Saltar a: navegación, buscar

Jean de Bethencourt

Jean de Bethencourt
Información sobre la plantilla
Jean de Bethencourt1.jpeg
Noble, militar, navegante, explorador, comerciante y pirata francés.
Nacimiento1362
Grainville-la-Teintuière, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento1425
Grainville-la-Teintuière, Bandera de Francia Francia
Otros nombresJhean IV de Béthencourt
PredecesorLuis de la Cerda, príncipe de la Fortuna
SucesorEnrique Pérez de Guzmán y Castilla, II conde de Niebla
CónyugeJeanne du Fayel
PadresJean III de Béthencourt, Marie de Braquemont
FamiliaresRegnault IV de Béthencourt

Jean de Bethencourt . Navegante y explorador normando nacido en el seno de una aristocrática familia normanda, estuvo al servicio del duque de Anjou, de Carlos V de Francia y del duque de Turena. Enrique III de Castilla concedió el privilegio de conquistar el archipiélago canario.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Como hijo de Jean III de Béthencourt y de Marie de Braquemont, perteneció a una de las familias más antiguas y extendidas de Francia. Tras la muerte de su padre, en 1364, pasó su infancia en el arruinado castillo familiar de Grainville bajo la tutela de su madre y el cuidado del segundo marido de su abuela, Mathieu de Braquemont. Años después su madre, Marie, contrajo segundas nupcias con Rogert Suhart.

La primera referencia que existe de la juventud de Jean IV de Béthencourt data del 9 de noviembre de 1375, cuando su madre le concedió unas rentas y unas pequeñas tierras para su propio sostenimiento. No está claro como Jean de Béthencourt o, quizá su familia, lograron que el duque de Anjou, Luis, hermano del monarca francés Carlos V, mostrase interés por introducir al joven Jean en su séquito, pero de un modo u otro, el duque de Anjou, que por aquellos años era lugarteniente del rey en el Languedoc, envió en mayo de 1377 la cantidad de 30 francos al joven Béthencourt para que éste se reuniese con él en su corte. Rápidamente Jean se ganó la confianza del duque de Anjou, el cual ese mismo año recompensó sus servicios entregándole 20 francos. Sabemos que el oficio que Jean ocupó en la corte del Languedoc por aquellos tiempos fue el de encargado de la despensa del príncipe, un oficio sin duda modesto, pero que tal y como era costumbre en la época, eran los destinados a los jóvenes nobles que servían en la corte de grandes príncipes.

Durante su juventud Béthencourt era lo suficientemente rico como para permitirse una vida acomodada, pero sus rentas no eran tan elevadas como para que el joven Jean pudiera hacerse ilusiones sobre la posibilidad de alcanzar puestos elevados en la corte. Con motivo de aumentar las rentas de sus territorios patrimoniales, Jean de Béthencourt realizó una serie de gestiones, en 1381, para obtener el permiso del rey Carlos VI para establecer un mercado semanal en su feudo.

Durante estos primeros años de su vida, parece que Jean de Béthencourt se interesó más por la vida cortesana de Normandía que por la carrera militar, así en 1385, con 25 años de edad, aún continuaba siendo escudero. Su condición de escudero explica el motivo por el cual las crónicas de la época no hablan de su presencia en las grandes operaciones militares realizadas por el duque de Anjou en estos años, en concreto, en la desastrosa expedición a Italia.

Regreso a Grainville

En 1387 Jean de Béthencourt logró permiso del rey Carlos VI, para reedificar el castillo familiar, el mismo que había sido derribado años atrás por orden de Carlos V. El señorío de Grainville se encontraba enfeudado al poder del condado de Logueville, condado que había sido entregado por Carlos V a Bertrand Du Guesclin en 1364, por sus buenos servicios en el enfrentamiento contra Carlos II de Navarra. Desde Grainville, Béthencourt ejercía sus derechos de señorío sobre un total de siete parroquias y la totalidad de las mercancías que atravesaban sus dominios; al tiempo que debía atender a sus deberes como feudatario del conde de Logueville, Olivier Du Guesclin, hijo del gran capitán francés.

