José María Pemán

José María Pemán
Información sobre la plantilla
José María Pemán.jpg
NombreJosé María Pemán y Pemartín
Nacimiento8 de mayo de 1897
Cádiz, Bandera de España España
Fallecimiento19 de julio de 1981
Cádiz, España
Nacionalidadespañola
OcupaciónEscritor y periodista
CónyugeCarmen Domecq Rivero
HijosNueve
Obras destacadasPoema de la Bestia y el Ángel, De la vida sencilla, El Séneca
PremiosPremio March de Literatura, premio Blasco Ibáñez, Espinosa Cortina

José María Pemán y Pemartín. Novelista, poeta, dramaturgo, guionista y ensayista español. Cultivador de todos los géneros literarios, destacó por su teatro poético y sus comedias de ambiente andaluz. Su tradicionalismo religioso y sus convicciones monárquicas lo convirtieron en representante de los sectores conservadores, especialmente tras la publicación del Poema de la Bestia y el Ángel (1938), donde cantó con triunfalismo épico la rebelión franquista.

Síntesis biográfica

Nace en Cádiz, España el 8 de mayo de 1897.

Junto con su hermano César, procedía de una familia de la buena sociedad de Cádiz. Su padre fue el abogado en ejercicio y diputado conservador gaditano Juan Gualberto Pemán y Maestre, perteneciente a la familia política de la Restauración, y su madre María Pemartín y Carrera Laborde Aramburu, de entronque jerezano.

En la fachada de la casa en que nació en Cádiz (calle Isabel La Católica nº 12) existe una gran lápida, con una figura alegórica con la estética de la época, y su busto en bajorrelieve en bronce, obra del escultor Juan Luis Vassallo.

Estudió el bachillerato en el colegio del Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz (marianistas). A Sevilla irá a estudiar Derecho, carrera necesaria para todo joven con aspiraciones, doctorándose en Madrid con la tesis Ensayo sobre las ideas filosófico-jurídicas de La República de Platón. Esta es la única referencia curricular conocida en su formación intelectual. Durante dos años trabajó como penalista pero, como auténtico humanista y ciudadano libre, su habitus social le permitió decidir por sí mismo qué hacer, cómo y cuándo, sin obedecer más que a las leyes civiles.

Protegido de la necesidad, dispuso del tiempo suficiente para leer, escribir, meditar o curiosear en la cosa pública.

José María Pemán, que años más tarde pasaría a ser una de las figuras míticas del régimen franquista, se dio a conocer con una serie de artículos incendiarios publicados en el rotativo madrileño ABC, desde donde llamaba con vehemencia a la insurrección militar contra la legalidad republicana. Los sectores más reaccionarios del país lo convirtieron en su adalid, y fomentaron una penosa polémica entre el escritor gaditano y Ramón Pérez de Ayala.

Inicios

Su inicio literario fueron las justas poéticas belle époque (juegos florales). Obtuvo el primer premio en su ciudad natal, cantando en su centenario al beato fray Diego José de Cádiz. En los Juegos Florales de Sanlúcar de Barrameda (agosto de 1922) en los que fue mantenedor el patriarca del periodismo José Ortega Munilla, obtuvo la flor natural con una composición titulada El Viático, que se hizo muy famosa y con lo que comenzaría su carrera de escritor. Por estos méritos, a los 23 años fue elegido académico de número de la Real Academia Hispano Americana de Cádiz, en la que leyó un discurso de ingreso sobre La poesía hispano-americana.

Escribió obras de tema costumbrista andaluz (De la vida sencilla, 1923; Nuevas poesías, 1925; A la rueda, rueda, 1929; En el barrio de Santa Cruz, 1931, y otras muchas). Desde muy joven adquirió la gentil costumbre de enviar ejemplares dedicados de sus libros recién publicados a personalidades que podían ayudarlo. De esta manera conoció a Ángel Herrera Oria, que le permitió escribir en El Debate.

Heredó una "finca de recreo" con viñedo en Jerez de la Frontera adonde se retiraba a escribir. A los veintisiete años contrajo matrimonio con María del Carmen Domecq Rivero Núñez de Villavicencio y González, de familia prócer jerezana. Se conocieron, ella a lomos de un caballo blanco y él a la grupa de un corcel torcido y maltrecho. Era un mozo gallardo, guapo, bien plantado, que llevaba una vida intensa y que tendría muchos hijos.

Al finalizar la guerra civil, fue nombrado director de la Real Academia Española, cargo al que renunció pocos años después. Pemán, entonces, se dedicó por completo a la actividad literaria. Colaboró con asiduidad en prensa, y redactó comedias costumbristas y de corte castizo, que fueron representadas en algunos teatros de Madrid. La casa (1946), Callados como muertos (1952), Los tres etcéteras de Don Simón (1958) y La viudita naviera (1960) son algunas de las obras más exitosas del literato.

Anteriormente, el intelectual derechista había escrito los dramas históricos El divino impaciente, de 1933 dedicado a la figura de San Francisco Javier, Cuando las Cortes de Cádiz (1934) y Cisneros (1934). Pemán fue, además, el guionista de varias películas representativas del nacional-catolicismo. Como narrador, destacó por las novelas de humor ligero, como Romance del fantasma y Doña Juanita (1927), Volaterías (1932), De Madrid a Oviedo (1932), Señor de su ánimo (1943), La novela de San Martín (1955) y De Madrid a Oviedo pasando por las Azores (1964).

