Saltar a: navegación, buscar

José Viñuela

(Redirigido desde «José Francisco Viñuela»)
José Viñuela redirige aquí. Para consultar acerca del presentador de televisión chileno, visite «José Miguel Viñuela».
José Viñuela
Jose Vinuela (n. 1965), periodista y escritor argentino.jpg
José Viñuela (n. 1965),
periodista y escritor argentino.
Nombre realJosé Francisco Viñuela Mondín
Nacimiento7 de marzo de 1965[1]
ciudad de Resistencia,
provincia de Chaco,
Argentina Bandera de Argentina
MedioPrensa radial, televisiva y digital
ObrasEl pacto (novela) 
Premiospremios Martín Fierro (1996, 1997 y 1998),
Premio Fund-TV

José Francisco Viñuela (Resistencia, 7 de marzo de 1965) es un periodista y escritor argentino.[1]

Síntesis biográfica

Hijo de Adolfo Viñuela ―periodista y locutor del ISER, que trabajó en LT5 Radio Chaco, en Radio Nacional Resistencia y en Canal 9 de la Provincia del Chaco― y de Adolfina Mondín ―poetisa nacida en Italia, y la primera mujer periodista de la provincia del Chaco.

Mi casa estaba llena de libros de todo tipo. Todos leíamos mucho. No teníamos televisor ni radio, solo el patio y los libros. [...] En los años de plomo [la dictadura cívico-militar argentina (1976-1983)], los militares vinieron a llevarse a su madre, después de revolverlo todo, libro por libro y página por página.
José Viñuela[2]

A principios de la dictadura cívico-militar argentina (1976-1983), su madre fue detenida, y al ser liberada fue obligada a vivir lejos de su familia y de su trabajo―.[3]

El 12 de octubre de 1984, José Viñuela inició su carrera como locutor en LRA 26, Radio Nacional Chaco (en Resistencia).[4]

Viaje al exterior

En 1991, motivado por la muerte de su abuela, decidió renunciar a todo y viajar a Europa. Se estableció en el pueblo natal de su abuela y de su madre, un pueblito llamado Segusino, de unos 2000 habitantes, en la provincia de Treviso (región del Véneto), en las montañas del norte de Italia, a unos 85 km al noroeste de la ciudad de Venecia.[1] En ese país trabajó como operario en una fábrica de suelas de goma y productos plásticos y como ayudante en las giras de los cantantes italianos Antonello Venditti (n. 1949) y Umberto Tozzi (n. 1952).[1]

En febrero de 1992 se mudó a la ciudad de Krefeld-Uerdingen, en el estado de Renania del Norte-Westfalia (Alemania). Allí trabajó como barman y también se convirtió en heladero (especialista en lasañas de helado, espaguetis de helado y pizzas de helado).[1]

Actividad profesional

En 1993 produjo y condujo el programa televisivo Chicos y chicas, que estuvo veinte años en el aire (desde 2008 se llama Vetevé, y es conducido por su excoconductor) en el Canal 9 de televisión de la ciudad de Resistencia.[4] Entre 2009 y 2011 se desempeñó como docente titular de la carrera de Práctica Integral de Radio, en la filial Chaco de ÉTER (Escuela Terciaria de Enseñanza Radiofónica).[4]

Desde 2017 conduce el programa radial Palabra por palabra ―el programa de FM más escuchado de la región― en LRH 361 Radio Libertad 99.1 (en Resistencia).[5] Es director de G4 CREARE S. A., y es gerente de Relaciones Públicas de la fábrica de motos Ghiggeri.[6]

Publicación de su novela El pacto

En febrero de 2013 su hermana Paula Viñuela se suicidó.[7] A partir de ese momento, José Viñuela se dedicó a escribir el libro El Pacto. Tardó unas 60 noches.[6]