El 27 de junio de 1392 Jean IV de Béthencourt compró a Molène de Flandes, condesa de Bar y viuda de Bertrand Du Guesclin, los derechos que esta tenía sobre el feudo de Grainville. No obstante, en 1391 Olivier Du Guesclin había vendido los derechos del condado de Longueville al rey de Francia, por lo que Jean IV de Béthencourt tuvo que prestar vasallaje directo al rey de Francia. Posteriormente, al ser conquistada Normandía por las tropas inglesas, Jean IV de Béthencourt tuvo que rendir vasallaje al nuevo señor, Enrique V, rey de Inglaterra, hecho que ocurrió el 16 de mayo de 1419.

Aparte de sus posesiones en Grainville, Jean IV era además propietario del pequeño feudo patrimonial de Béthencourt y de los de Saint-Martin-le-Gaillard, Franville y Saint-Aubin-sur-Mer, de los que sólo se conoce su nombre.

Primera acción militar

El rey de Francia se dispuso a organizar y armar una expedición para limpiar las aguas del Mediterráneo. Al frente de la expedición se situó el duque de Borbón y como objetivo se estipuló arrasar la ciudad marítima de El Mehadieh, en las cercanías de Túnez. El duque de Touraine fue desde un principio uno de los más fervientes partidarios de la expedición, pero ante la imposibilidad de ir él mismo, ayudó a la organización de la misma con una importante contribución económica y gran cantidad de soldados, entre los que se encontraba Jean IV de Béthencourt.

La expedición fue un fracaso debido a la mala organización de los caballeros franceses. Ante la cercanía del invierno los expedicionarios regresaron, en noviembre de 1390, vía Génova y Saboya. La expedición fue importante en la vida de Jean por dos motivos, por un lado supuso la primera participación de Béthencourt en una gran campaña militar, y por otro, es bastante probable que durante su estancia en Génova entrase en contacto, a través de los marinos de la ciudad, con la idea de las islas Canarias, bien conocidas ya por los genoveses; de igual modo, es bastante probable que Béthencourt empezase en estos momentos a concebir la idea de conquistar el archipiélago como medio de debilitar al enemigo musulmán al establecer una base cristiana frente a sus costas más occidentales, empresa esta que según los informes de los marineros sería relativamente sencilla por el profundo atraso militar de los habitantes canarios.

Vida privada

A su regreso de la expedición africana, en 1391, Jean de Béthencourt decidió contraer matrimonio, y eligió por esposa a Jeanne de Fayel, hija de Guillaume du Fayel el Tartamudo, vizconde de Breteuil e importante personaje de la Francia de finales del siglo XIV, el cual también estaba relacionado con el duque de Orleáns. Guillaume du Fayel había logrado fama y prestigio bajo las órdenes de Du Guesclin en 1367. El matrimonio se celebró en París, el 27 de enero de 1392.

Los investigadores han discutido mucho sobre los motivos de dicho matrimonio, del cual se han barajado todo tipo de hipótesis. Si es seguro que ambos novios no estaban enamorados, pero por otro lado, parece que tampoco correspondía a un enlace por interés ya que Jean de Béthencourt, que aún no había realizado ninguna acción digna de interés, que no había ocupado cargos importantes, que no debía de tener una fortuna considerable y que no se había significado de forma especial en la expedición africana, poco tenía que ofrecer a un hombre de la posición social de Guillaume du Fayel; al mismo tiempo, la dote de Jeanne de Fayel fue más bien pequeña, lo fundamental de la misma era el señorío de Saclas, en la región de Beauce, muy lejos de los dominios de Béthencourt en Grainville.

Independientemente del motivo de la boda, esta se realizó; pero pronto quedó claro que Béthencourt no estaba interesado en la dote de su esposa, ya que el 26 de mayo de 1395 se procedió a la venta del señorío de Saclas y de las rentas heredadas por Jeanne de Fayel. Ésta, que parece que fue obligada por su marido a realizar la venta, nunca se lo perdonó, por lo que se puede decir que desde ese momento empezaron los conflictos matrimoniales entre ambos que finalizaron con la separación definitiva tras el regreso de Béthencourt de Canarias.

Conquista de Canarias

En los primeros años del siglo XV Jean de Béthencourt, junto con Gadifer de la Salle, que fue reclutado como su capitán, iniciaron los preparativos para la expedición a las Canarias. No se conoce ningún documento o testimonio sobre el motivo por el cual Jean de Béthencourt decidió emprender semejante aventura, máxime cuando hasta esos momentos no había dado muestras de un espíritu especialmente aventurero o guerrero. Son múltiples las hipótesis que se han propuesto, pero ninguna se ha podido confirmar con evidencias históricas, no obstante la que goza de más éxito es la ya mencionada sobre su estancia en Génova; no podemos olvidar que el ideal de cruzada era algo muy vivo aún en estos tiempos.

