue construido al efecto una de las primeras edificaciones donde se instala la Aduana, con su correspondiente garita dedicada como Atalaya y desde donde los prácticos observaban la línea del horizonte para detectar la proximidad de los barcos mercantes, goletas, pailebotes y bergantines para prestarles sus servicios pues por ese entonces en el lugar había un calado de apenas 10 o 12 pies de agua.

El trasbordo de las cargas se hacía inicialmente por medio de lanchas y luego vapores de ruedas de pequeño porte que en 1855, con un calado de 12 a 13 pies, comienzan a atracar a un espigón que salía del muelle de Moré y Ajuría, denominado Muelle del Ferrocarril. Posteriormente empezaron a atracar vapores de rueda y algunos barcos de travesía, que transportaban regularmente ganado vacuno y lanar de las costas de la Florida, Punta Rosa, Venezuela, Tampico y otros lugares. De esos buques, los que más viajes realizaron a este puerto, se recuerdan: El Gucie, El Morgan, La Fanita y el Reanoke.

Importancia del Puerto

Isabela posee un puerto en una bahía bastante extensa y protegida por gran cantidad de cayos, teniendo otras dos salidas a la mar en Boca de Maravillas, por el nordeste y Boca de Sagua, por el noroeste. Aparte de su privilegiada situación en el centro de la costa norte de la Isla, también posee una vía fluvial navegable 21 millas en el Río Sagua que sale al puerto por la parte este. Este río que era la única vía de comunicación que existía con Sagua la Grande y su comarca en los primeros años de fundado el poblado siendo salida de lanchas cargadas de diversos frutos que producía esta zona

También en esta época existían varios ingenios próximos a la ribera del río: Dorado, Júcaro, San Jorge, Santa Ana, Palmarito, Macún, Beronda (luego Finalet), Delta, Pastora, Santa Isabel y Palmasola. Todos estaban dedicados a la fabricación de Moscabado, que era el Azúcar de entonces y que se envasaba en Bocoyes que eran transportados desde los propios ingenios en lanchas o goletas.

Estas lanchas, para hacer su salida por el río hasta la desembocadura, tenían que valerse de espías, esto es, dar cabos a los árboles de las márgenes del mismo y halarse para ir avanzando hasta llegar al puerto que era donde podían valerse de su velamen. Cuando los marineros llegaban con sus lanchas frente a este puerto, los favorecía el viento y solían pronunciar el grito de IZA VELA. De ahí surge el nombre de Isabela, no encontrándose otro motivo explicativo de dicho origen; en este caso la duda más particular que se observa es de orden ortográfico, habiéndose escrito mal desde su comienzo.

Primeros avances de importancia

La primera edificación de importancia que se construye es la casa conocida por el Hotel, en el año 1846, por los Sres. Zayas y Andreu según historial de Cuba por Rousset. Este edificio se construyó frente al hoy Círculo Juvenil. La tienda de víveres que se estableció fue la de un señor de apellido Ochoa, siguiéndole las de Antonio Caballero y Demetrio Cuétara.

El primer buque de vapor que se construyó en Cuba, fue botado al agua en este puerto en el año 1849. Con el nombre de Sagua la Grande, perteneció a Beronda y Hno Cia. Que eran los antiguos dueños del Central Resulta. Se supone que fue construido en un varadero que existió en la calle Ribera, en Sagüa la Grande. Ese vapor fue dedicado al tráfico entre Sagua y la Isabela, siendo por esa fecha el único medio de transporte de viajeros, frutos menores y remolque de lanchas. Tiempo después se construyó el Trillo, el Bicicleta y otros, que fueron también dedicados al tráfico.

Ampliación del Puerto

Entre los años 1845 a 1852 comienzan a llegar familias procedentes de la Playa de Carahatas, construyendo ranchos de Guano y madera al otro lado del río, con una extensión de milla y media cuadrada denominada Casablanca. Estas personas se dedicaban fundamentalmente a las labores de la pesca y la fabricación de carbón. De esta manera el poblado se amplía hasta alrededor de 500 personas existiendo dos tiendas de víveres y un molino de maíz y trigo.

Línea del ferrocarril

El día 13 de febrero del año 1858 se inaugura la línea del ferrocarril entre Isabela y Sagua la Grande, al circular el primer tren en un tramo comprendido hasta Sitio Grande. En el tramo desde el Dorado a Isabela, se hizo sobre estacas de madera a la manera de un puente largo con una distancia de 4 a 5 km.

La línea fue construida por la empresa Sagua la Grande que estableció sus talleres por esa época en Isabela y al abrirse ese camino de hierro el pueblo se ensancha e intensifica su comercio llegando a los 1500 moradores. La estación de ferrocarriles se construyó ese mismo año 1858 y se le puso el nombre de Concha en honor a un general español que se interesó mucho por qué se estableciera el ferrocarril en este poblado.

