Saltar a: navegación, buscar

Lucien Laurent

Lucien Laurent
Información sobre la plantilla
Lucien Laurent.jpg
Datos personales
Nacimiento10 de diciembre de 1907
Saint-Maur-des-Fossés, Bandera de Francia Francia.
Fallecimiento11 de abril de 2005.
Besanzón, Bandera de Francia Francia

Lucien Laurent. Futbolista francés, famoso por ser el autor del primer gol de la historia de la Copa Mundial de Fútbol, el 13 de julio de 1930 contra la selección Mexicana.

Síntesis biográfica

Nació en Saint-Maur-des-Fossés, Francia el 10 de diciembre de 1907. Desde pequeño trabajó en la fábrica automotriz de Peugeot, formando parte, del equipo de la empresa.

Trayectoria deportiva

Por aquel entonces comenzó a hacerse famoso por sus cualidades para el fútbol, las demostradas especialmente en los terrenos del club CA Paris, motivo por el cual lo fichó el Sochaux en 1930, aunque sin pagarle un centavo por sus servicios. El traspaso le hizo ganar fama a nivel nacional, y consecuentemente el llamado a la Copa Mundial de ese año en Uruguay.

Laurent accedió a concurrir al evento, aunque con la condición de que se le pagase el sueldo mínimo y se le otorgara licencia en Peugeot, para de esa forma no regresar sin dinero a su tierra. En el encuentro que enfrentaban México y Francia, los europeos se adelantarían en el minuto 19 con un gol de volea. El portero sacó hacia el defensa central, quien habilitó al extremo derecho Liberati, éste recortó al defensa lateral y envió un centro cruzado que rematé de volea al ángulo desde unas 12 yardas.

Luego de ello, jugaría para otros varios equipos franceses, como el Mulhouse, o el famoso Stade Rennes y el Racing de Estrasburgo, además de su vuelta al AC Paris. A pesar de mantener en buena parte su nivel futbolístico, una lesión le privó de disputar el mundial de Italia en 1934. No obstante, no sería la última vez que defendiese los colores de su patria.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, y considerando que se había enlistado en el ejército francés, fue llamado al frente de batalla. Allí sería tomado como prisionero por los alemanes en 1942, y retenido como prisionero en un campo de concentración por tres años. Al regresar a su país tras la contienda bélica, regresaría también al fútbol, jugando tres temporadas para el Besançon.

Tras su retiro, en 1946, se dedicó especialmente a entrenar equipos, entre ellos justamente el Besançon, además de otros trabajos menores, con los que logró mantener una situación económica estable. En 1998, fue el único futbolista francés de 1930 en observar a su selección Campeona del Mundo, estando incluso presente en el estadio.

Muerte

Muere el 11 de abril de 2005, en la ciudad que lo había adoptado futbolísticamente, Besanzón, llevándose consigo un grito de gol que permanece vivo cada vez que se disputa el torneo más importante del deporte más hermoso del mundo.

Fuentes