Debido a la abundancia de sus enemigos y de sus deudas, y con el objeto de no dejar nada tras de si de lo que estos pudieran aprovecharse o quizá con el fin de acabar de obtener el dinero necesario para la expedición, el 22 de diciembre de 1401 procedió a la venta de todos sus bienes a Hugues de Donquerre y de sus feudos a su primo Robin de Braquemont. Esta venta presentaba una profunda irregularidad, ya que al efectuarse Béthencourt dejaba sin sustento a su esposa, a la cual ya había obligado a vender sus propios bienes. Cuando Béthencourt partió, su esposa quedó sola y sin dinero en Francia, con lo que empezó un nuevo pleito entre ambos. En 1403 Jeanne du Fayel marchó a la Península Ibérica en pos de su marido para pedirle cuentas de sus actos, éste aceptó negociar y le concedió a su esposa un cuarto de las rentas de sus posesiones de Francia, pero por aquel entonces a Jean de Béthencourt no le quedaba absolutamente ninguna y desde luego que Robin de Braquemont no estaba dispuesto a compartir las rentas que legítimimamente eran ya suyas. Finalmente tuvo que ser el parlamento de París, presionado por el padre de Jeanne, el que arreglase el engaño de Béthencourt y obligase a Braquemont a compartir sus rentas con la desdichada Jeanne. Teniendo en cuenta la participación de Robin de Braquemont en el proyecto de la conquista, la venta de las posesiones de Béthencourt a éste personaje cobra una nueva importancia

Muerte

El 11 de mayo de 1421 cedió a su hermano Morelet todas sus posesiones, con la condición de que le mantuviese mientras viviera, una vez más el señor de Béthencourt se encontraba en la ruina. El último documento en el que aparece Béthencourt con vida data del 17 de agosto de 1425, y entre este momento y el 24 de enero de 1426, cuando su hermano empezó a usar el título de señor de Béthencourt, se debe situar la fecha de su muerte. Tradicionalmente se ha situado su enterramiento en Grainville, en la iglesia del pueblo, donde hay una lápida, carente de inscripción alguna, a él atribuida.

Curiosidades

Aunque Béthencourt no dejó descendencia reconocida, se dijo que se había casado en Sevilla (con su esposa Jeanne du Fayel aún viva) con una mujer llamada María de Ayala y Vargas, siendo presunto fruto de este supuesto matrimonio un hijo llamado Floridas de Béthencourt quien, en 1465, interpuso una petición de información ante la autoridad competente con objeto de ser reconocido como hijo del barón normando. Dicha pretensión ha sido generalmente calificada de falsa por los historiadores.

El apellido Béthencourt permanece en el topónimo de la antigua capital de Fuerteventura, Betancuria, siendo además un apellido habitual entre la población del archipiélago, incluyendo numerosas variantes del mismo: Bethancur, Bethencur, Betancur, Betencur, Betancour, Betancourt, Betencour, Betencout, Bethancor, Betancor, Bethencor, Bethencourt, etc. Estos apellidos se hallan presentes también en numerosos descendientes de la población canaria emigrada al continente americano. Como muestra de lo rápido que empezaron a surgir variantes del apellido en Canarias basta mencionar la carta que Jean V de Béthencourt, sobrino del conquistador, escribe en 1501 a Maciot II de Betancor, residente en Gran Canaria.

Fuente

  • Artículo, Jean IV de Béthencourt, disponible en, EsWikipedia. Consultado el 10 de julio de 2012.
  • Artículo, Jean de Béthencourt, disponible en, gevic. Consultado el 10 de julio de 2012.
  • Artículo, Béthencourt, disponible en, biografiasyvidas. Consultado el 10 de julio de 2012.
  • Cioranescu, A: Juan de Béthencourt, Santa Cruz de Tenerife. Aula de cultura de Tenerife. 1982.
  • Martín, J. L.: La España medieval vol II, en Manual de Historia de España, Madrid. Historia . 1993.
  • Artículo, Jean IV de Béthencourt, disponible en, EnWikipedia. Consultado el 10 de julio de 2012.