Saltar a: navegación, buscar

Luis Pérez Iznaga

Este artículo trata sobre Luis Pérez Iznaga. Para otros usos de este término, véase Luis Pérez (desambiguación).


Luis Pérez Iznaga
Información sobre la plantilla
Luisiznaga.jpeg
Nacimiento19 de agosto de 1932
localidad de Caunao,
provincia de Oriente
(ahora provincia de Cienfuegos),
Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento17 de abril de 1961 (28 años) 
Playa Girón,
provincia de Matanzas,
Cuba Bandera de Cuba
Causa de la muerteheridas de combate
ResidenciaCaunao
Nacionalidadcubana
Ocupaciónzapatero, combatiente
PadresManuel Pérez y Lutgarda Iznaga

Luis Pérez Iznaga (Caunao, 19 de agosto de 1932 - Playa Girón, 17 de abril de 1961). Mártir del Bon 339 en el ataque mercenario por Playa Girón, hijo ilustre de la ciudad de Caunao.

Síntesis biográfica

Nació en un humilde hogar. Sus padres eran Manuel y Lutgarda. Enfermó desde niño, a los cinco años comenzó a padecer de constantes mareos que le hacían sentir mal y ese padecimiento se prolongó durante toda su infancia. Aunque de clara inteligencia, sólo pudo llegar hasta el 3er grado.

Juventud

Aprende el oficio de zapatero, pero apenas puede trabajar por su dolencia.

Labor revolucionaria

Cuando se organizaron las Milicias Nacionales Revolucionarias ingresa en ellas. Pertenecía al batallón 339 de Cienfuegos, fue movilizado por Sagua la Grande, primero y, después para el Escambray, donde elimina su malestar. De regreso a su casa, a los seis o siete días de permiso, es movilizado por el batallón 339 y enviado al central Australia. Desde allí escribe a sus padres y les informa que esperaba desfilar el 1ro de Mayo. Antes de partir para Australia había dicho:

Me voy porque la patria me llama, pero no se asusten, nada me pasará.
Luis Pérez

Muerte

El día 17 de abril de 1961, durante el ataque mercenario por Playa Girón fue herido en la cadera. Le dijo a uno de sus compañeros, Enrique Cantero Ibáñez:

Recoge el arma que yo ya no podré combatir. Tú no falles, continúa combatiendo.
Luis Pérez

Muere ese mismo día a consecuencia de esa herida. Era muy querido en su barrio, muy bueno con sus padres y ponía gran interés en superarse. Siempre decía «¡Patria o muerte!». Sus ideas revolucionarias las llevaba muy dentro, amaba a su patria por encima de todo:

Para orgullo de mi patria y de mis padres pueden estar seguros que si solamente quedara uno peleando por la Revolución, ese sería yo.
Luis Pérez

Fuentes