Saltar a: navegación, buscar

Liubliana

Liubliana
Información sobre la plantilla
Ciudad de Eslovenia
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Eslovenia Eslovenia
Error al crear miniatura: Falta archivo

Vista de la ciudad

Liubliana, (en esloveno, Ljubljana; en alemán, Laibach), ciudad localizada en el sector central de Eslovenia y capital del país. Ubicada a orillas del río Liublianitsa, cerca de Trieste, sobre la antigua ruta comercial entre el este y el oeste.

Según la mitología griega, la ciudad fue fundada por Jasón, un príncipe de Yolcos. Liubliana es un centro industrial, donde se fabrica porcelana, papel, muebles, jabón, productos químicos y artículos de piel.

Entre sus instituciones docentes se encuentra la Universidad Edvard Kardelj de Liubliana (1595). La ciudad ha estado dominada en diferentes momentos de su historia por hunos, magiares, franceses, austriacos y alemanes. Se convirtió en la capital de la república independiente de Eslovenia cuando Yugoslavia se disgregó en 1991.

La cuenca de Liubliana (en esloveno Ljubljanska kotlina) se extiende de la localidad de Bled a los pantanales de Liubliana.

Es el área más poblada de Eslovenia (aquí es donde se encuentran las ciudades de Liubliana y Kranj, la primera y la cuarta más poblada del país, respectivamente). Otras ciudades importantes son Kamnik, Škofja Loka, Bled, Radovljica y Domžale Sus dos ríos principales son el Sava y el Kamniška Bistrica.

Geografía

Ubicación

La ciudad de Liubliana está ubicada en el centro de Eslovenia, en una zona llana regada por el río Ljubljanica, a una altitud de 298 msnm. Su posición central respecto a Austria, Hungría, la región de Venecia (Italia) y Croacia ha influido notablemente en la historia y desarrollo de la ciudad. Su término municipal limita con los de Medvode, Vodice, Mengeš, Trzin, Domžale, Dol pri Ljubljani, Litija, Smartno pri Litiji, Ivančna Gorica, Grosuplje, Škofljica, Ig, Brezovica y Dobrova-Polhov Gradec.

Relieve e hidrografía

Situada a medio camino entre los Alpes Julianos y la región del Karst,21 su ubicación en el valle del río Ljubljanica22 hace que la capital eslovena se asiente en una zona predominantemente llana, a 298 m de altitud, si bien el Castillo se sitúa a 366 m mientras que el punto más alto de la ciudad, el llamado Janški Hrib, alcanza los 794 m.

En cuanto a la hidrografía, Liubliana está bañada por el río Ljubljanica de oeste a este, estando canalizado a su paso por la ciudad. Asimismo, ésta es rodeada, en su parte norte, por el río Sava, al cual vierte sus aguas el Ljubljanica a las afueras de la ciudad.

Geología

La ciudad se extiende sobre una llanura aluvial que data del Período cuaternario. Las regiones montañosas cercanas, más antiguas, datan del Mesozoico (Triásico) o Paleozoico. Varios terremotos han devastado Liubliana a lo largo de la historia, como el de 1511 o el de 1895. De hecho, Eslovenia se asienta sobre una zona sísmica bastante activa debido a su posición al sur de la Placa Euroasiática. Así, el país está en la unión de tres zonas tectónicas importantes: los Alpes al norte, los Alpes Dináricos al sur y la Llanura Panónica al este. En el pasado, los científicos han podido identificar hasta 60 terremotos destructivos. Debido a esto, por todo el país hay instalada una red de vigilancia sísmica.

