Saltar a: navegación, buscar

Juan Emilio de la Caridad Núnez Rodríguez

Juan Emilio de la Caridad Núñez Rodríguez
Información sobre la plantilla
New nuñez.jpg
Nacimiento27 de diciembre de 1955
Sagua la Grande, Villa Clara, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento5 de mayo de 1922
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana

Juan Emilio de la C. Núñez Rodríguez . General de brigada de las guerras independentistas de Cuba.

Síntesis biográfica

Nació el 27 de diciembre de 1855 en Sagua la Grande. Antigua provincia de las villas, hoy Villa Clara. Su padre era un importante hacendado azucarero que tenía ideas separatistas, las cuales inculcó a sus nueve hijos.

Inició sus estudios primarios en el colegio "La Empresa" en Matanzas, y luego se trasladó a La Habana a cursar el bachillerato, período durante el cuál participó en las protestas estudiantiles por el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina.

En 1975, al iniciarse la invasión a las Villas por el mayor general Máximo Gómez Báez, estableció contacto con la junta revolucionaria de La Habana, se trasladó a su tierra natal e ingresó a los 20 años de edad en el Ejército Libertador de Cuba.

Fue designado a prestar servicios en el estado mayor de las tropas de caballería del regimiento Occidente, perteneciente a la brigada de Cienfuegos de la segunda división del 3er cuerpo bajo las órdenes inmediatas del general de brigada Henry Reeve.

El 20 de diciembre de 1880 arribó a Nueva York y de inmediato a las actividades revolucionarias y al comercio de tabaco para su sustento económico. A su vez realizó estudios de cirugía dental.

Empleó sus labores comerciales para viajar a Cuba burlando la vigilancia española en múltiples ocasiones con lo que facilitó el enlace entre los conspiradores de adentro y de afuera de la isla.

Trayectoria revolucionaria

Durante la guerra de los diez años participó en innumerables combates donde demostró insuperable valor personal y aptitudes de mando, elementos que le valieron para alcanzar el grado de comandante.

Terminada la Guerra Grande, se dedicó al fomento de la caña de azúcar en el ingenio la olallita, sito en Santo Domingo, jurisdicción de Sagua, paralelamente y en unión de patriotas como Francisco Carrillo, Serafín Sánchez y Lino Pérez. Desarrolló amplias labores conspirativas para la continuación de la lucha armada contra el colonialismo español. Llegó a ser uno de los principales dirigentes de la guerra chiquita en las Villas.

Las autoridades coloniales, al percatarse del arraigo obtenido por el comandante Núñez entre los revolucionarios villaclareños, intentaron sobornarlo ofreciéndole cargos en la administración, propiedades de tierra y dinero, y debido a sus negativas, fue detenido y trasladado a la Habana donde guardó prisión en las mazmorras del Morro y el Castillo del Príncipe, logrando obtener su libertad, gracias a las gestiones de sus familiares con personalidades influyentes en la Capitanía General.

Tras su excarcelación, se vio obligado a permanecer prácticamente en la clandestinidad por la estricta vigilancia que sobre el mantenían los colonialistas.

Durante la Guerra chiquita, ocupó altos cargos militares en la provincia y el Comité revolucionario de Nueva York, dirigido por el mayor general Calixto García Iñiguez, que le otorgó los grados de Coronel. Pese al revés de esta contienda, el coronel Núñez, junto a otros combatientes se mantuvo sobre las armas hasta octubre de 1880, deponiéndolas sólo ante el reclamo de nuestro héroe nacional, José Martí Pérez, quien le escribió desdés Estados Unidos:

Creo que es estéril- para usted y nuestra tierra- la permanencia de usted y sus compañeros en el campo de batalla (…) deponga usted las armas. No deje Ud. de ser honrado: el último de los vencidos, será Ud., el primero de los honrados.

Hombre de confianza de José Martí, se encuentra entre los fundadores del Partido Revolucionario Cubano, donde desempeño un papel sobresaliente en la preparación del plan La Fernandina.

Al comenzar la Guerra de 1895 el general en jefe Máximo Gómez ordenó al coronel Núñez que se mantuviera en Nueva York, ya que los rasgos de su personalidad permitían emplearlo como elemento aglutinador en la filas del PRC y de la emigración en general.

El 10 de febrero de 1896 el consejo de Gobierno de la República de Cuba en armas lo nombró Jefe del Departamento de Expediciones, cargo que desempeñó durante toda la guerra con valentía y entereza, logrando desembarcar personalmente en tierras cubanas 22 alijos de armas y pertrechos, gracias a su tesonera labor, el ejército Libertador de Cuba recibió gran cantidad de material bélico y se mantuvieron estables las comunicaciones con el exterior.

Durante la república mediatizada mantuvo una actitud cívica y honesta, fue por más de 20 años Presidente del Consejo de Veteranos, siete años desde el cargo de Gobernador de la Habana, combatió los crímenes y el robo. En la segunda década del siglo, fue secretario de agricultura, comercio y trabajo primero y Vicepresidente de la República después, cargo al cual renunció en protesta a la política entreguista del gobierno conservador, consideraba que se debía:

"...fomentar las más cordiales relaciones con la nación norteamericana, sin menoscabo de nuestra soberanía"

La actitud patriótica del general de Brigada Emilio Núñez Rodríguez la resumió el general Máximo Gómez Báez cuando expresó:

"... la patria (...) orgullosa escribe su nombre entre los mejores de sus hijos."

Muerte

Murió en la Habana el 5 de mayo de 1922.

Fuentes

  • Revista. El Oficial FARCuba 2-87 pág.