Saltar a: navegación, buscar

Martina Guevara Molina

Martina Guevara
Información sobre la plantilla
Margarita.gif
NombreMartina Guevara Molina
Nacimiento12 de junio de 1883
Vueltas, Las Villas , Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
OcupaciónEnfermera
PremiosMedalla de oro por 25 años de servicio.

Martina Guevara Molina. Una de las primeras graduadas de la primera escuela de enfermeras de Cuba en 1902, quien se distinguió por su identidad profesional, expresada en su activa participación en la constitución de la Asociación Nacional de Enfermeras de Cuba, y por haber sido la primera enfermera cubana que recibió formación teórico-práctica como docente de enfermería.

Su vida y obra debería ser estudiada con rigor, a partir de un protocolo de investigación histórica que permita acercarse a una personalidad tan importante de la profesión, como medio para estimular el reforzamiento de la vocación y la identidad profesional de las actuales y futuras profesionales de la enfermería cubana.

Síntesis biográfica

Nació el 12 de junio de 1883 en Vueltas, provincia de Las Villas y fue una de las primeras 7 graduadas como enfermeras del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, la primera escuela de enfermeras fundada en Cuba por la norteamericana, Mary Agnes O´Donnell, portadora del método nightingaleano de enseñanza de la enfermería, es decir, la vinculación de la teoría y la práctica.

Estudios

Inició sus estudios en 1899, con sólo 16 años de edad. Se graduó en 1902, y recibió su título, al igual que sus compañeras de promoción, de manos del presidente de la república, Tomás Estrada Palma.

Trayectoria laboral

Comenzó a laborar en el propio hospital donde había cursado estudios y así ocupó el cargo de superintendente del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes y de su escuela de enfermeras, en 1909, al finalizar la II intervención norteamericana en el país.

Junto a Margarita Núñez, una de las primeras graduadas del hospital número uno y su primera superintendente cubana, en 1909, organizó la creación de la Asociación Nacional de Enfermeras de Cuba, donde ocupó el cargo de vocal en la primera directiva, electa el 29 de marzo de 1909.

De 1910 a 1913 ocupó el cargo de tesorera, en cuyo ejercicio promovió la construcción de la caseta para enfermeras tuberculosas en el Sanatorio “La Esperanza”. El 17 de abril de 1912 fue terminada y entregada la caseta, con una capacidad de 6 camas y un costo de $2 000. Los gastos de su construcción fueron sufragados por una colecta entre las enfermeras, más los fondos de la asociación, en reconocimiento a su labor la caseta fue bautizada con su nombre.

En 1914, por órdenes del coronel del Ejército Libertador, Dr. Enrique Núñez de Villavicencio y Palomino, organizó el Servicio de enfermeras visitadoras de higiene infantil, especializadas en Salud Pública, Más tarde, fue comisionada por la secretaría de sanidad para que organizara dicho servicio en algunas ciudades del interior de la isla, dejándolos instituidos en Matanzas, Cárdenas, Pinar del Río, Cienfuegos y Santa Clara. De 1913 a 1918 fue la secretaria de la Asociación Nacional de Enfermeras de Cuba.

En 1922 fue comisionada por el gobierno para prepararse en los hospitales de los Estados Unidos como instructora práctica de enfermería y allí recibió un curso de pedagogía adaptado a la enseñanza de enfermeras, en la Universidad de Columbia. A su regreso, al año siguiente, ocupa el cargo de profesora de instrucción práctica en los Hospitales Nuestra Señora de las Mercedes, Calixto García y el de Mazorra. Se convierte así en la primera profesora de enfermería cubana.

El 30 de enero de 1923, cuando se constituyó la junta de consejo de la Asociación de Enfermeras de Cuba, resultó electa miembro de la misma. En la reunión del 4 de abril de 1924 asumió la responsabilidad de presidenta de propaganda para organizar la celebración, por primera vez en el país, del “Día de la enfermera”. En las elecciones del 7 de julio de 1924 resultaba electa presidenta, se convertía así en la tercera presidenta de la asociación desde su fundación; la primera había sido Margarita Núñez y la segunda, Pelegrina Sardá.

Reconocimientos

En 1928 es condecorada por la Cruz Roja con la medalla de oro, por sus 25 años de servicio. En ese mismo año asiste a la convención de enfermeras en Louisville, Kentucky.

El 26 de agosto del propio año 1928, bajo su presidencia, se inauguró en el Hospital General Calixto García, el Pabellón Margarita Núñez, financiado por la Asociación Nacional de Enfermeras de Cuba, dedicado a la atención de las enfermeras ubicado frente al pabellón Emilio Martínez, dedicado al servicio de otorrinolaringología, y en diagonal con el pabellón Borges, construido por el Colegio Médico Nacional.

Al año siguiente, junto a Hortensia Pérez, participó en el Congreso del Consejo Internacional de Enfermeras, que se celebró en Canadá. Ese mismo año graduó a sus primeras 7 alumnas del curso para instructoras de enfermería, que venía impartiendo desde el año anterior.

Enlaces externos

Fuentes

  • Revista La Enfermera Nacional. Órgano Oficial de la Asociación Nacional de Enfermeras de Cuba, enero 1931;13.
  • Revista La Enfermera Nacional. Órgano Oficial de la Asociación Nacional de Enfermeras de Cuba, enero-febrero 1932:12.
  • Amaro Cano MC. Algunas consideraciones sobre la personalidad de Florence Nightingale. Revista Cubana Enfermería. 1981; (7): 59-66.