Clima

El clima de la ciudad es de tipo continental. Las precipitaciones están repartidas de forma regular durante todo el año, con mínimos entre enero y abril y máximos en septiembre y octubre. Las temperaturas son frescas, con una media anual de 10º, con inviernos fríos, siendo la temperatura más fría registrada los -28º siendo frecuentes las heladas, de octubre a mayo, y la nieve. El verano es cálido, con temperaturas máximas por encima de 20º, siendo la más elevada registrada los 39º

Historia

Alrededor del año 2000 a. C., las marismas de Liubliana estaban colonizadas por pobladores que vivían en construcciones de madera sobre pilotes. Estos pueblos vivían de la caza, la pesca y la agricultura primitiva. Para desplazarse por las marismas, empleaban embarcaciones hechas con troncos de árboles. La zona siguió siendo un punto de paso para numerosas tribus y pueblos, y así, a continuación, el territorio fue colonizado por los vénetos, a quienes sucedió la tribu iliria de los Yapodi y, ya en el siglo III a. C., la tribu celta de los Taurisci.

A mediados del siglo I a. C., los romanos construyeron en el lugar un campamento militar, ocupado por la Legio XV Apollinaris y más tarde el asentamiento permanente de Emona (Colonia Iulia Emona). Éste contó con murallas y su población llegó a ser de 5.000 o 6.000 personas, muchos de ellos comerciantes, artesanos y veteranos de guerra. Sus casas estaban hechas de ladrillo, y contaban con sistema de calefacción y conexión con el alcantarillado público. Las paredes y suelos de las mismas estaban decoradas con pintura y mosaicos.

Al igual que sucedió en el resto del Imperio, Emona fue decayendo progresivamente, y así la ciudad fue destruida en 452 por los hunos, bajo las órdenes de Atila, y después por los ostrogodos y los lombardos.

En el siglo VI se instalaron los antecesores de los eslovenos, los cuales, en el siglo XI, cayeron bajo el dominio del pueblo franco, al tiempo que sufrieron numerosos asaltos magiares.

El nombre de la ciudad, Luvigana, aparece por primera vez en un documento de 1144. En el siglo XIII, la ciudad estaba compuesta por tres zonas: la Stari trg ("ciudad vieja"), la Mestni trg ("plaza de la ciudad") y la Novi trg ("ciudad nueva"). En 1220, Liubliana obtiene el estatuto de ciudad, además del derecho a acuñar su propia moneda.

En 1270, Otakar II de Bohemia conquista Carniola, incluida Liubliana, pero ésta pasa a manos de Rodolfo I de Habsburgo tras su victoria sobre Otakar en 1278. La ciudad, rebautizada como Laibach, perteneció a la casa de Habsburgo hasta 1797. La diócesis de la ciudad se establece en 1491 y la iglesia de San Nicolás pasa a ser catedral.

En el siglo XV, la ciudad gana renombre por su arte. Después del terremoto de 1511, es reconstruida en estilo renacentista, siendo fortificada con una muralla nueva que rodeaba la ciudad. En el siglo XVI, su población ascendía a los 5.000 habitantes, de los cuales el 70% eran de lengua eslovena. En 1550, se publicaron en Liubliana los dos primeros libros escritos en esloveno: un catecismo y un abecedario, a los cuales siguió una traducción de la Biblia. Al mismo tiempo, se crea la primera escuela secundaria, una biblioteca y una imprenta. En 1597, se instalan los jesuitas y construyen una nueva escuela secundaria que más tarde se convertiría en facultad. En el siglo XVII, la ciudad adapta sus construcciones a la arquitectura barroca como consecuencia de la llegada de arquitectos y escultores extranjeros.

En el Siglo XIX, el intervalo napoleónico vio a Liubliana convertirse, de 1809 a 1813, en capital de las Provincias Ilirias. En 1815, la ciudad vuelve a ser austríaca y, de 1816 a 1849, forma parte del Reino de Iliria. En 1821 acoge el Congreso de Laibach, que fijaría las fronteras políticas europeas de los años siguientes. El primer tren, procedente de Viena, llega en la ciudad en 1849 y en 1857 la línea se prolonga hasta Trieste. El alumbrado público eléctrico se instaló en 1898. En 1895, la ciudad, que contaba con 31.000 habitantes, es víctima de un importante terremoto de magnitud 6,1 en la escala de Richter, siendo destruidos cerca del 10% de sus 1.400 edificios, aunque el número de víctimas fue escaso. Durante la subsiguiente reconstrucción, varios barrios de la ciudad se reconstruyeron siguiendo el estilo Art Nouveau.