La obra cuenta el «pacto» que Viñuela había hecho con su abuela, que lo crio Su abuela le hizo prometer que cuando ella muriera, él, en lugar de ponerse triste y deprimirse, saldría a disfrutar de la vida. José aceptó el trato, pero le dijo que ella, a cambio, le diera alguna señal de que se encontraba bien.[8]

Días después del fallecimiento de su abuela, Viñuela recibió el llamado telefónico de un amigo que le pedía encontrarse urgentemente con él para contarle un extraño sueño. Cuando se vieron, el amigo le contó que había soñado con Viñuela, y que este se encontraba con una anciana, y esta le decía que se encontraba bien adonde estaba. José Viñuela tomó este sueño de su amigo como el cumplimiento del pacto hecho en vida con su abuela. Comenzó entonces un larguo viaje repleto de vivencias, hasta llegar al momento de poder decir que él también había hecho su parte.[8]

El libro se llama El pacto, es sobre una experiencia paranormal con mi abuela. Yo me crié con ella porque mi mamá fue la primera mujer periodista de Chaco y tenía que trabajar todo el día. Mi abuela siempre me decía en un dialecto italiano: «Cuando yo muera, debés cantar y bailar». De chico yo no entendía qué quería decir, pero crecí y me di cuenta de que si ella moría yo tenía que estar feliz porque ella estaría bien. Entonces, cuando ella me decía esa frase, yo le respondía que cantaría y bailaría, pero solo si ella me avisaba que estaba bien. Y bueno, se murió cuando yo tenía 23 años: canté, bailé y me puse feliz de una manera terrible. En ese momento era locutor de LR 26, Radio Nacional, y renuncié, vendí todas mis cosas y me fui a Segusino (Italia), donde habían nacido mi mamá y mi abuela… Tomé esa determinación porque mi nona me avisó en un sueño de un amigo que ella estaba bien.
José Viñuela[6]

Para editar por su propia cuenta la novela El pacto, Viñuela llegó a poner en venta los premios Martín Fierro que había obtenido en sus años de carrera.[8] Finalmente consiguió que la empresa Planeta (Buenos Aires) pagara la impresión de la obra y la comercializara.

Críticas contra el Gobierno de Mauricio Macri

Esto es nuevo para mucha gente, porque las redes sociales me permiten llegar a mucha gente de todo el mundo, pero durante los años 1990 en un programa de televisión que tengo en Canal 9 de Resistencia (un canal de aire), viajé a hacer notas por Europa y tomé una lista de la canasta básica en Argentina y en España, y lo que cobra un docente en Argentina y en España. Estuve todo el mes de marzo en Italia, Francia y España.
En ese entonces (1998), la diferencia entre lo que podían comprar con su salario mensual un maestro de Argentina y un maestro de España era abismal.
Cuando yo viví allá en Europa hacía el trabajo menos calificado que existe, que es el de operario de fábrica y en ese momento yo ganaba unos 1000 euros aproximado, pero los profesionales ganan bastante más, por ejemplo, un docente gana casi 2000 euros, un bombero también. Un docente puede tener su propia vivienda con su sueldo de docente.
El problema de la Argentina es que los dueños son cuatro, y son los que le ponen el precio a la comida, y estos van al productor y le pagan el mínimo posible. Y después en la otra punta de la cadena estamos nosotros, a quienes nos cobran lo máximo posible, y el margen de ganancias que hacen en dólares es impresionante, en ningún lugar del mundo un empresario gana lo que se gana acá en Argentina.
Pero evidentemente somos proclives a repetir las malas historias.[9]

Premios

A lo largo de su carrera obtuvo ocho nominaciones de APTRA.[4]

  • 1996: premio Martín Fierro, otorgado por la institución nacional APTRA en la categoría «federal».
  • 1997: premio Martín Fierro
  • 1998: premio Martín Fierro
  • Premio FUND-TV por el contenido educativo de sus programas.
  • Premio Félix Wandelow, otorgado por el Sindicato de Prensa del Chaco, por su labor en radio.[1]

Vida privada

José Viñuela es casado y padre de cinco hijos.[6]

Fuentes