La obra poética, con títulos como De la vida sencilla (1923), Señorita del mar (1934) y Poema de la Bestia y el Ángel (1938), se caracteriza por su sencillez en las formas y por el estilo épico de algunos de los versos, a menudo en clara sintonía con los tópicos de su ideario político. Cabe mencionar también, entre otras obras, Metternich. El ministro mariposa, La atareada del paraíso, El viejo y las niñas y El Séneca.

Pemán, que era considerado un gran orador, pronunció conferencias en numerosas instituciones de toda España y parte de Latinoamérica. El tono arengatorio de sus discursos, traducido en escritos como De hombre a hombre o en sonadas declaraciones como "¡Soy cristiano y español, que es ser dos veces cristiano!", le convirtió en uno de los autores oficiales de la dictadura. La oposición democrática lo consideraba un mediocre vocero del régimen.

Muerte

Muere el 19 de julio de 1981en su ciudad natal, Cádiz, España.

Creación literaria

Pemán ha llegado a la actualidad como un escritor y dramaturgo consagrado. Aunque con una obra previa exitosa entre la gente bien, una vez terminada la Guerra Civil supo instalarse económicamente en las Letras del Régimen con una producción literaria extensa: siete tomos de las obras completas, 93 comedias y obras teatrales, 28 novelas y cuentos, 43 capítulos de El Séneca, cientos y cientos de artículos periodísticos publicados en los principales periódicos y revistas, así como numerosas conferencias, charlas e intervenciones, no sólo en España sino en la América de habla española.

Su obra inundó librerías, teatros y cines sin problemas de mercado. Junto a Manuel Cerón Bohórquez, José Villén Écija y otros socios se implicó en el negocio editorial, primero en Cádiz y luego en Madrid. La Editorial Escelicer (Establecimientos Cerón y Librería Cervantes S.L. 1938) publicó la mayor parte de su obra. Cultivó todos los géneros literarios con su estilo inclasificable equidistante entre el clasicismo, el neopopularismo y el modernismo en un momento histórico en que su perfil político de escritor y su relevancia pública ejercieron por sistema como criterios de evaluación artística.

El elogio inmotivado o la exaltación hueca fueron recursos comunes de la crítica literaria de Pemán. En 1957 se le concede el Premio March de Literatura; en 1959 se le nombra presidente de la Comisión Interprofesional de Autores; y en 1970 gana el Premio Blasco Ibáñez de novela. Obtuvo el Premio Espinosa Cortina, la máxima recompensa española para obras teatrales y el Premio Mariano de Cavia, el máximo galardón para artículos periodísticos.

Tuvo el buen cuidado de respetar siempre el poder y las estructuras ordenadas por el poder. Firmó pocos escritos solidarios. Presumía que la censura franquista nunca había podido con él a pesar de no "haber pagado ninguna bula".

Le ayudaron a organizar sus papeles, en calidad de secretarios, Jorge Villén Écija y posteriormente Antonio Llaves Villanueva.

Pública su Elegía de la tradición de España (1931), dirige la revista Ellas y colabora en Acción Española. Su libro Las flores del bien (1946), está considerado como la cumbre de su poesía no épica.

Como autor teatral cultivó las comedias de tesis ("La Casa" 1946, "Callados como muertos" 1952), las comedias de costumbres y el drama histórico-religioso en verso ("El divino impaciente", "Cuando las Cortes de Cádiz", "La Santa Virreina","Por la Virgen Capitana","Metternich", "La Hidalga Limosnera", "Vendimia" y "Cisneros"), la temática andaluza (Noche de levante en calma) y la comedia costumbrista ( Julieta y Romeo, y El viento sobre la tierra). Su estreno más irreverente fue el de la farsa castiza Los tres etcéteras de don Simón (1958). Realizó adaptaciones de obras clásicas (Antígona, Hamlet y Edipo). Como narrador mostró su ingenio en novelas y cuentos (Historia del fantasma y doña Juanita, Cuentos sin importancia, La novela de San Martín, Señor de su ánimo). También publicó ensayos y biografías ("Un soldado en la historia. Vida del capitán general Varela" 1954).

José María Pemán fue un importante letrista de himnos: Himno de Cádiz, Himno Nacional (Marcha Real), del Movimiento Nacional, de la Armada Española (1940), de las Fuerzas Aéreas (1967), del Congreso Eucarístico Internacional (1952) etc. No olvidó tampoco la poesía deportiva.

Su programa de mayor éxito para la televisión en España fue El Séneca, una serie en la que el personaje creado por Pemán e interpretado por Antonio Martelo, derrochaba sentido común, gramática y buen humor aunque para algunos realizaba una crítica inútil (que no consigue nada ni impide nada).

Pemán interviene muy pronto en el cine del nuevo régimen colaborando con la mayoría de los directores del momento. Una veces interviene en el guion, otras, en adaptaciones de obras suyas y, anecdóticamente, aparece personalmente como él mismo en alguna película. Era muy aficionado al cine adonde acudía todos los días. Como anécdota, el 29 de febrero de 1936 comenzó el rodaje de una película con guion de Pemán, titulada "Lola Triana" en la que aparecía como estrella protagonista Raquel Meller.

Fuentes