Saltar a: navegación, buscar

Luca Giordano

Luca Giordano
Información sobre la plantilla
260px
Pintor del barrocoitaliano
NombreLuca Giordano
Nacimiento18 de octubre de 1634
Nápoles, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento12 de enero de 1705
Nápoles
NacionalidadItaliana
Otros nombresLucas Jordán
OcupaciónPintor

Luca Giordano. Fue un pintor del barrocoitaliano. En España fue también conocido como Lucas Jordán, por la castellanización del nombre.

Síntesis biográfica

Nace en Nápoles, el 18 de octubre de 1634 y muere el 12 de enero de 1705. Hijo de un modesto pintor, Antonio Giordano, empezó a temprana edad a trabajar con Ribera en su taller napolitano, y debido a la gran influencia del artista español y a los numerosos viajes por Roma, Venecia y otras ciudades, en busca de un mayor conocimiento de las diferentes técnicas de la época, se convierte en uno de los mejores artistas del barroco. Fue ayudante de Pietro da Cortona en Roma profundizando en los aspectos decorativos hacia 1650.

Estudió con el pintor español José de Ribera, y con el pintor y arquitecto italiano Pietro da Cortona, cuyo estilo junto con el de Paolo Veronese, tanto lo influyó. Trabajó principalmente en Nápoles, aunque también realizó obras en Florencia; entre 1692 y 1700 residió en Madrid.

Era singularmente famoso por su rapidísima producción y su versatilidad; efectuará imitaciones «a la manera de» Rafael, Tiziano y Rubens. Su actividad, bastante prolífica, y su velocidad al pintar se reflejan en su apodo «Luca fà presto», palabras que al parecer su padre le decía para apremiarle en su trabajo.

A los veinte años realiza una serie de lienzos para la Basílica de San Pietro Ad Aram (Nápoles) en los que plasma su maestría y también el influjo de Ribera. A partir de esos años, su prestigio crece y recibe encargos de importancia para diversas iglesias italianas e incluso españolas.

En Nápoles conoce a Mattia Preti, influyéndose mutuamente y es allí donde pinta su Virgen del baldaquino y es conocido que en 1665 era maestro del gremio de pintores. En 1677 trabajó en Montecassino y posteriormente marcha a Venecia.

Adquirió un estilo que fusionaba lo Veneciano y lo Romano. Combina la pompa ornamental de Paolo Veronese con esquemas complejos más vivos "a la gran manera" de Pietro da Cortona. En Venecia pintó frescos en la Basílica de Santa Maria della Salute.

Entre 1682-83 pintó varias series de frescos en Florencia, incluyendo la cúpula de la Capilla de los Corsini en la Iglesia de Santa María del Carmine. En la manzana ocupada por el antiguo Palacio Medici pintó el techo de la Biblioteca Riccardiana (La Sabiduría liberada de la Esclavitud de la ignorancia) y el inmenso techo de la galería del Palacio Medici Riccardi. Los frescos incluyen en el centro la celebración hagiográfica prototípica de la familia Medici rodeada por una serie de espacios narrativos entrelazados: figuras alegóricas (Virtudes cardinales, Elementos de la Naturaleza) y episodios mitológicos (Neptuno y Anfítrite, el Rapto de Proserpina, la Procesión triunfal de Baco, la Muerte de Adonis, Ceres y Triptólemo).El influjo de Ribera se manifiesta en la composición y en la iluminación tenebrista, pero con un empleo del color diferente, llegando incluso a hacer imitaciones por encargo del estilo de Ribera.

Hacia 1670, debido a su actividad incesante en frescos de numerosos monasterios e iglesias y a los numerosos encargos españoles de obras pictóricas, el rey Carlos II le encarga pintar los frescos del Real Monasterio de El Escorial.

En 1692 llega a España, donde permanecerá durante una década. La libertad, inventiva y la técnica de Giordano fueron una de las causas del éxito de los frescos de El Escorial. A esta obra siguieron otras de gran importancia como en El Palacio del Buen Retiro, la Iglesia de Atocha y la sacristía de la Catedral de Toledo, además de numerosas obras en lienzos para la corte y el clero.

Legado artístico

Sus pinturas se encuentran fácilmente en los muros de El Escorial así como en el Museo del Prado de Madrid. Durante su etapa de formación trabajó en el círculo de Ribera, caravaggista, pero este estilo no satisfizo al napolitano, que inmediatamente se volcó en la Escuela veneciana, especialmente en Veronés. Su aprendizaje no terminó ahí, sino que disfrutaba de una proverbial facilidad para imitar otros estilos y pintores. Esta versatilidad fue la que le proporcionó el éxito y la cotización que disfrutó a lo largo de su carrera. Trabajó todos los géneros, aunque los encargos que recibió con mayor frecuencia versaban en torno a la mitología y a la religión. Anteriormente a su estancia en España a las órdenes de Carlos II, trabajó en diversas repúblicas italianas, entre ellas Nápoles, Florencia y Venecia, por lo que su influencia se difundió por toda la península italiana.

Además de los frescos en el Monasterio del Escorial, destaca el existente en el Casón del Buen Retiro (c. 1697), uno de los escasos murales que subsisten en Madrid, de los varios que ejecutó.

En la Iglesia de San Antonio de los Alemanes de Madrid en la calle de la Puebla se pueden encontrar frescos suyos. Su presencia mediante pinturas sobre lienzo es por el contrario enorme: más de 40 en el Museo del Prado, como El sueño de Salomón, Rubens pintando una alegoría de la Paz y retratos ecuestres a pequeño formato de Carlos II y su esposa, seguramente modelos previos para ejemplares a gran tamaño que no llegaron a ejecutarse.

En la iglesia del Conventopinta el cuadro Santiago Apóstol en la Batalla de Clavijo de la iglesia del Convento de las Comendadoras de Santiago en Madrid, destacan entre otros lugares la colección de pinturas existente en el Convento de Carmelitas de Peñaranda de Bracamonte y la del Monasterio de Guadalupe en Cáceres. A su última etapa española corresponde también el lienzo denominado San Joaquín y Santa Ana con la Virgen niña, actualmente en la iglesia de San Miguel en Cuéllar en Segovia.

En la corte española adquiere gran popularidad y se le concede el título de Caballero. Cuando muere Carlos II y a la difícil situación durante la época de Felipe V, decide volver a Nápoles en 1702.

Obras

  • El arcángel san Miguel y los ángeles caídos.
  • La Magdalena penitente, obra del Museo del Prado en la que se aprecia la

gran influencia que ejerció José de Ribera en la producción temprana de Giordano.

  • Salomón y la Reina de Saba en la Bóveda de la Basílica de El Escorial, 1693-94.
  • Triunfo de los Medici entre las nubes del Monte Olimpo, fresco en el Palacio Medici Riccardi, 1684-1686.
  • La creación del Hombre, fresco en el Palacio Medici Riccardi en Florencia, 1684-1686.
  • Cristo expulsando a los mercaderes del templo (iglesia de San Filippo da Girolami, Nápoles)
  • La Batalla de san Quintín y la Prisión del de Memoranci (fresco de la

escalera del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid, España).

  • Venus y Marte (Museo del Louvre, París, Francia)
  • Nacimiento de san Juan Bautista (Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Estados Unidos)

Galería

Fuentes