Saltar a: navegación, buscar

Manuel García Morente

Manuel García Morente
Información sobre la plantilla
Manuel García Morente.jpg
destacado presbítero católico
NombreManuel García Morente
Nacimiento22 de abril de 1888
Arjonilla, (Jaén), Bandera de España España
Fallecimiento7 de diciembre de 1942
NacionalidadEspañola
OcupaciónPresbítero católico
Manuel García Morente (1886-1942). Desde 1941 fue presbítero católico. Catedrático de Ética de la Universidad de Madrid, y fecundo traductor al español de obras filosóficas europeas, sobre todo alemanas.

Síntesis biográfica

Infancia y estudios

Nació en Arjonilla (Jaén) el 22 de abril de 1888, procediendo sus padres de familias andaluzas de terratenientes. Fallecida la madre cuando el hijo tenía ocho años. Entonces, decidió el padre, el doctor García Corpas -conocido oculista- enviarle a Francia a cursar sus estudios: los de segunda enseñanza interno en el Liceo de Bayona, y los universitarios en la Sorbona, donde se licenció en Letras, teniendo como profesores a Boutroux y Levy-Bruhl.

Etapas importantes de su vida

Revalidados los títulos franceses en Madrid, obtiene una pensión de la Junta para Ampliación de Estudios y se desplaza a Marburgo, Berlín y Munich, donde coincide con otros pensionados de la Junta en Alemania: Ortega, Besteiro, Pérez de Ayala. De nuevo en Madrid ejerce, gracias a Francisco Giner de los Ríos, como profesor en la Institución Libre de Enseñanza; y el 23 de mayo de 1912, con veinticuatro años, gana la cátedra de Ética de la Universidad Central, ante un tribunal del que formaban parte Gumersindo de Azcárate, José Ortega y Gasset, Adolfo Bonilla y San Martín, José de Castro Castro, y José de Caso.

El joven catedrático de Ética se entregó de inmediato a preparar traducciones al español de autores clásicos y modernos europeos, en particular alemanes. Para la «Colección de filósofos españoles y extranjeros» que dirigía Adolfo Bonilla San Martín dispuso las versiones españolas de las tres Críticas kantianas (en 1913 la Crítica de la Razón Práctica, colaborando con Emilio Miñana Villagrasa; en 1914 la Crítica del Juicio y en 1928 la Crítica de la Razón Pura). Para la «Colección Granada» de Jiménez-Fraud dispuso el Discurso del método y las Meditaciones metafísicas cartesianas. Para la «Colección Universal» de Calpe la Fundamentación de la metafísica de las costumbres, de Kant. Para la «Biblioteca de ideas del siglo XX», dirigida por José Ortega y Gasset, Ciencia cultural y ciencia natural, de Rickert; La decadencia de Occidente, de Spengler. Para la colección «Nuevos hechos, nuevas ideas», de Revista de Occidente, textos de von Uesküll, Worringer, Brentano, Leininger, Katz, Pfänder, y otros.

Producción literaria

La producción propia de Manuel García Morente no es tan abundante como sus traducciones: en 1916 un comentario a la conferencia que Bergson pronunció en la Residencia de Estudiantes; en 1917 La filosofía de Kant, una introducción a la Filosofía, dedicado «a la memoria de D. Francisco Giner de los Ríos»; en 1923 un primer artículo, en el segundo número de la Revista de Occidente, que acababa de impulsar Ortega, de quién García Morente siempre se sintió discípulo aunque tuvieran prácticamente la misma edad, donde se presenta la obra de Spengler que estaban comenzando a difundir en español: «Una nueva filosofía de la historia, ¿Europa en decadencia?»

Cargos ocupados

En 1926 ocupa Manuel García Morente el decanato de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central. En 1930 es nombrado subsecretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, siendo ministro Elías Tormo. En 1933 participa como decano y profesor en el famoso viaje de estudios crucero por el Mediterráneo, en el que eran alumnos Julián Marías, Manuel Granell o Carlos Alonso del Real, culminación de un curso que en enero había conocido la novedad del nuevo edificio de Filosofía y Letras, en la recién estrenada Ciudad Universitaria, impulsada por Alfonso XIII antes de la República.

Vocación sacerdotal

Desencadenada la guerra civil el Decano andaluz es destituido por los republicanos y logra huir a París. Viudo, asesinado el marido de su hija mayor (la otra se hizo religiosa) como «mártir de la Cruzada», esperando en un triste cuarto parisino a que puedan llegar desde Madrid sus hijas y sus nietos, «he aquí que un día, después de llorar mucho, en la soledad de mi cuarto, sentí un profundo consuelo que descendía sobre mi: una paz como intemporal y eterna envolvía mi alma y una especie de voz interior, muy suave y cariñosa, me invitaba a confiar en la bondad infinita de Dios. Recordé entonces, una por una, las oraciones de mi infancia, que, sin yo darme cuenta, empezaron a fluir de mis labios. Acudió a mi mente la imagen bendita de Nuestro Señor Jesucristo, llamándome como llamaba y llama siempre a todos los que sufren y lloran para darles el consuelo inefable de su divina palabra y de su amor inextinguible.» Ingresa en la abadía benedictina de Ligugé, cerca de Poitiers, y decide su vocación sacerdotal.

Sacerdocio

Para poder mantener a su familia acepta el ofrecimiento que le hacen del rectorado de la Universidad de Tucumán, y llega a la Argentina el 10 de julio de 1937. Ofrece conferencias en Santa Fe, en Montevideo, y los dos primeros días de junio de 1938, con un pie ya en el barco rumbo a España, las que compondrán el libro Idea de la Hispanidad, publicado ese mismo año por Espasa-Calpe Argentina. El 4 de junio de 1938 embarca hacia España y al llegar inicia inmediatamente su formación como seminarista con los monjes de Poyo, en Pontevedra. El primer día de 1941 celebró su primera misa como presbítero católico, teniendo ocasión de suministrar la comunión a su hija religiosa profesa en el convento de la Asunción, en el que precisamente ejercía las funciones de capellán el traductor y catedrático de Ética. Ese mismo mes fue nombrado Consejero de la Hispanidad (Reglamento de enero de 1941, del Consejo de la Hispanidad, creado por ley 2 de noviembre de 1940).

El nuevo sacerdote mantuvo sus clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la que fuera Decano antes de la guerra civil.

Muerte

El 19 de noviembre de 1942 sufre una operación quirúrgica que parecía intrascendente, pero que provoca su fallecimiento el 7 de diciembre de 1942.

Fuentes