Estación de Prácticos

En 1863 se establece la Estación de Prácticos del Puerto de Cayo Cristo, y por esa época es cuando se hace el primer balizamiento del canal hasta un lugar de la bahía denominado La Poza, cuyo canal natural tenía una profundidad de 16 pies. Varias familias van a vivir al cayo, dedicándose especialmente a hacer carbón unas y a la pesca otras; luego el lugar se convirtió en punto de veraneo para las familias acomodadas de toda la zona de Sagua y ya se había instalado en la punta occidental del cayo el faro con que se indicaba el puerto a los navegantes.

Incorporación de nuevos sectores

La enseñanza oficial demoró 28 años para llegar a este pueblo, y las primeras escuelas fueron: El Divino Maestro, creada el 27 de septiembre de 1872 y Nuestra Señora de los Dolores, el 26 de agosto del mismo año, siendo los maestros: Miguel A. González y Loreto Valdés, respectivamente.

En el año 1879 es cuando se establece debidamente la sanidad marítima en este puerto, siendo el primer médico del puerto el señor Pedro García Riera, pues antes de esa fecha había un médico delegado que residía en Sagua y que solamente le giraba visita a los buques cuando existía la sospecha de que tuvieran enfermedades infecciosas o cuando se conocía que procedían de lugares infestados.

A iniciativa de Don Manuel Dueñas y por cuestación popular, se construyó la iglesia en el año 1885, bajo la tutela de la Virgen del Carmen, celebrándose tradicionalmente las fiestas de esta patrona todos los años.

Primeras instituciones civiles

Desde 1875, que se pone en vigor la Ley del Registro Civil en el país, fue establecido el de la Isabela, denotando la importancia que ya tenía el pueblo. Este registro estuvo bajo la atención del alcalde hasta 1888. A comienzo de 1889 se establece el juzgado municipal.

Por esa misma época se constituyó la Sociedad Benéfica con el nombre de Quinta de Salud La Unión, la que se radicó en un punto próximo al barrio de Las Carboneras y que funcionó hasta su cierre por carencia de asociados. Esta sociedad fue beneficiosa para el pueblo porque no existía una Casa de socorro donde atender a las personas que se accidentaban, y aquí se practicaron las primeras curas en su sanato.

En la calle de La Reina se instalaron bancos desde La Punta hasta cerca de la Estación del Ferrocarril con bancos situados de espaldas al mar; entre esos asientos y la carrilera urbana existía un paseo a manera de alameda. Había a lo largo de ese paseo un sinnúmero de árboles que perduran hasta hoy.

Historias interesantes

  • Los primeros barcos veleros, que solían venir vacíos a cargar a este puerto, traían como lastre piedras y tierras de los países de donde procedían; resultó que esas tierras fueron utilizadas para relleno de la calle La Reina que era la única rúa del pueblo, estrecha y muy baja; así fue originalmente ampliada con tierras de Valencia, de Cataluña, de las provincias gallegas, de Las Canarias, de Suramérica, de Norte América y del Oriente.
  • De 1892 al 1894, existió en este poblado una Plaza de toros que estuvo situada entre las calles de Independencia y Octava Avenida, en la cual se efectuaron varias novilladas que estuvieron revestidas de todas las formas del arte taurino. Allí invertían fuertes sumas de dinero los hombres pudientes de la comarca de Sagua, asistían trenes de excursionistas con personas de toda la provincia u otros lugares del país.
  • En una noche de invierno de 1897, llegó al poblado un revolucionario cubano nombrado Casimiro Espinosa con una misión especial que cumplir, pero fue delatado y asesinado por un grupo de Voluntarios en un varadero del lugar; del asesinato se enteró la población a los varios días del hecho al levar ancla un cañonero fondeado en el río y sacar enredado un alambre de púas al que estaba atado el cadáver de un hombre, identificado luego como Espinosa; sus despojos mortales fueron enterrados en Punta Gorda y después de terminada la guerra se buscaron sus restos en de forma infructuosa.
  • Debido a la situación geográfica del pueblo reinaba allí una inalterable paz por el año 1898. Cuando ya finalizaba la guerra, fue bombardeado inesperadamente por un crucero de la armada norteamericana. Se estima que esa unidad de guerra entró al puerto por la Boca de Sagüa y al observar su comandante los cañoneros españoles Lealtad y Mayarí, que se encontraban fondeados por sotavento del muelle de García y frente a la Comandancia de Marina respectivamente, se le ocurrió la disparatada táctica de hacerle un ataque de tanteo a la plaza a fin de conocer su importancia.

Los cañoneros españoles contestaron la agresión con sus baterías, generalizándose así un combate naval que gracias a su corta duración no produjo la destrucción del pueblo con la consecuencia natural de pérdidas de vidas.

Fuentes

  • Bibliografía de la Época
  • Revistas de la Época