Saltar a: navegación, buscar

Isidoro Hoyos y Rubín De Celis

Isidoro Hoyos
Información sobre la plantilla
Hoyos.JPG
Militar y político español
NombreIsidoro Hoyos y Rubín De Celis
Nacimiento10 de abril de 1793
Porquerizu, Bandera de España España
Fallecimiento3 de septiembre de 1875
Madrid, Bandera de España España
EducaciónFilosofía, Latín, Francés, Italiano, Matemáticas.
OcupaciónMilitar y político
PadresBernabé Hoyos y Alonso
Florentina Rubín de Celis
PremiosCruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo

Isidoro Hoyos y Rubín De Celis. Fue un militar y político español. Durante la guerra de África fue Capitán General interino de Castilla la Nueva, y el 3 de agosto de 1866, recibiría el título de marqués de Hoyos, con Grandeza de España. Ministro de la Guerra; y de nuevo Capitán General de Madrid, ahora efectivo, compatibilizado con el de Comandante General de Alabarderos hasta su fallecimiento en Madrid, el 3 de septiembre de 1875. Estaba en posesión de numerosas condecoraciones, entre ellas la Grandes Cruces de San Hermenegildo, Carlos III e Isabel la Católica, y las de 1ª, 3ª y 4ª clase de la Real y Militar Orden de San Fernando.

Síntesis biográfica

Nace el 10 de abril de 1793, en Porquerizu, parroquia de Noriega (Rivadedeva-Asturias), en el noble solar de Porquerizo. Era hijo de Bernabé Hoyos y Alonso, Señor del Campillo, teniente coronel y Maestrante de Ronda, y de Florentina Rubín de Celis.

Estudios

Sus primeros estudios los realizó en su casona, con el clérigo que administraba aquella feligresía, quien le educó en la filosofía, latín, francés e italiano, así como en las matemáticas.

Trayectoria militar

Cuando llegaron los primeros vestigios de la invasión francesa, el joven Isidoro fue propuesto por el general Ballesteros para ocupar con el grado de teniente de infantería una plaza en la Compañía de Tiradores de Peñamellera, con fecha 13 de diciembre de 1808. Su bautismo de fuego lo recibió el 8 de febrero de 1809 con motivo de una escaramuza, y días más tarde, el 24 de febrero en la defensa de Colombres y la línea del río Deva.

El 19 de abril peleó en la acción de Celis y en el puente fortificado sobre el río Nansa, siendo él precisamente quien pasó primero el puente y penetró en el fuerte, desalojando al enemigo con su Compañía, por lo que años después, en 1815 sería condecorado con la Cruz de 1ª clase de la Real Orden de San Fernando.

En la defensa y capitulación de Santander en junio del año 1809, cayó prisionero de los franceses y estuvo retenido en Francia hasta el año 1814, por lo que no pudo participar activamente en los encuentros de aquellos cinco años, aunque aprovechó el tiempo para completar técnicamente su formación en la milicia.

Finalizada la guerra, se reintegró a España, incorporándose como agregado al regimiento de infantería de la Princesa. El 30 de mayo de 1815, onomástica del Rey, fue uno de los incluidos en los ascensos de aquella fecha, por lo que el 4 de julio fue destinado como capitán del Estado Mayor General del regimiento de Valencey.

En las campañas de 1817 a 1822, tomó parte, llegado el Trienio Liberal, en el enfrentamiento protagonizado por los sublevados del 7 de julio de 1822, en su intento de superar la Guardia Real de Palacio, y por cuyos méritos obtuvo la Cruz denominada del “Siete de Julio de 1822”, creada por R. D. de 27 de diciembre de aquel año. Resultando declarado también por este motivo, como Benemérito de la Patria.

El 23 de marzo de 1823 fue nombrado Segundo Comandante de la Milicia Activa de Valladolid, con el encargo de mandar la Infantería que escoltó a las Cortes a Cádiz. En junio fue nombrado Ayudante de Campo del general Ballesteros.

En julio participó en la acción de Campillo de Arenas. Unos días después, debido a su disparidad de criterios con Ballesteros, que se adhería al partido del Duque de Angulema, pidió pasaporte para dirigirse a Cádiz, siendo apresado por los franceses en el trayecto, siendo conducido prisionero a la cárcel instalada en la Alhambra granadina.

Fue amnistiado en octubre de 1832 y tras las aclaraciones de 22 de marzo de 1833 y 18 de diciembre de ese año, acabó siendo incorporado al regimiento Provincial de Córdoba.

Fue premiado el 4 de marzo de 1834 con el ascenso a teniente coronel del regimiento Provincial de Laredo. Designado Comandante de armas de la frontera vizcaína, realizando diversas operaciones militares contra los carlistas.

Ascendió a coronel el 21 de mayo de 1835, pasando como tal al regimiento de Laredo, y como tal asistió a la primera guerra civil, tomando parte en las acciones del 4 de octubre en Salinas del Rocío.

El 26 de noviembre recibió la notificación de haberle sido concedida la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

El 22 de enero de 1837 participó en la acción de La Peña, siendo nombrado el 8 de febrero, Comandante general de la brigada de Vanguardia, con la que entró en fuego el 10 de marzo en Santa Marina.

Asciende a Mariscal de Campo el 17 de julio de 1839. En octubre recibió la concesión de la Placa de la Real y Militar Orden de San Hermengildo. En esta campaña participa en el reconocimiento y en el sitio y rendición de Tales, reconocimiento de Chulilla, y en la línea de Camarilla, y en la protección de convoyes entre Zaragoza y Valencia.

La reina Isabel II le concedió sucesivamente los títulos de vizconde de Manzanera, el 19 de abril de 1857, y el 14 de mayo del mismo año, el de marqués de Zornoza, y al año siguiente, es nombrado Senador Vitalicio por Oviedo, por Real Decreto de 14 de julio de 1858.

Muerte

Muere en Madrid el 3 de septiembre de 1875.

Fuentes