Saltar a: navegación, buscar

Cimbalaria

(Redirigido desde «Melena»)
Cimbalaria
Información sobre la plantilla
PCimbalaria.jpg
Nombre Científico:'
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Familia:Escrofulariáceas

Cimbalaria. Género de plantas de la familia Escrofulariáceas, su nombre científico es “Linaria cymbalaria”, es una planta frágil, herbácea, perenne, con tallos delgados, rastreros, con emisión de radículas a nivel de los nudos. Las hojas poseen un pecíolo de longitud variable, y son opuestas en la base y después alternas, la lámina presenta cinco o más lóbulos, terminados en punta, palminervias, lisas, de un hermoso color verde brillante. Las flores, al igual que las hojas, se disponen en la extremidad de un largo pecíolo y arrancan de la bifurcación entre dos hojas. El fruto es una cápsula bastante larga, que recuerda el clavo de olor, y que contiene las semillas.

Descripción

La cimbalaria es una pequeña hierba perteneciente a la familia de las Escrofulariáceas, la cual se compone de unas 4500 especies de plantas herbáceas anuales o vivaces, repartidas por los países cálidos, templados y fríos de casi todo la tierra. Es una hierba que se parece a la hiedra por la forma de sus hojas, aunque estas son mucho más pequeñas y frágiles. Las flores son pequeñas, espolonadas en la base y de un color lila violáceo. El fruto es una cápsula redonda, llena de pequeñas semillas de forma ovoide, oscuras y de superficie muy desigual.

El suelo ideal para su cultivo será arenoso y con un buen sistema de drenaje que permita mantener la humedad en toda la superficie. El riego debe ser una vez al día excepto en invierno, cuando se debe suspender el suministro de agua.

Hábitat y distribución

Hábitat de la cimbalaria

Nace y abunda colgada en cascada en los muros o rocas, donde suele encontrarse en lugares sombríos, ligeramente húmedos de casi todos los países, aunque se distribuye de distinta manera según la zona. Se la supone originaria de Italia.

Floración y recolección

Inflorescencia cimbalaria

La Cimbalaria florece durante toda la primavera y el verano, hasta bien entrado el otoño, aunque en los países más cálidos se encuentra florida todo el año. De la recolección interesan principalmente sus flores, que constan de cáliz y corola de una sola pieza, divididos ambos en cinco lóbulos más o menos desiguales. Estas flores se pueden recoger prácticamente durante todo el año, poniéndolas a secar a la sombra o en secadero, a temperaturas no muy altas.

Esta especie posee un método de propagación poco habitual. El tallo floral tiene inicialmente un fototropismo positivo, moviéndose hacia la luz; tras la fertilización, este fototropismo se vuelve negativo, se aleja de la luz, lo que facilita que las semillas caigan en el interior de las grietas de la pared o la roc donde vegeta para poder germinar.

Composición y aplicación

Las plantas de esta familia no producen alcaloides, y si lo hacen es en cantidades mínimas, por lo que no merece la pena tenerlo en cuenta. Lo más importante de estas hierbas es que elaboran gran cantidad de glucósidos, algunos de ellos de gran actividad farmacológica y muy tóxicos, sobre todo si se emplean de forma casera, sin consentimiento del personal médico. De la composición de esta planta no se sabe mucho, ya que los datos que se tienen son muy antiguos y por tanto poco fiables. Se sabe que contiene algunos ácidos como el tartárico, acético, tánico y antirrínico. Del resto de sus componentes no se puede decir mucho más. En cuanto a sus virtudes, desde siempre se la ha considerado un buen remedio para combatir el escorbuto, que, como se conoce, es aquella enfermedad producida por la deficiencia de una vitamina: la vitamina C o ácido ascórbico. La razón de utilizar esta hierba para resolver esta importante carencia estriba en su sabor dulce más que en su composición, pues no se sabe que contenga cantidades importantes de esta vitamina. Otros usos que se le han dado es como tónico y diurético, pero sin una gran actividad. En este mismo género existen algunas especies con propiedades más marcadas.

Administración

hojas cimbalaria

Aunque se dispone de poca información en cuanto a sus usos populares. Generalmente, se suelen emplear las flores, preparándolas en infusión, basta un número reducido de flores secas en una taza de agua hirviendo, para administrar después de las principales comidas.

Una vez desecada la planta pierde prácticamente toda su consistencia y se reduce a polvo con facilidad. Se emplea poco en el campo fitoterapéutico, a excepción del uso popular de aplicar las hojas aplastadas sobre heridas recientes, a modo de hemostático.

Propiedades medicinales reconocidas
Sistema Acción farmacológica
Respiratorio Antiescorbútico leve
Digestivo Tónico, diurético

Preparación y posología

La cimbalaria debe ser recolectada entre los meses de abril a octubre, debe procurarse que no se pierda la raíz, para aumentar el período de conservación y poder ser utilizada en forma de infusiones después de comidas como tónico.

Como remedio para combatir el escorbuto, se emplean las flores, se pueden recoger y ponerlas a secar a la sombra o en secadero, a temperaturas no muy altas, luego preparar la infusión dejando hervir varios minutos, beberla luego de refrescar, útil como antiescorbútico y diurético, además puede emplearse en ciertas acciones culinarias.

Advertencia

Carece prácticamente de efectos secundarios. Siempre que se decida utilizar esta planta en ocasiones repetidas se debe de consultar a un especialista.

Fuentes