Saltar a: navegación, buscar

Luigi Nono

Luigi Nono
Información sobre la plantilla
LuigiNono.jpeg
Compositor italiano de música contemporánea, célebre por su música electroacústica.
Nacimiento29 de enero de 1924
Venecia, Italia
Fallecimiento8 de mayo de 1990
Venecia, Italia
NacionalidadItaliana
OcupaciónCompositor
Luigi Nono. Fue un compositor italiano de música contemporánea.

Síntesis biográfica

Nació el 29 de enero de 1924 en Venecia. Fue discípulo de Gian Franchesco Malipiero, de Bruno Maderna y de Hermann Scherche. Entre los años 1950 y 1959 participó en los cursos impartidos en Darmstadt, donde entró en contacto con la música de Webern y de Arnold Schönberg, del que fue su yerno.

Después de enseñar en Darlington, su obra, iniciada con variaciones canónicas (1950), está inscrita bajo la influencia del dodecafonismo de Anton Webern, pero evolucionaría posteriormente hacia formas propias del vanguardismo más radical, en las que la voz humana permite expresar su compromiso político al tiempo que su peculiar lirismo, heredero de la tradición musical italiana.

Militancia política

En 1952, Nono se unió al Partido Comunista Italiano (PCI). Su compromiso comunista está marcado por el comunismo revolucionario. Durante casi toda su vida, su obra se caracterizó por tener una fuerte carga política, en particular, la lucha contra el fascismo. En su último período, sin embargo, se puede notar un cambio de esa tendencia por una obsesión con el silencio como elemento estético/político y una frase en particular: «No hay caminos, hay que caminar», leída por el compositor en una pared de un edificio en Toledo. Ésta frase da título o aparece en varias de sus obras de su último periodo.

Así, en Epitafio para Federico García Lorca (1952-1953), Luigi Nono expresa su enérgico mensaje con un elegante y sutil lenguaje musical, que encuentra su continuación estilística en El canto suspendido (1956), evocación y denuncia de los horrores del fascismo. La ópera Intolleranza 1960, constituye un paso adelante en su búsqueda de nuevas formas para el teatro musical.

Su música de vanguardia es expresión de una revuelta contra la cultura burguesa, provocada por su compromiso con el comunismo revolucionario. Como tal, evitó los géneros tradicionales de concierto y prefirió la ópera y la música electrónica. Recurre con frecuencia a textos políticos en sus obras. Así, Il canto sospeso se elaboró con las cartas de víctimas de la opresión durante la Segunda Guerra Mundial y le dan renombre internacional. Esta connotación política se encuentra igualmente en La fabbrica illuminata (1964), para soprano, coro y cinta magnética, que denuncia las pésimas condiciones de los obreros en las fábricas de aquellos años, en particular de la "ItalSider" de Génova; donde el propio Nono grabó en su banda magnética los ruidos de las máquinas que usó en para la composición de las piezas:Ricorda cosa ti hanno fatto ad Auschwitz (1966), basado en testimonios de los supervivientes del homónimo campo de concentración; Non consumiamo Marx (1969), Ein Gespenst geht um in der Welt (1971), Siamo la gioventù del Vietnam (1973), y el famoso Al gran sole carico d'amore (En el brillante sol cargado de amor) (1975).

Músico

Nono igualmente musicalizó textos poéticos de autores como Giuseppe Ungaretti, Cesare Pavese, Federico García Lorca, Pablo Neruda y Paul Éluard.

A partir de 1954, Nono se interesó por la música electrónica. Sus primeras composiciones incluyeron un trabajo sobre banda magnética que data de los años 1960, con Omaggio a Vedova, para banda magnética en 1960 e Intolleranza (1960) para solistas, coro sobre banda magnética y orquesta en 1961. Más tarde escribió entre otros Como una ola di fuerza y luz para soprano, piano, orquesta y magnetofón (1972), Sofferte onde serene para piano y magnetofón, y sobre todo Al gran sole carico d'amore.

Después de 1980, Nono trabajó en Experimental studio der Heinrich Strobel-Stiftung des Südwestfunks en Friburgo de Brisgovia donde se vuelve hacia la música electrónica en directo o aleatoria. Se interesó en particular por las propiedades del sonido en sí mismo. Este nuevo enfoque se tradujo en obras como Quando Stanno Morendeo. Diario polacco n° 2 (1982), Guai ai gelidi mostri, Omaggio a György Kurtág (1983) y con esplendor en su última ópera Prometeo. Tragedia dell'ascolto (1984).

Fuente