En el Siglo XX, en 1918, tras el fin de la Primera Guerra Mundial y la disolución del Imperio austrohúngaro, la región se incorpora al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. En 1929, se convierte en capital de la provincia yugoslava de la Banovina del Drava (Dravska banovina). Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad es ocupada por la Italia fascista en 1941 y por la Alemania Nazi en 1943. La ciudad estaba rodeada por más de 30 km de alambradas de púas, pues los colaboracionistas eslovenos (Slovensko Domobranstvo) se enfrentaban a los partisanos yugoslavos (Partizani). Desde 1985, un camino conmemorativo rodea la ciudad por donde se encontraba aquel vallado.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la ciudad se convierte en capital de la República Socialista de Eslovenia, formando parte de la Yugoslavia comunista, estatus que mantendría hasta la independencia del país. Ésta tuvo lugar en 1991 tras un breve conflicto bélico, y desde entonces la ciudad es la capital de Eslovenia.

Siglo XXI, desde 2004, Liubliana, al igual que el resto del país, está integrada en la Unión Europea.

Personajes destacados

A lo largo de la historia ha habido una serie de personajes, nacidos unos en Liubliana y otros vinculados con la ciudad, que han destacado en sus actividades profesionales. La siguiente lista tiene un carácter meramente ejemplar ya que habrá otras personas no mencionadas que merecerían ser también citadas.

Deportistas:

  • Merlene Ottey (1960-): atleta de origen jamaicano, ganadora de ocho medallas olímpicas y catorce en campeonatos del mundo.
  • Rok Petrovič (1966)-(1993): esquiador, en la temporada 1985/86 fue campeón de la Copa del Mundo de Esquí en la modalidad de Eslálon.
  • Mateja Svet (1968-): esquiadora, fue campeona de la Copa del Mundo de Esquí en la temporada 1987/88 en la modalidad de Eslálon Gigante, y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Calgary.
  • Urška Hrovat (1974-): esquiadora, ganó cinco premios en la Copa del Mundo de Esquí, en la modalidad de Eslálon, en 1994, 1996 y 1998.
  • Radoslav Nesterović (1976-): jugador profesional de baloncesto de varios equipos europeos y de la NBA, actualmente en los Toronto Raptors.
  • Luka Gregorc (1984-): jugador de tenis profesional, en 2008 alcanzó su puesto más alto en el ranking ATP, el 232º.

Autores:

  • Marko Pohlin (1735-1801): filólogo y cronista.
  • Anton Tomaž Linhart (1756-1795): dramaturgo e historiador.
  • Valentin Vodnik (1758-1819): sacerdote franciscano y poeta.
  • France Prešeren (1800-1849): poeta romántico, considerado el principal autor de poesía eslovena y uno de los mejores románticos europeos.
  • Anton Aškerc (1856-1912: poeta y sacerdote católico, conocido por sus poemas épicos.
  • Ivan Cankar (1876-1918): escritor, poeta, dramaturgo y ensayista.
  • Oton Župančič (1878-1949): poeta y dramaturgo.
  • Josip Murn Aleksandrov (1879-1901): poeta.
  • Alojz Gradnik (1882-1967): poeta.
  • Lili Novy (1885-1958): poeta.
  • Josip Vidmar (1895-1992): crítico literario y ensayista.
  • Srečko Kosovel (1904-1926): poeta.
  • Edvard Kocbek (1904-1981): poeta, ensayista y escritor.
  • Vitomil Zupan (1914-1987): escritor, poeta, dramaturgo y ensayista.
  • Jože Javoršek (1920-1990): dramaturgo, escritor, poeta y ensayista.
  • Bojan Štih (1923-1986): crítico literario y ensayista.

Músicos:

  • Leo Funtek (1885-1965): violinista y director de orquesta, estuvo al frente de la Ópera Nacional de Finlandia entre 1915 y 1959.
  • Neisha (1982-): pianista y cantante de pop.

Fuentes

  • Enciclopedia Cultural. Union Tipográfica Editorial Hispano-Americana. Mexico.
  • Liubliana